Límites y posibilidades de la prensa como garante democrático (I)

La prensa ha sido descrita como garante democrático.

La prensa ha sido descrita como garante democrático. El argumento parece sólido pero se debe trascender el cliché y realizar un análisis. Las libertades de expresión brindan salvaguardias vitalísimas para la vida democrática, sin ellas esta forma de gobierno desaparece. No obstante, así como debemos defender esta prerrogativa, también resulta necesario hablar de las obligaciones, porque existe un interjuego entre ambas.

El propósito de la prensa constituye un loable ideario. Se relaciona con la necesidad de procesos informativos, pero sobre todo con la libre circulación de ideas. Esto puede dar paso a su escrutinio en el debate público y científico, de forma tal que las mejores ideas puedan ser luego llevadas a la práctica y contribuir con los destinos colectivos. Dicha característica no resulta secundaria, porque a fin de cuentas la meta del sistema democrático se cifra en deparar una vida satisfactoria para los ciudadanos.

Teóricos variados defienden a la prensa como un mecanismo retroalimentativo de gran relevancia. Amartya Sen aboga por el libre debate público, porque puede ayudar a optimizar la dinámica económica y sociopolítica. De acuerdo con dicho pensador, esta faculta la mejora de las instituciones y con ello de la vida colectiva, porque donde hay un buen debate público habrá crítica de los errores, dado esto, pueden subsanarse problemas. Sociedades sin ejercicio crítico se necrosan y pudren rápidamente. Resultan incontables las ocasiones en las cuales gracias a un buen reportaje se denunciaron corruptelas, abusos de poder, chapucerías o despilfarros de fondos públicos.

No es casualidad que las cruentas dictaduras (actualmente sus nombres son Daniel Ortega y la dupla Nicolás Maduro-Diosdado Cabello) amordacen a la prensa independiente. Siempre que un gobierno dictatorial asciende, las primeras víctimas son los periodistas, porque cuando se busca la imposición de un monólogo, incomodan las otras voces. Por eso debemos dar la alerta cuando algún político habla de coartar a los medios, o intenta aprobar una ley mordaza, porque así empiezan los regímenes autoritarios.

La libertad de prensa representa una vitalísima práctica para las sociedades. Desafortunadamente los momentos actuales no se caracterizan por la salvaguarda de este y otros derechos del individuo, sino por pisotearlos o por no prestarles la atención y defensa debidas. Pero así como los periódicos, los medios en web, las radioemisoras y los canales de televisión tienen prerrogativas, también cuentan con deberes.


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/opinion/limites-y-posibilidades-de-la-prensa-como-garante-democratico-i/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments