Opinión

El mayor logro en Física del 2019 y Costa Rica

El EHT reafirma a la humanidad que el trabajo en conjunto de diferentes naciones, credos y razas es posible y logra lo imposible.

El miércoles 10 de abril del año 2019 la colaboración del Telescopio del Horizonte de Eventos (EHT, por sus siglas en inglés) develó al mundo la primera imagen alguna vez tomada de un agujero negro. Esto representa un logro de suma importancia para la humanidad y alegra a toda la comunidad científica alrededor del mundo. 

Para entender mejor lo que estamos viendo en dicha imagen debemos aclarar algunos puntos. Primero la imagen no está en el espectro visible; es decir, si estuviéramos cerca del agujero negro eso no es lo que veríamos con nuestros ojos. Segundo, esa imagen que tenemos es reconstruida, o sea, cada telescopio que es parte de la colaboración capturó ciertos puntos de la imagen y luego con una súper computadora (en realidad, miles de computadoras comportándose como una sola) se logró reconstruir esa imagen. Tercero, como el agujero negro no puede posar para nosotros la imagen que vemos se encuentra distorsiona y es asimétrica. Cuarto, el agujero negro es solamente un punto (de color negro) en el puro centro de la imagen, lo que se ve de tonalidades naranja es el disco de acrecencia alrededor del agujero negro formado por material que orbita a su alrededor. El gran círculo negro, que en realidad es una esfera, se le conoce como la sombra del agujero negro, porque se debe a que la luz en esa región no puede escapar debido a la fuerte gravedad. Quinto, este agujero que estamos viendo tiene mucha masa, 6.500 millones de veces la masa de nuestro sol, y es uno de los más cercanos a nosotros. Aunque en el centro de nuestra galaxia está el más cercano, hay muchas estrellas en esa dirección, lo que hace difícil verlo y por eso el EHT reportó este evento primero.

Por estas razones es que decimos que es una imagen y no una foto. Vean que realmente son muchas fotos tomadas con cámaras que ven ondas de radio y luego con una súper computadora se unen y se colorean para ver ese producto final. Los datos fueron tomados en abril del 2017, hace dos años, eran tantos que no se pudieron transmitir por Internet, por lo cual se necesitó que muchos discos duros fueran llevados hasta la súper computadora.

Además, las cámaras de las que hablamos, técnicamente se les conocen como radiotelescopios y las usadas en el EHT son ocho que están distribuidas alrededor del planeta, desde el Polo Norte al Polo Sur, de Hawaii a España. Esta colaboración reúne a más de doscientos científicos de decenas de países y más de 50 instituciones científicas.

El EHT reafirma a la humanidad que el trabajo en conjunto de diferentes naciones, credos y razas es posible y logra lo imposible. Buscar ese agujero negro es como tratar de encontrar una galleta dejada en el suelo de la luna a simple vista desde la superficie de la tierra, lo cual logramos no por suerte sino por colaboración.

Este logro es relevante para nuestro país, porque le recuerda a Costa Rica que la ciencia es sumamente importante; pues todos los conocimientos que se generaron para lograr esta imagen serán las tecnologías del mañana.

La Fundación Nacional para las Ciencias (NSF, las veces del tan criticado FEES para EUA) es uno de los organismos que más fondos aporta al proyecto y ha apuntado que el recurso humano es el más importante, porque esos ocho gigantescos radiotelescopios, sin los más de 200 científicos altamente preparados, no sirven de nada. Le recuerda a nuestro pueblo que los problemas que enfrentamos ya no se pueden resolver de forma solitaria, que las colaboraciones y los grupos multidisciplinarios son el paso correcto para el desarrollo de un país. Quienes lideran iniciativas como el plan fiscal y el etanol en la gasolina no pueden olvidar esto.

La NFS, dirigida por una astrofísica, conformada por científicos y con logros invaluables, le recuerda al mundo la importancia de la autonomía que deben tener los científicos tanto en su gobierno como en sus finanzas.

Cualquier político dirá: ¿por qué investigar agujeros negros que están tan largo? ¿Para qué fotografiarlos? ¿Por qué comprar un piano de cola? Como conté en un artículo reciente (La Nación del 13/02/19) del interés de la física en estos objetos se generan conocimientos que resuelven problemas de toda la humanidad. Por ejemplo, los agujeros negros son excelentes laboratorios para el estudio de partículas como las que se usan en las máquinas de radioterapia. El gran volumen de datos que se generan en el ETH resulta en el desarrollo de técnicas computacionales importantes; recordemos cómo el Internet mismo nació en un acelerador de partículas.

Ir al contenido