Los siete pecados capitales del Señor Presidente

El anunciado gobierno de la “unidad nacional” terminó siendo el gobierno de la “Unidad”, donde la Unidad Social Cristiana

El anunciado gobierno de la “unidad nacional” terminó siendo el gobierno de la “Unidad”, donde la Unidad Social Cristiana colocó a lo más excelso de su equipo económico neoliberal en el gabinete del Presidente Alvarado, dictando la política económica y, por su efecto social del país, el Ministro Piza fue el garante político de su estricta ejecución. Un eventual gobierno de Piza Rocafort hubiera sido una fotocopia del actual gobierno, a esta altura, cabe preguntarse: ¿Por quién votamos?

Rápidamente “olvidó” el Señor Presidente que debe gobernar para las mayorías sociales y no para poderosos grupos de interés económico, dándole así la espalda a amplios sectores medios, incluidos los educadores; evidentemente, sin el respaldo de dichos sectores medios no hubiera podido acceder a la presidencia. Obvió un importante e influyente sector “progresista” (aunque para algunos esta sea una mala palabra), el cual le apoyó entusiastamente y hoy se siente defraudado, incluso en su propio partido. Se dilapidó tempranamente un considerable respaldo político.

El Presidente desatendió la propuesta del sector sindical presentada con antelación al Gobierno de la República para sanear las finanzas públicas, que posibilitaba hacer del “paquete fiscal” una propuesta más progresiva y equilibrada, al tiempo que incidía directamente en la elusión y evasión fiscal. También ignoró las recomendaciones hechas al efecto a propósito de los llamados “papeles de Panamá”, que hubieran garantizado una mayor justicia tributaria. Posteriormente, en ambos casos, el propio mandatario dijo que retomaría dichas propuestas, a la fecha, esto ha sido mera retórica.

El Señor Presidente se comportó de manera poco dialógica durante la huelga en contra del “paquete fiscal”, no transó ni negoció, se impuso y punto. Para los sectores populares no hubo concesiones que sí se hicieron con los grupos de interés económico. Las supuestas negociaciones, por la negativa del gobierno, no fueron sobre el “paquete fiscal”, motivo de la discordia, tan solo fueron una pose, que las bases de lo sindicatos supieron rechazar.

Las negociaciones con ciertos sectores sociales (taxistas, transportistas, pescadores y otros) se extienden excesivamente con un pobre resultado, sin el esfuerzo, empeño y celeridad que ameritan, desafiando la paciencia y tolerancia de importantes grupos sociales que requieren de una respuesta pronta y cumplida, y en cuya ausencia se sienten burlados, cuando no estafados por la falta de una solución a sus legítimas demandas. Parece que el gobierno no ha comprendido que negociar es más que sentarse a “dialogar”, es construir colectivamente acuerdos y ejecutarlos perentoriamente, esa es su obligación.

Se equivoca el gobierno si cree que restringiendo las libertades civiles -como el derecho a la huelga y criminalizando la protesta- es como se soluciona el actual estado de crispación social. Mientras existan motivos para una legítima demanda y prevalezca el estado iniquidad, este pueblo libre y valiente alzará su voz y se hará escuchar. Como dice la sabiduría popular: “El frío no está en las cobijas”.

La convulsionada situación social que se vivió el año anterior y este también, es el resultado directo de los yerros y malas decisiones que el gobierno ha tomado. No es un asunto de estrategias de comunicación como se ha pretendido. El presidente, cual “aprendiz de brujo” desató tempestades que ahora no puede gobernar.

Señor Presidente, no es hora de lamerse las heridas, está a tiempo de enmendar, y tal y como usted mismo lo dijo recientemente, debe: “gobernar para todos los sectores”, ¡ya es hora que lo haga!


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/opinion/los-siete-pecados-capitales-del-senor-presidente/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments