A luchar por el salario digno

Los neoliberales tratan de enlatar la soberanía y también la autonomía universitaria a imagen y semejanza de los deseos de los capitalistas.

“¿Juráis por Dios Nuestro Señor y sus santos evangelios, ser libres e independientes de toda otra nación, sostener y defender nuestra gloriosa independencia hasta derramar la última gota de sangre si fuera necesario?”. Roque Dalton, en las Historias prohibidas del Pulgarcito.

Los neoliberales tratan de enlatar la soberanía y también la autonomía universitaria a imagen y semejanza de los deseos de los capitalistas. Su estrategia es imponer una ola de miedo (sacan el coco y todos sus diablos), pues según ellos les puede dar resultado y como el vector que pulsan es de “1,2,…n” componentes aquí solo se tratarán algunas de ellas. Obviamente su propuesta se contrapone con la concepción de mundo en que se fue forjando la Universidad de Costa Rica en conformidad con la cual advierte el artículo dos del Estatuto Orgánico:

“La Universidad de Costa Rica goza de independencia para el desempeño de sus funciones y de plena capacidad jurídica para adquirir derechos y contraer obligaciones, así como para darse su organización y gobierno propios. Su régimen decisorio es democrático y por consiguiente en ella las decisiones personales y colectivas se realizan con absoluta libertad”.

El artículo expresa aspectos relevantes relativos a la autonomía universitaria y en su defensa debe rechazarse la participación de entes gubernamentales que no obstante aparentar ante la opinión pública (países y organismos internacionales como el Banco Mundial, el FMI y otros) una imagen de defensores de la ´democracia´ ejercen presión disminuyendo el Presupuesto Universitario, debe tomarse en cuenta que los planes de los gobiernos varían (según las modas y las imposiciones de los organismos internacionales) cada cuatro años conforme al proyecto político del gobierno de turno. Ahora bien, la Universidad había manejado sus finanzas bajo la relación 80/20 correspondiente a masa salarial e infraestructura, no obstante en el año 2014 fue de 78/22 (esto implicó una rebaja de ¢3.741 millones a la masa salarial, y ahora esta relación se está acercando al 77/23).

Por otro lado, el Rector de la Universidad de Costa Rica anunciaba algunas medidas en relación con los salarios de los universitarios (véase editorial de La Nación 7/1/2015), entre ellas limitación del disfrute de la dedicación exclusiva, cancelación de cuartos de tiempo adicionales para profesores, y el editorialista asume que esto le acarrearía ahorros necesarios a la Universidad. Debe advertirse que la Universidad ejecuta su presupuesto y ahorrar en detrimento de la excelencia académica o de las condiciones laborales de los trabajadores no le hace bien al funcionamiento de la UCR (se examinará el interinazgo en la III parte), pero sí es claro que se está ajustando a las pretensiones del neoliberalismo en su afán de despojar a los trabajadores de sus conquistas. Estos neoliberales hacen comparaciones del tipo “vea este trabajador gana ¢400.000 mientras los privilegiados ganan ¢1.100.000, y con ello intentan indisponer a un sector de trabajadores especialmente del sector privado en contra de los empleados públicos (universitarios) Pero claro, los trabajadores saben que si necesitan hacer un préstamo para vivienda no califican con (¢400.000) y si deben pagar un alquiler de ¢200.000 pues la interrogante es cómo le hacen para vivir dignamente. Por ello, la cuestión no es bajar los salarios como pretende la burguesía internacional a la que hace eco la burguesía criolla, sino subir los salarios de los trabajadores del sector privado donde dicho sea de paso estos afrontan la represión cuando se tratan de organizar en sindicatos para defender sus derechos. Así, los medios de comunicación colectiva no dicen, por ejemplo, que sus canales de televisión, periódicos y empresas radiales oficiales se benefician de la figura de las sociedades anónimas para no pagar o pagar lo menos posible al Estado, mientras amasan enormes capitales (claro utilizan bandas y frecuencias por las que pagan poco, naturalmente ello obedece a un problema estructural que debe ser revisado). En conclusión, la comunidad universitaria debe disponerse a defender la autonomía universitaria y los derechos laborales de la clase trabajadora.


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/opinion/a-luchar-por-el-salario-digno-2/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments

Otros Artículos

Nos debe llamar a profunda reflexión la crisis que ha venido atravesando la CCSS, que viene desde hace algunos años, por diversos factores.

El día 30 de agosto del 2015, se le dedico el partido entre Liberia contra el santos a la memoria de quien en vida

Cansada de la locura vivida en el País de las Maravillas, donde todo se reducía a una sutil indiferencia en torno a problemáticas de cuantioso