Opinión

Campo de trebejos

En el Ajedrez, como en la guerra, se consideran entre otras cuestiones fundamentales la estrategia, la táctica, el espacio, la distribución

“Bueno, después de todo, ese jaque me salió muy bien…

Y creo que habría ganado si no hubiera sido por ese perverso

Alfil, que descendió cimbreándose entre mis piezas.”

Lewis Carroll en A través del Espejo y lo que Alicia encontró al otro

En el Ajedrez, como en la guerra, se consideran entre otras cuestiones fundamentales la estrategia, la táctica, el espacio, la distribución de las unidades de combate y el tiempo. El tiempo es inexorable en la vida y en ajedrez cada acción requiere para su realización cierto tiempo, de hecho algunas partidas se pierden por no aprovecharlo en forma adecuada.

En 1960, Bobby Fischer fue derrotado por Spassky en Mar del Plata, debido a una evaluación estratégica incorrecta, la cual se evidenció a partir del movimiento 27. Fischer realizó todos los cálculos basado en un ataque sobre la columna del caballo de rey, y supuso que su oponente ubicaría tácticamente su caballo en la casilla e5, pero Spassky tenía entre sus planes el desplazamiento de una de sus torres a e5. Véase R. Fischer en sus mejores 60 partidas.

Se debe tener claro que tanto la evaluación como el cálculo no obedecen a conceptos abstractos, pues ellos determinan la elección y evolución de cada movimiento.  Se trata entonces, hasta donde sea posible de no  navegar en el error. En 1972, con ocasión del campeonato mundial, al llegar a la jugada 25 de la partida No 5, Fisher había logrado un mayor margen de espacio, lo cual es vital toda vez que la movilidad se constituye en una de las cualidades más importantes de los ejércitos.

En efecto, sus piezas se movían con soltura y con un gran dinamismo, en tanto la posición de Spassky resultaba muy estática producto de lo cual comete un error que fue aprovechado con una maestría  demoledora en el movimiento No 27 (ya no había respuesta posible). Dicho movimiento es resaltado en la película Jugada maestra. Y es que el espacio ganado constituye un bastión en la guerra, por ejemplo César Augusto Sandino fue conociendo poco a poco los secretos de la montaña y realizó grandes victorias porque él estaba en cada uno de sus soldados; lo mismo haría Fidel Castro en la Sierra Maestra, en los años ochenta la guerrilla salvadoreña tomó territorios donde resultó imbatible, la guerrilla colombiana se fortaleció en su espacio natural y  Mao Tse-Tung entró victorioso con la bandera de Sandino (igual que en el juego de ajedrez que es estrictamente competitivo respecto de las preferencias según sea la estrategia, lo cual se puede apreciar a propósito del algoritmo de Zermelo: se gana, se empata o se pierde).

Se comprende entonces que los factores que se conjugan en las partidas de ajedrez insertan una visión de mundo que induce un imaginario y concreción de relaciones políticas compartidas a través de prácticas e idearios por parte de los contendientes. El imaginario y concreción de las relaciones políticas incluye lo fundamental de la sociedad, así las dependencias económicas se constituyen en un factor concomitante que deslindan en relaciones políticas de poder y opresión.  Ahora bien, la película Jugada maestra presenta el marco político de la guerra fría en que se desenvolvió la competencia por el campeonato mundial, algunos lo llamaban el “mach del siglo”, y ciertamente sacó al ajedrez del elitismo (y como juego de la nobleza). Las librerías en Costa Rica traían buenos libros de ajedrez y revistas a bajos precios, se invitaba a maestros internacionales de otros países que jugaban simultáneas. Un amante del deporte conocido en el ambiente como Porritas tenía un programa radial deportivo y como entendía que deporte no es solo futbol realizaba gestiones para que el Instituto de Cultura Hispana facilitara condiciones para realizar  torneos de ajedrez. El Semanario UNIVERSIDAD engalanaba sus páginas con reproducción de partidas y comentarios de ajedrecistas. El Sindeu realizaba torneos de ajedrez en forma individual (sistema suizo) y torneos por equipos en que participaban distintas unidades académicas y centros de trabajo.

Años después en la misma forma que desapareció Fischer del escenario ajedrecístico, el ajedrez fue desapareciendo de los grupos populares para ocupar su antiguo lugar elitista. Hoy tenemos varios maestros internacionales de ajedrez, pero el acceso a ellos es difícil. Realmente existe muy poca difusión por no decir que nada (probablemente en las redes, o en la página web de la Federación de Ajedrez).

En algunos países, el ajedrez forma parte del currículo en la enseñanza primaria y secundaria,  porque quizá hacen suya la sentencia del pensador: “el ajedrez es como el juego de la vida donde cada pieza tiene su valor  y al final de la partida todos van a dar al mismo cajón”.

 

Ir al contenido