Finca La Flor

Sus diversos aromas, a pasto recién cortado, a tierra mojada por la lluvia de la noche, a corral, a cabrerizas, a plantas medicinales, a

Su nombre evoca de la naturaleza su hermosura, su  fragilidad, su inspiración.

Su ubicación -Santiago de Paraíso- trae a mi memoria  las más gratas épocas de vacaciones que una niña pueda pasar, en la natal zona rural de sus padres y abuelos.

Sus diversos aromas, a pasto recién cortado, a tierra mojada por la lluvia de la noche, a corral, a cabrerizas, a plantas medicinales, a bosque, a cocina de leña, revuelcan  mis más dormidos recuerdos de cuando la única preocupación que pasaba por mi mente era  que no acabaran los tres meses de descanso que cada final de año escolar nos proveía.

Cuatro décadas después he vuelto a esa tierra bendita, aunque sólo fuese por tres días. Volví a  vivir dentro de un sistema de producción agrícola, dentro de un ambiente sano para el cuerpo y calmado para el alma.

Volví a hundir los dedos en la tierra, sentí el aire fresco de la montaña golpear mi rostro, sudé por la labor del campo, sembré y coseché las hortalizas  que servirían de sustento, limpié cabrerizas y corrales, aboné las moreras, alcé cabras para trasladarlas de corral, estuve en contacto con caballos y perros de la finca, separé lombrices del humus que ellas mismas han generado y ayude a ponerles una nueva cama de cabraza para su alimentación, ayudé a construir nuevos senderos para que los niños que visitan la finca puedan hacerlo con seguridad, estuve  aislada del resto del mundo por la ausencia  medios de comunicación.

Compartí con extranjeros que pagan por trabajar en la finca y tener la experiencia que muchos de nosotros despreciamos por ser gratuita. Comí  saludable y deliciosa comida vegetariana, casera y absolutamente de cultivo orgánico. Caminé por el bosque en regeneración, el cual, estando herido de muerte, fue rescatado y tratado con la mejor medicina que tiene el hombre, el AMOR; el mismo bosque que ahora se presenta lleno de vitalidad, exhuberancia y misterio, con sus sonidos y silencios, con sus sendas cubiertas de vegetación y sus espacios abiertos, con sus oropéndolas, colibríes y mariposas. Disfruté de instalaciones rústicas, limpias y acogedoras con nombres de aves nativas. Visité un jardín botánico por el simple hecho de recrear mis sentidos dentro de  él.

Pero, por sobre todo y como siempre, con mi atracción preferencial  por el ser humano, ese que no deja de sorprenderme cuando él mismo se permite llenarse y  ser impulsado en su actuar por el amor. Ese ser humano que a pesar de sus debilidades y faltas, hace que  Dios no pierda la confianza en él como copartícipe de la creación de vida sobre el planeta. 

Ese que no se deja  alienar por lo que dicta la sociedad de consumo, la misma que le dice que lo más fácil y rentable es la producción de sistema tradicional con sus agroquímicos, sus semillas certificadas y sus transgénicos que le darán dinero  suficiente para acallar la conciencia.

Encontré seres humanos absolutamente valiosos. Jóvenes y no tan jóvenes que aman la tierra y los animales, que se deleitan dándoles lo mejor de ellos a los cultivos, a los animales, a la naturaleza entera. Esos mismos que se esmeran por adquirir conocimientos y asumen su responsabilidad como depositarios de estos, para compartirlos y esparcirlos a su alrededor a cuantos se acerquen deseosos de aprender a cuidar  de aquella  que nos da sustento.

Vi en  sus ojos asomar la tristeza cuando su vista se topa con los cultivos de sus vecinos que agostan la tierra con técnicas tradicionales y monocultivos y no quieren escuchar acerca de métodos orgánicos de agricultura.
Esa gente llena de energía vital, dispuesta a luchar en defensa de sus ideales, de la regeneración de suelos y bosques, de las semillas criollas, de las plantas medicinales, de la  agroecología,  de la comida saludable, en fin, del bienestar de su gente, de su pueblo, de su patria y del mundo entero.

Agradezco a la Finca La Flor por el  retiro espiritual que he vivido, en el que pude reencontrarme conmigo misma, con la tierra y con el Creador de ambas.

Otros Artículos

En esta oportunidad se trata del "Comprehensive Adult Student Assessment System" (Casas), una prueba comercial estandarizada mencionada en el reporte del National Reporting System

Existen ciertas tesis de que el control del agua producirá las futuras guerras entre diversas poblaciones y naciones. Según la Organización de las Naciones

1- Sígales la pista a todos los candidatos. No diga “no sabía”, “no me había enterado”, “no sé de lo que están hablando”, como

Con un acto conmemorativo la Editorial Costa Rica (ECR) celebró su medio siglo de existencia con el anuncio de los ganadores de los certámenes

La Municipalidad de Osa ejecutó la demolición de varias casas y notificó decenas de desalojos en Dominical y Dominicalito, por ocupación de la zona

Los jerarcas de las cuatro universidades públicas que integran el Consejo Nacional de Rectores (CONARE) presentaron al gobierno una nueva propuesta para mantener intacto

Finalmente descendió Carmelita, pero la Universidad de Costa Rica coqueteó con el viaje de retorno a la segunda división el 80% del Torneo de

Una posmodernidad que le pasaba lo que al tonto, que en bella noche se le señalaba con un dedo la luna para que la