Justicia ambiental: el caso de La Guaria de Pocosol contra empresa piñera y Setena

El 24 de enero de 2018, miembros de la Asociación de Desarrollo Integral de La Guaria de Pocosol, con el apoyo del equipo de Kioscos Socioambientales, presentaron una denuncia ante el Tribunal Ambiental Administrativo (TAA)

El 24 de enero de 2018, miembros de la Asociación de Desarrollo Integral de La Guaria de Pocosol, con el apoyo del equipo de Kioscos Socioambientales, presentaron una denuncia ante el Tribunal Ambiental Administrativo (TAA), amparados en el derecho constitucional a un ambiente sano. Los denunciados son la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena) y la empresa Piña de Exportación Mundial S.A., por una serie de irregularidades presentes en la tramitación de la viabilidad ambiental en los expedientes 18192, 17750, 17709.

La denuncia destaca que la Setena otorgó en setiembre del 2016 la viabilidad ambiental a los proyectos piñeros sin realizar una inspección de campo previa, únicamente basada en la información otorgada por la empresa en los documentos presentados. Casi un mes después de otorgado este permiso, la Setena realizó una “inspección de campo” donde se pudo constatar que la empresa había iniciado labores al menos seis meses antes de obtener los permisos ambientales y que era evidente la eliminación de árboles, la afectación de cuerpos de agua, la modificación de quebradas y la sedimentación (Resoluciones 1279, 1300 y 1301).

Ante esto, ocho meses después de la visita, la Setena ordenó una serie de medidas (delimitación de ecosistemas, planes de prevención, mapeo de cauces y muestreo de calidad de agua) que debían ser acatadas por la empresa en un plazo de 30 días hábile . Hasta la fecha, Piña de Exportación Mundial S.A. no ha presentado una sola de estas solicitudes y continúa cosechando piña con normalidad en las comunidades de La Guaria, El Concho y La Azucena.

Tal como se afirma en la denuncia, los hechos demuestran una serie de irregularidades que deben ser investigadas y debidamente castigadas. Según el análisis de los hechos que presentan los denunciantes, la empresa pudo haber suministrado información falsa en el documento de evaluación ambiental. En segundo lugar, el hecho de que la Setena haya emitido una resolución ocho meses después de su visita de seguimiento evidencia la falta de aplicación de lo que en derecho ambiental se conoce como “principio precautorio”. Además, en estos ocho meses no se cuantificó si la empresa incurrió en mayores daños ambientales. En resumen, la labor fiscalizadora de Setena ha sido lenta e incompleta.

Por otro lado, indica la denuncia, la Setena impuso las medidas más leves permitidas por ley, las cuales no necesariamente son proporcionales a la magnitud del daño, ya que ni siquiera se establece como vinculante la aplicación de los planes de prevención. Asimismo, tampoco estableció sanciones en caso de que el muestreo de calidad de agua diese resultados de contaminación.

Posiblemente lo más importante de la denuncia es la evidencia presentada por los propios vecinos sobre las afectaciones al derecho a un ambiente sano para la comunidad de La Guaria. Aunque estas evidencias no son “técnicas”, resultan sumamente valiosas para recuperar la voz de las poblaciones más vulnerables a la amenaza de la agroindustria sobre la soberanía alimentaria y la vida campesina. Además, pretenden visibilizar la voz de una población que ha sido excluida de la toma de las decisiones que afectan el territorio en donde habitan.

 La Asociación de Desarrollo Integral de La Guaria solicita el cierre parcial o total de los proyectos piñeros, así como la apertura de una investigación judicial contra los responsables en la Setena y en la empresa Piña de Exportación Mundial. Pero, además de ello, enfrentan organizadamente este cercamiento de la agroindustria piñera, pues conversan con los vecinos, monitorean constantemente la expansión de este monocultivo y, sobre todo, fomentan la producción y las formas de vida asentadas en este lugar.

 (…) deseamos que nuestras prácticas culturales y conocimientos asociados a la naturaleza presente en nuestro entorno sean respetados y fomentados, conforme al marco jurídico nacional e internacional. Somos una comunidad de tradición campesina, asentada en este territorio desde hace más de cincuenta años. Practicamos la agricultura de subsistencia, así como la ganadería en pequeña escala, de una forma sostenible. Desde que fundamos esta comunidad en 1967, hemos cultivado aquello que nos sirve para comer, por ejemplo, los granos básicos, hemos también decidido crear la Escuela, instalar el alumbrado eléctrico, el Colegio (Denuncia presentada ante el TAA, enero 2018).

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments