Opinión

La buena gestión de las finanzas personales

Se debe reiterar la necesidad de hacer un plan de gastos, para reducirlos, para lo cual hay que analizar si no son indispensables

En esta época de crisis de salud, económica y social, especialmente por el COVID-19, es necesario llevar una buena gestión de las finanzas personales, para lo que se requiere un poco de tiempo y análisis, a efecto de tomar las mejores decisiones sobre los ingresos que recibimos y en qué los gastamos; aunque para eso no se necesita tener grandes conocimientos financieros.

Es fundamental realizar actividades que le permitan generar recursos propios ya sea mediante un trabajo permanente o un trabajo por horas, así si no se tiene un  trabajo se  puede buscar un emprendimiento que le permita crear su propia  empresa o buscar socios para crearla. Algunas propuestas para crear una empresa pueden ser: café Internet, escuela de danza y baile, gimnasio y spa, floristería, lavandería con servicio a domicilio, venta de frutas y verduras a domicilio, lavado de automóviles, cerrajería, relacionados con el ocio, diversión y turismo. Además de propuestas de ventas de servicios a estudiantes universitarios, como servicio de comida y lavado de ropa, desarrollar sistemas y programas, vallas publicitarias, venta de artículos de segunda y cursos para niños. Si ya se tiene un trabajo o una empresa es fundamental realizar un buen mercadeo de lo que realiza o de los productos y servicios que vende, teniendo presente las 4 «P» del marketing: producto, precio, punto de venta y promoción. También se debe manejar un presupuesto personal para hacer una proyección de los posibles ingresos y gastos del año detallado por mes y llevar un control de cuáles fueron los ingresos y gastos reales, es decir, de efectivo. Es importante hacer un presupuesto mensual de ingresos y gastos bien desglosado, donde se consideren los ingresos permanentes y otros posibles ingresos por intereses u otras fuentes. Los gastos a considerar fijos son los alquileres, alimentación, gasolina, colegios de los hijos y variables como salidas y medicinas.

Se debe reiterar la necesidad de hacer un plan de gastos, para reducirlos, para lo cual hay que analizar si no son indispensables, y no se deben realizar gastos compulsivamente; por ello.es fundamental una educación financiera. Además, se pueden revisar los créditos y ver si se pueden refundir deudas o adecuar algunas

En lo posible, hay que ahorrar un 10% de los ingresos o algún monto mensual, por ejemplo a través del ahorro automático que propician los bancos y en esta época de crisis que vivimos por el COVID-19, tratar de reducir deudas y endeudarse lo menos posible.

Todos tenemos alguna manera de generar ingresos. Por lo general, se trata del sueldo que recibimos en nuestro trabajo o actividad principal y estamos acostumbrados a vivir de este ingreso, adecuando nuestro estilo de vida y patrones de gasto a lo que este nos permite. Aunque muchos aceptan que las cosas son así y que no hay mucho que hacer al respecto, otros aspiran a más y buscan la forma de conseguirlo. Expertos en administración de recursos y ahorro de Metlife le contaron al portal colombiano Finanzas Personales cuáles son los principales hábitos que lo conducirán por buen camino en sus finanzas:

Elabore un presupuesto mensual tomando en cuenta sus ingresos, sus gastos y sus deudas. No gaste más dinero del que gana; para ello póngase límites y no los exceda. Ahorre en casa: es sencillo y si lo convierte en un hábito generará grandes economías que le permitirán destinar sus recursos a otros rubros. Por último, evite comer fuera de casa, así ahorrará bastante dinero.

Evite que cada miembro de su familia use un carro. Cuando vaya al mercado compre solo lo necesario para no desperdiciar comida. Controle sus impulsos de comprar. Siempre que vaya a comprar algo pregúntese si es necesario, si le será de utilidad y si realmente lo va a usar. Dependiendo de estas respuestas haga o no la compra. Recuerde que comprar con tarjetas de crédito le genera un interés, por lo que la operación le saldrá más cara que si paga en efectivo. Use la tarjeta de crédito para lo estrictamente necesario. Por último, identifique el tipo de compras que quiere pagar con tarjeta de crédito.  No caiga en las tentaciones de las promociones.

Ir al contenido