Amenazas al matrimonio

Debo decir de entrada que me considero un cristiano evangélico practicante y pienso que el matrimonio es una institución religiosa universal para nosotros, los

Debo decir de entrada que me considero un cristiano evangélico practicante y pienso que el matrimonio es una institución religiosa universal para nosotros, los “occidentales judeo-cristianos”. De manera específica en la Biblia, se instituye el matrimonio como la idea perfecta de Dios (Jehová o Yahvé), para institucionalizar la relación de pareja, para santificar el placer sexual de ambos, asegurar la procreación y la consecuente supervivencia de la especie humana.

El patriarcado es una ideología dominante todavía hoy, que modela muchísimo la vida cotidiana y las actitudes hacia las mujeres, el rol del hombre en la sociedad, en la empresa y en el hogar, etc. Que va en declive, es cierto, pero sigue siendo, en general, una ideología dominante, con tintes realmente oprobiosos en muchas culturas africanas y asiáticas, sobre todo en aquellas donde impera un fundamentalismo islámico que sonrojaría al mismo Mahoma.

Igualmente a través de toda la historia de la humanidad, encontramos que las prácticas o gustos homosexuales están presentes y han tenido y tienen hoy, diferentes enfoques y lugares en las sociedades. Pero entonces, si durante toda la historia humana ha existido el homosexualismo de hombres y mujeres y simultáneamente las sociedades han aumentado en cantidad y se han multiplicado por doquier, usualmente a través de la institución del matrimonio, ¿de dónde vienen entonces las amenazas al matrimonio, que hoy se anuncian como trompetas del juicio final y antesala del fin de la familia y casi de la humanidad misma?

Porque en Costa Rica, ahora los llamados “diputados evangélicos” (sic) han llegado a sus curules montados sobre campañas de “defensa de la familia” que incluyen, indefectiblemente, un combate frontal a cualquier proyecto de ley que busque garantizar los derechos humanos de las parejas homosexuales, sea mediante un errado proyecto de “matrimonio igualitario” (sic) o un mesurado proyecto de sociedades de convivencia.

Denuncian estos diputados y muchos pastores evangélicos, que un proyecto de ley de sociedades de convivencia amenaza a la familia tradicional, pero no dan pruebas de ello, sino que simplemente lo repiten y repiten y esa amenaza deberá convertirse en realidad a fuerza de repetirla.

Me inclino a pensar que las amenazas reales al matrimonio vienen, en general, del frondoso árbol del patriarcado. Si en el 2014 se realizaran 100 matrimonios (religiosos o civiles) sabemos que, desgraciadamente, al menos 54 de ellos se divorciarán en un lapso muy corto de 1 a 5 años. ¿Por qué se divorcian? He aquí la primera fuente de amenazas contra el matrimonio… Y no tiene nada que ver con las preferencias homo-lésbicas de ciertas minorías de nuestra sociedad, obvio.

Pero el divorcio desde luego no agota el tema. ¿Cuáles son las amenazas reales sobre el matrimonio, por qué se divorcian? Creo que la violencia física y emocional intrafamiliar; los incestos de padres y padrastros hacia hijas-niñas(os) y adolescentes, que es una forma clarísima de violencia sexual; las patologías de drogadicción (y alcoholismo, que son lo mismo) de los padres y madres que destruye hogares; la irresponsabilidad de los padres que no cumplen su rol de proveedores e incluso dejan abandonada a su esposa o compañera con una carga de varios niños(as); el adulterio y la práctica de “tener varias mujeres”; el hedonismo egoísta que impera hoy y que vuelve intolerantes a las parejas y las expone al divorcio como solución para cualquier desavenencia en el hogar…, etc.

Por otro lado, el reconocimiento de ciertos Derechos Humanos para las parejas homosexuales es un imperativo ético, social y de humanidad. Los cristianos, aunque algunos tengamos elementos para considerar el homosexualismo como conducta pecaminosa, no podemos pretender imponer nuestros valores al resto de la sociedad que no cree en Jesucristo y debemos respetar las creencias de las demás personas que piensan y creen diferente. Así de simple.

Los cristianos reprobamos la fornicación y el adulterio, pero entendemos que existen moteles y otros sitios donde se consuman dichos actos 24/7. Igualmente reprobamos las borracheras, pero entendemos que existen cantinas de todo tipo donde mucha gente se emborracha 24/7. Los cristianos reprobamos la usura, pero hay bancos que cobran tasas de interés usurarias. Todo ello está regido por legislación civil, no religiosa, y lo aceptamos como una realidad y no vemos a los “diputados evangélicos” haciendo cruzadas contra los moteles, las cantinas ni las tasas usureras de los bancos, cosa que le caería muy bien a su discurso.

Otros Artículos

¿Hasta cuándo el sinsabor de la nostalgia por un hijo perdido en la lipidia de la necesidad?¿En qué momento hemos perdido la humanidad de

Las ajedrecistas Karina Bogantes  y Melisa Ramírez lograron clasificar al Campeonato Nacional Femenino de Ajedrez, gracias a su desempeño en la etapa clasificatoria. (Fotos:

Mac Chapin, antropólogo e investigador estadounidense. (Foto: Patricia Ugalde)Durante tres días se reunieron en Costa Rica científicos, técnicos y representantes indígenas de América Central

El equipo costarricense empata al término de los primeros 10 minutos ante el equipo inglés y de momento logra maniatar a los Tres leones.La

Diversidad funcional es un término facultativo al de discapacidad que ha comenzado a utilizarse en España y otros países; tal vez se puede mencionar

La selección de Costa Rica esperó seis procesos mundialistas para ingresar a una segunda ronda en un Mundial Mayor de fútbol, desde aquel proético

Alberto Cañas Escalante nació el 16 de marzo de 1920. Durante 94 años, fue uno de los referentes políticos y culturales de la Costa

El director Norman Gamboa manifestó su satisfacción con la evolución que observa en la Escuela de Artes Musicales de la UCR, cuya orquesta dirigirá