Nuevo impuesto de renta a alquileres: Clase media y media-baja subsidiando a la clase alta

La historia es la misma pero, como siempre, con nuevos matices para disimular la recurrente trama.

La historia es la misma pero, como siempre, con nuevos matices para disimular la recurrente trama. La clase trabajadora “paganini” y lo que los ricos dejan de pagar. Todo el mundo habla del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y con justa razón, pero nadie habla de renta, los nuevos impuestos de renta, al parecer nadie se ha detenido a revisar el nuevo capítulo que la ley de fortalecimiento de las finanzas públicas le ha agregado a la conocida ley de impuestos sobre la renta.

Este servidor se dio a la tarea de revisar ese capítulo nuevo en lo referido a alquileres de inmuebles, y sorpresa, la tarifa tradicional de renta que arranca sobre una base exenta y que tiene un formato progresivo del impuesto conforme se incrementan los ingresos, ya no tiene esa base exenta. Óigase bien, ya no exime ningún monto de pagar el impuesto, y esa base exenta es precisamente la forma regresiva que tenía el impuesto, la forma de proteger a los ciudadanos de menores ingresos, que tienen una casita o un cuartito de alquiler para ayudarse a salir adelante.

Lo interesante y muy indignante del asunto es que la excepción es si usted como arrendador tiene al menos un empleado inscrito ante la CCSS para el mantenimiento del inmueble, en ese caso sí puede acogerse a la tarifa tradicional que parte de una base exenta. ¿Quiénes tienen empleados para el mantenimiento de inmuebles?, diay por supuesto, los grandes poseedores de capitales que se dedican de forma corporativa al arriendo de inmuebles en masa: los ricos.

Nótese cómo la naturaleza del nuevo impuesto de renta sobre alquileres es claramente regresiva, afectando a la población más vulnerable y premiando a las clases altas.

Este servidor dirigió la queja en forma de solicitud de recurso de amparo, bajo el argumento de desproporcionalidad e irrazonabilidad, y la sala constitucional de tajo rechazó aduciendo aspectos técnicos que dicen los inhibe en este caso, y no me refieren u orientan sobre a dónde acudir, lo que como ciudadano me deja completamente indefenso ante un abuso gubernamental. Y lo irónico es que me dieron un folletito donde claramente indican que “el recurso de amparo es el mecanismo para denunciar actos u omisiones que violan o amenazan los derechos”, y entre la lista de derechos aparece expresamente “derechos económicos”.

Acá se repite la historia de “tigre suelto, burro amarrado”, donde los ciudadanos nos quedamos sin instancias que nos defiendan de estos atropellos de los políticos-empresarios que conforman los nuevos gobiernos.

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments