¿Planificar a largo plazo o conveniencia inmediata?

La investigación reciente en ciencia cognitiva de la pobreza demuestra que, bajo condiciones de carencia material, las personas tienen más dificultad para razonar.

¿Qué privilegia más la gente: lo mejor a largo plazo o la conveniencia inmediata? Con frecuencia lo mejor es pensar a largo plazo, pero este razonamiento no siempre cae por su propio peso, sino que necesita ayuda, pues ahí donde dominan la pobreza, la falta de educación, las necesidades básicas insatisfechas, la violencia y el estrés, es difícil que la gente pueda preguntarse y pensar con calma: ¿qué es lo mejor?, pues esto requiere esfuerzo y concentración, ya que muchas veces no es una respuesta sencilla. La actual coyuntura nos pone a prueba en este sentido, porque saber esperar puede ser la diferencia entre la salud y la enfermedad, o incluso la vida y la muerte. Pero las posibilidades de razonar y planificar a largo plazo no son las mismas para todos.

La investigación reciente en ciencia cognitiva de la pobreza demuestra que, bajo condiciones de carencia material, las personas tienen más dificultad para razonar. Por ejemplo, la investigadora Anandi Mani y sus colegas (Mani et al., 2013) encontraron que el considerar una decisión financiera proyectada, tal como el pagar una reparación de automóvil, afecta el rendimiento de las personas en tareas de razonamiento no relacionadas con este pago. Las personas de bajos ingresos tuvieron un desempeño deficiente si las reparaciones eran costosas, pero lo hicieron bien si el costo era bajo, mientras que las personas de mayores ingresos tuvieron un buen desempeño en ambas condiciones, como si la carga financiera proyectada no impusiera presión cognitiva sobre quienes no están en pobreza. Del mismo modo, una muestra de agricultores realizó tareas de razonamiento mejor después de la cosecha que antes; es decir, cuando ya podían contar con suficientes ingresos.

En mi propia investigación con mis colegas (Chaverri et al., 2020), hemos encontrado que los niños en una condición de bajo estatus socioeconómico tienen más problemas para esperar en una tarea de postergación de la recompensa. También, encontramos que aquellos niños a quienes se les incumple previamente una promesa muestran un menor desempeño para retardar algo que desean.

Postergar la recompensa es una habilidad clave para poder planificar a largo plazo, pero pensar con claridad requiere condiciones óptimas para poder tener paciencia, y cuando hay pobreza, incertidumbre e inseguridad no se puede razonar con calma. Entonces, la capacidad de planificar a largo plazo y el razonamiento que esto implica parecen estar condicionadas por el grado de necesidad de las personas, de modo que se hace más difícil pensar y resolver problemas adecuadamente en presencia de necesidades básicas insatisfechas.

Pareciera que, entre mayor necesidad, ocurre que la gente opera más en un modo de sobrevivencia y se interesa más por lo que le satisfaga de forma inmediata, no por hacerse preguntas de difícil solución. Coincidentemente, lo mejor de la filosofía, el arte y la ciencia surge mucho más frecuentemente ahí donde las necesidades básicas han sido resueltas y las personas se pueden dedicar a pensar y a hacer otras actividades creativas; pero esto todavía está lejos de ocurrir en América Latina, la región más desigual del mundo, situación que podría verse empeorada debido a la actual crisis sanitaria (Lustig & Mariscal, 2020).

Algunos dicen que tenemos que educar para eliminar la pobreza, y creo que tienen razón hasta cierto punto, una buena educación nos ayudará a enfrentar mejor nuestras necesidades; pero también deberíamos plantearnos más seriamente si deberíamos más bien buscar primero eliminar la pobreza para poder educar apropiadamente, pues la investigación aquí citada sugiere que cuando hay miseria no se puede pensar bien.

Entonces, aunque razonar con calma y planificar a largo plazo suele ser preferible por sí solo a la conveniencia inmediata, esto es algo que depende de tener un contexto propicio para acometer esta tarea. No se puede pretender obtener los mismos resultados entre quienes están en situaciones muy desiguales y las políticas públicas deben considerar esto.

Referencias citadas

 

Chaverri, P., Conejo, D., León, S., & Arrieta, A. (2020). Postergación de la Gratificación en Preescolares Costarricenses: Efecto de la Confianza en la Persona Experimentadora y del Estrato Socioeconómico [Informe de investigación]. Instituto de Estudios Interdisciplinarios de la Niñez y la Adolescencia, Universidad Nacional.

Lustig, N., & Mariscal, J. (2020). El impacto de la COVID-19 en América Latina: Se requieren respuestas fuera del libreto. Análisis Carolina. https://doi.org/10.33960/AC_22.2020

Mani, A., Mullainathan, S., Shafir, E., & Zhao, J. (2013). Poverty Impedes Cognitive Function. Science, 341(6149), 976-980. https://doi.org/10.1126/science.1238041

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments