Cuatro referentes patrios

El pasado mes de marzo, Costa Rica vio partir a cuatro grandes hijos (incluido uno adoptivo) herederos del siglo XX, ligados a la docencia y apasionados de sus profesiones.

Cada uno fue único y valioso a su manera, dado que, al empuñar ya sea la batuta, el estetoscopio, la pluma o el folclor, contribuyeron para dejar un país mejor a las las siguientes generaciones.

Don Irwin Oftmannació en Nueva York y ganó el Premio Nacional de Música 2015 por su trabajo como director de orquesta. Durante su carrera, condujo a la Sinfónica Nacional a una época de éxitos nunca antes vistos, que le permitió presentarse en varios países de Europa, Asia y América. Además, apoyo con esmero a la Sinfónica Juvenil, a cuyos miembros vio como sus hijos musicales.

Don Rolando Cruz Gutiérrez: destacó como pionero de la cardiología, docente universitario, fundador y director de la Escuela de Medicina de la Universidad de Costa Rica, presidente de la Asociación Panamericana de Anatomía y de la Academia de Historia de la Medicina de Costa Rica, y expositor en múltiples eventos internacionales. Sus contribuciones a la medicina incluyen el aporte de nuevos términos sobre anatomía, histología y embriología, y numerosas publicaciones.

Don Daniel Gallegos Troyo: fue abogado, escritor y director teatral y uno de los mayores exponentes de la dramaturgia nacional. Fue ganador tres veces del premio Áncora, cuatro veces del Premio Nacional Aquileo J. Echeverría de Novela y de un Premio Nacional de Cultura Magón. Además, fue fundador y luego director de la Escuela de Artes Dramáticas de la Universidad de Costa Rica, director del Teatro Universitario y miembro de la Academia Costarricense de la Lengua.

Don Miguel Salguero (nombre original Miguel Zúñiga Díaz): fue pulpero, policía, agricultor, periodista, compositor, actor, diputado y escritor. En este ultima profesión, se destacó como un exponente del costumbrismo costarricense. Durante su adolescencia, participó en la revolución de 1948; luego se destacó como escritor de columnas periodísticas, productor televisivo, de cine y radio, autor de múltiples obras y revistas, y director del Sistema Nacional de Radio y Televisión. Su nombre se asocia con programas como El fogón de Doña Chinda, la revista Gentes y Paisajes y películas como La apuesta y Los secretos de Isolina.

Estas palabras no son para los caballeros aludidos, pues ellos no las necesitan. Estas palabras son para los que quedamos en la faena, para recordar que aún quedan hombres (y mujeres) que no se resignan a la zona de confort que representa el ejercicio estéril de la crítica. En su lugar, con la serenidad que da el conocimiento y la grandeza de espíritu, dan, una y otra vez, lo mejor de su ser por el bien del prójimo hasta el último de sus días. Gracias señores. La Patria agradecida los despide con orgullo y, quienes tuvimos el privilegio de conocerlos personalmente o gozar de sus obras, los llevaremos cariñosamente en nuestro corazón.

 

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments