Opinión Lucem aspicio: Vicerrectoría de Docencia

El noble ideal de una Universidad que crece

La Universidad de Costa Rica nace físicamente en la región central del país, pero sus principios y la búsqueda de un ideal social se caracterizan por establecer pasos firmes para que otras regiones acrediten su autoría en la concepción de futuros profesionales. La oferta de una carrera universitaria acarrea una generosa planificación por parte de la comunidad académica. Esto conlleva a referir el gran recurso económico y humano requerido, no solo en la apertura, también en la actualización de esta. Una vez iniciada la oferta de la carrera en determinada región, la formación profesional del estudiantado estará dirigida por los planes pedagógicamente estructurados, formalizados en una malla curricular que conformará la columna vertebral de su profesionalización. Todo este sistema es tan dinámico como la misma sociedad que lo está demandando.

La participación de todas las Sedes como una sola Universidad se refleja cada año gracias al trabajo en conjunto, esto ha dado como resultado los Planes de Estudio que se categorizan como carreras desconcentradas. La desconcentración es un proceso asesorado en el Centro de Evaluación Académica (CEA) de la Vicerrectoría de Docencia, pero siempre nace desde una propuesta fundamentada de la Sede que buscará ofertar una carrera que es propia de otra Sede. La desconcentración de las carreras existe como figura en nuestra Universidad desde el año 1995 y ha mostrado a la fecha un total de 42 carreras desconcentradas en la institución. Algunas de estas son ofertadas de manera constante, como lo es Dirección de Empresas, ofrecida en casi todas las Sedes desde la década de 1990, o bien, procesos muy específicos y nuevos como la carrera en Ciencias de la Comunicación Colectiva, una nueva desconcentración en la Sede del Caribe para el año 2022.

Por su parte, en el 2016 las carreras descentralizadas emprendieron los primeros pasos. Estas tienen los mismos principios que las carreras desconcentradas, pero con una mayor autonomía administrativa y con mayor estabilidad para su cuerpo docente en la Sede que la oferta. Dos pioneros en la descentralización son la carrera de Turismo Ecológico, centralizada en la Sede de Guanacaste y descentralizada en las Sedes de Occidente, Atlántico, Caribe y del Sur, así como la carrera de Enseñanza de la Matemática, centralizada en la Sede Rodrigo Facio y descentralizada en la Sede de Occidente. Para el presente año se suman dos carreras a la lista: Enseñanza del Inglés, descentralizada en la Sede del Pacífico, y Psicología, descentralizada en la Sede de Guanacaste, única carrera de la Facultad de Ciencias Sociales que se imparte en dicha Sede.

Las actividades administrativas y académicas que se generaron, en gran medida por la planificación y oferta de las carreras desconcentradas y descentralizadas, estimulan la conformación de propuestas de Planes de Estudio en carreras completamente nuevas y propias en las Unidades Académicas. De esta manera la Sede puede entrelazar el conocimiento adquirido sobre la empleabilidad de la región junto con las necesidades sociales de la zona, justificando la formación de futuros profesionales en determinada área del conocimiento. Este proceso conducirá a mayor proyección académica del espacio universitario, lo cual se traduce en nuevos proyectos de Docencia, Acción Social e Investigación en la misma región, por lo que un beneficio límpido de promover la permanencia de las carreras en las Sedes es emplear dos herramientas esenciales del proceso educativo: el contexto propio y el conocimiento intrínseco generado desde la región.

Las carreras desconcentradas y descentralizadas son un importante segmento de la oferta universitaria, proyectan nuevas iniciativas que acrecentarán positivamente nuestra oferta académica en el año 2022. Más allá la creación de una carrera nueva en cualquier Sede, es apropiarse de la realidad regional e incorporarla a uno de los principales servicios brindados por nuestra Universidad: la educación profesional de las nuevas generaciones. Este es uno de los nobles ideales de una Universidad que crece, abrir sus puertas para que más estudiantes tengan la oportunidad de formarse profesionalmente en cualquier parte del país y bajo cualquier esquema socioeconómico en el que se coexista, gracias a los recursos aportados por nosotros los ciudadanos. Hacia allá avanzaremos, ¡alma mater!

Suscríbase al boletín

Ir al contenido