Reingeniería social

Este término evoca al proceso mediático de desinformación sistemática, de noticia e informaciones dudosas y de datos, donde prima la emoción, no la razón, ni la lógica.

Este término evoca al proceso mediático de desinformación sistemática, de noticia e informaciones dudosas y de datos, donde prima la emoción, no la razón, ni la lógica. Así surge la posverdad, que se refiere a información que es tomada como verdad sin el análisis básico o duda. Así se crean los bulos (fake news) (noticias falsas, tergiversaciones, manipulaciones intencionadas).

Esto se refleja en diversos medios de radio, televisión y prensa escrita, donde se enfatiza en programas que se desvían de comprender la realidad, por su descontextualización sistemática, que aplican la estrategia de distraer a la población con programas de TV, radio, prensa superficiales, productos tecnológicos de corta duración y dibujos animados que ridiculizan los valores humanos. Lo hacen mediante una serie de actividades: lúdicas (lotería, acumulado, programas televisivos: farándula criolla, reality shows, novelas, dibujos animados), deportivas (exceso de programas), con películas (de héroes, seudo-mitos, subvalores fuera de la realidad), con cultura: arte, teatro, música (mercantilizada, que no dice nada), por medo de los religiosos (visión sobrenatural, negocio de pocos); además de telesucesos o noticieros (miedos, gracia, atropellos, violaciones, muertes), corrupción y otros problemas como ajeno, que ridiculizan los valores sociales, culturales y familiares.

Todo ello con ausencia clara de programas que estimulen la inteligencia, que ayuden a comprender la realidad: sociedad, cultura, economía, ambiente y política de manera crítica (causa de fondo). Y los pocos que hay tienen un trasfondo ideológico-mercantil (intereses no claros), donde se plantea metodológicamente una relación de problema-solución, ignorando la causa. Se oculta intencionadamente o se encubre la relación de intereses (corporativos, elites) contra las necesidades (humanas, pueblo); por ejemplo: las leyes de privatización, el IVA, la ley fiscal o constituyente (se obliga a pagar más impuestos a muchos, pero pocos son exonerados o subsidiados), se ignoran los paraísos fiscales, pensiones de lujo, la ley de cogeneradores eléctricos, la licitación de infraestructura y muchas otras más, lesivas contra el país, pues se prestan para la corrupción “legal” y la concentración de riqueza cada vez más en pocas manos.

Existen muchos mecanismos de catarsis, distracciones, ejemplo, las luchas por los derechos de género, que significa mejor dicho por los lgtbi-pz, por lo animales, que son luchas coyunturales, pero no es una lucha estructural, contra el status quo, contra el sistema dominante, implícito de fondo político.

Se oculta que el actual modelo de “desarrollo” mercantil (relaciones económico-productivas desreguladas) nos llevan a un proceso irreversible de crisis de civilización humana, por ser antisocial, antihumano y antiecológico, ya que solo enfatiza en crecimiento continuo (producción – no distribución), bajo el principio que plantea que la riqueza se privatiza, pero las pérdidas se socializan y ambientalizan. Así pocos se enriquecen, pero muchos se empobrecen. Otro ejemplo es que el mundo se llena de plástico que contamina y degrada todo el ambiente, pero el culpable (que también lo es) es el consumidor, con lo cual se ignora al productor y el mercado, que se les invisibiliza; además del mar de leyes inaplicables.

Este sector dominante (no importa su partido o color: PLN, PUSC, PAC, religiosos), sabe que miente, pues cuando los hechos se ocultan, moldean, manipulan de forma deliberada y sistemática y las emociones que esos hechos generan, surgen otros totalmente inventados, que pasan a primer plano o se distraen con problemas de otros países.

Al final se genera un “individuo o sector” desechable, una población (mansa, ignorante, alienada, con alto índice mental neocolonizado), que siendo pobre, explotado y marginado, desesperanzado y con mala memoria, no se da cuenta de que apoya (vota) al que lo explota, lo margina, a los mismos ladrones de su vida (salud, educación, empleo, calidad de vida…). Así que entre más ignorante sea esa población, mejor; habrá más opciones de manipulación y explotación; o sea, habrá más ganancias para pocos.

Hoy se desconoce cuál es la principal contradicción de tantas que existen, pero ya no es la antítesis de la derecha contra la izquierda, ni arriba contra abajo; sino el ser sustentable o no ser sustentable, pues está de por medio la supervivencia o extinción de la especie humana y muchas otras.

Así se vive intensamente una vida, llena de mecanismos de dominación, donde es muy fácil ser esclavo, lo difícil es soportar los latigazos. De hecho, el individuo que es crítico, apoya este artículo, pero el que no lo es (culpables o ignorantes) lo repudia, lo descalifica con múltiples epítetos, que evidencian su “ubicación mental” neocolonizada: ahistórica, despolitizada, aculturada, en fin enajenada.


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/opinion/reingenieria-social/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments