Marx: su veta liberal de origen familiar

Carlos Marx nació a las 2 am del 5 de mayo de 1818 en Tréveris, aquella zona del Rin donde los conflictos se habían instalado hacía un poco más de cien años. 

Carlos Marx nació a las 2 am del 5 de mayo de 1818 en Tréveris, aquella zona del Rin donde los conflictos se habían instalado hacía un poco más de cien años. Por ello, quedó poco testimonio documental sobre el intelectual, si bien se cuenta con algunos textos. Por ejemplo, las biografías tempranas de Franz Mehring y Liebknecht Wilhelm, apuntes biográficos particularmente de su hija menor Eleonora y algunas cartas del propio Marx, dirigidas a sus progenitores.

Marx creció en un ambiente rodeado del amor de sus padres, pues tuvo una “infancia gozosa y libre de cuidados”, tanto que a los 19 años el mismo Marx se preguntaba y respondía: “¿hacia dónde podemos volver la mirada, en quién podemos buscar apoyo? En nuestros padres, que han recorrido ya la trayectoria de la vida y saben lo que es rigor del destino: he ahí lo que nuestro corazón nos aconseja”.

De su madre, Henriette Presborck, descendiente de judíos húngaros instalados en Holanda en el siglo XVII, no se conservan casi registros, aunque uno de ellos, una pequeña posdata, es dedicado a darle consejos prácticos para mantener un buen estado de salud, como no comer nada picante, no fumar, no desvelarse, no beber mucho café o vino, despidiéndose con un “te beso en mis pensamientos, tu madre amorosa”. Lo llamaba “Glückskind, hijo de la fortuna, bajo cuyas manos todo salía bien”. Ella murió en 1863, cuando Marx cumplió 45 años.

En 1838 había fallecido tempranamente su padre, Hirschel, a los 56 años, quien le dejaría una profunda huella y legado intelectual. Hijo y hermano de rabinos en Tréveris, su propia hija Eleonora describe que “estaba profundamente apegado a su padre. Nunca se cansaba de hablar de él y siempre llevaba una vieja fotografía de daguerrotipo”. Incluso, él se refería a su padre en términos de “queridísimo y eternamente amado padre”.

La familia Marx Presborck, entre 1815 y 1826, tuvo nueve hijos, entre ellos cuatro hombres. Carlos fue el segundo, pero terminó creciendo como el hermano mayor dada la temprana muerte del primero.  Cuando era niño“era un terrible tirano con sus hermanas a las que ‘guiaba’…a gran velocidad, sirviéndole de caballos y, lo que era peor, insistía en que comieran los ‘pasteles’ que hacía con una sucia masa y con manos más sucias todavía. Pero ellas soportaban el ‘paseo’ y comían los ‘pasteles’ sin un murmullo, para escuchar las historias que Karl les contaba como premio por sus virtudes.

Existe evidencia de que la presencia de la comunidad judía en aquellos territorios se remonta a la Tréveris romana, con fuentes documentales desde el siglo XI que lo atestiguan. En el siglo XIV sería expulsada pudiendo regresar a partir del siglo XVII, por lo que  se dispersó por el territorio, en medio de la creciente influencia liberal, gracias a la expansión de las ideas francesas y al propio Napoleón. Esto incluyó el entorno de la familia Marx Presborck, lo cual permitió un renovado aire de libertad en toda la zona.

Eleonora describe como su abuelo, hijo y hermano de rabinos y abogado litigante del Tribunal Superior de Apelaciones de Tréveris, “era un hombre de gran talento y completamente imbuido de las ideas francesas de la ilustración del siglo XVIII sobre la religión, la ciencia y el arte”. Liebknecht detalló que fue él “quien inspiró a Marx con su primer amor por la escuela romántica”, leyéndole a Voltaire y RacineEra amante de las ideas del liberalismo, de Locke, Leibniz, Lessing y Kant.

Para inicios del XVIII, cuando el Reino de Prusia se adueñó de aquellos territorios, el “francés pagano” fue sustituido por el “espíritu cristiano-alemán” y exigió la conversión de los judíos para tener acceso a las ramificaciones del creciente mundo civil y oficial. En 1824, uno de ellos fue el padre de Marx, que se “sometió a lo inevitable y, con su familia, adoptó la fe cristiana”.

Se bautizó, transformó el nombre de su padre en apellido y fue así como se convirtió al cristianismo con el nombre de Heinrich Marx. En primer lugar, explica Mehring, porque él mismo ya había realizado su inevitable tránsito de la “sinagoga a la religión natural”, al haber encontrado en esta su ‘fe pura en Dios’ y refugio “en la Iglesia nacional prusiana, donde entonces reinaba un racionalismo transigente, una especie de ‘religión racional’”. Fue un patriota, partidario de una constitución liberal y una representación parlamentaria, bajo la tutela del rey prusiano.

En segundo término, porque en el contexto histórico del entorno de la familia Marx, dejar atrás al judaísmo representaba no solo una cuestión religiosa  sino que también suponía el dar el paso de una antigua tradición al “progreso en la senda de la civilización” o, al menos, le abría la posibilidad de un lugar en “la obra del espíritu alemán del siglo XIX”.

O simplemente como medida precautoria antes las persecuciones contra la comunidad judía en medio de la crisis en la zona del Rin, donde la intelectualidad judía sufriría las consecuencias más agudamente.

Por lo dicho, no hay manera de ocultar el lecho liberal en que descansará el posterior largo viaje de Carlos Marx, ahí, con su propio padre, un creyente de aquella cultura de hombre libre que transmitiría a su hijo “como precioso legado… aquellos raudales de cultura burguesa como la riqueza más sólida con que le equipaba para la vida”.

0 comments