Ostional a corazón abierto

A la luz de lo señalado, el desarrollo histórico de nuestro país ha cambiado el papel de las instituciones, como ha cambiado, de igual

El año pasado me ocupé de realizar un diagnóstico comunitario en la población de Ostional. Esa hermosa playa de Santa Cruz de Guanacaste a la cual las tortugas han elegido como sitio para perpetuar su especie. Con todo y el barullo humano que se arma debido a la dificultad aprendida de una estirpe que en el cenit de su actividad olvidó interactuar con la naturaleza. Sin desestimar los logros que por más de 20 años se han conseguido a través del proyecto de conservación, a la fecha, según estoy convencido, no se han sabido determinar las consecuencias del mismo proyecto, en términos del impacto de este sobre la comunidad. La influencia de los cambios socioeconómicos que ha vivido el país en las últimas décadas a raíz de la caída del llamado Estado Benefactor y del advenimiento del libre mercado, figura como tema omiso en el campo de la investigación científica que ahí se practica. Tampoco los efectos del turismo transnacional y la gran especulación que se vive en la provincia con los negocios de bienes raíces han sido objeto de análisis de cara al proyecto.

A la luz de lo señalado, el desarrollo histórico de nuestro país ha cambiado el papel de las instituciones, como ha cambiado, de igual modo, el estilo de vida de las comunidades. Para el caso de Ostional, las funciones institucionales de entidades como la Universidad de Costa Rica, MINAET o INCOPESCA, hoy por hoy, tiene un carácter distinto al que pudieron haber tenido en la década de los 80. La comunidad, por su parte, se mueve bajo el estímulo de un imaginario diferente que crea expectativas distintas en relación con el momento histórico, al calor del cual se dio origen a este proyecto de conservación de las tortugas lora. Tanto lo uno como lo otro constituyen factores que se siguen viendo con mirada retrógrada. Es decir, la dirección que lleva el proyecto y que fusiona a comunidad e instituciones, e incorpora, ahora con mayor protagonismo, por el auge del ecologismo y la conservación, a actores como grupos ecologistas, universitarios, de Derechos Humanos, etc. no ha sido caracterizada, y, me parece, tampoco comprendida.

En este sentido, el lugar de la investigación biológica cuyo dinamismo es menos evidente que el de la actividad social-comunitaria, no solo ocupa un sitio de privilegio en materia de intervención sino que determina lo que se debe, o no, hacer a nivel social-comunitario. Los problemas de Ostional hallan sentido entonces en la forma y características en que se planteó el proyecto, en su falta de monitoreo de la dinámica social-comunitaria y de los eventos externos que la influyen. También en la imposibilidad de llevar a cabo una valoración interdisciplinaria y complementaria con el discurso y los conocimientos de base rural-campesina y popular. Incide en esta misma situación la acción desacertada de trabajo en comunidad que realizan los funcionarios de las instituciones a cargo del proyecto, así como los diversos grupos que intentan ayudar a la comunidad, los cuales responden a intereses específicos y temporales.

Aspectos como la falta de autonomía en los líderes comunitarios, la división de la comunidad, las pugnas y problemas que aparecen en el seno de esta, la incapacidad para orientar el proyecto hacia el establecimiento de otros que contribuyan a la sostenibilidad socioeconómica de los pobladores, que, además,  repercute directamente en la sostenibilidad del proyecto de conservación como tal, y la ausencia de un programa de trabajo con directrices claras de acción, diseñado para abordar tanto el espacio de la investigación biológica como el de lo social-comunitario, constituyen graves deficiencias. Lamentablemente, persiste una gran resistencia a reconocer la problemática en su expresión más integral y de contexto. En el miedo de ser interpelados en su quehacer como profesionales y expertos, las intervenciones de diversa índole que se llevan a cabo en dicha comunidad carecen de la humildad que conduce a la aceptación de los errores cometidos. De manera que en los discursos difundidos se enfatizan las virtudes y se omiten desaciertos.

Otros Artículos

Es por el cariño que profeso al río del manatí (Trichechus manatus), del tiburón toro de agua dulce (Carcharhinus nicaragüensis) –ambas especies prácticamente desaparecidas

Pese a que distintos análisis hechos en la propia institución advertían de números negativos entre los ingresos y gastos de la Caja Costarricense de

Pese a la oposición de un sector del gremio, Educación para la Vida Cotidiana será la nueva materia que se impartirá en los colegios

La próxima votación será equivalente a un referendo entre la revolución y la contrarrevolución, dijo el dirigente de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Beltagy, al

Algunos de los miembros de la comisión organizadora del VII Congreso y sus respectivos suplentes durante su juramentación, el pasado 15 de mayo, en

José Ángel López considera que a pesar de los cambios transcendentales que ha sufrido la sociedad costarricense, no ha variado en promedio la edad

“Vamos a luchar contra las relaciones homosexuales”, expresó Óscar López, presidente del Partido Accesibilidad Sin Exclusión (PASE) en declaraciones a un medio de comunicación

Hoy, hay debates que dejan ver hasta qué punto los términos laico-laicidad-laicismo se pueden entender de maneras muy diversas y no siempre correctas. Se