A 30 años de Esquipulas II

El 7 de agosto se cumplen 30 años de la cita que se dieron en Esquipulas, Guatemala, los entonces presidentes de los países centroamericanos

El 7 de agosto se cumplen 30 años de la cita que se dieron en Esquipulas, Guatemala, los entonces presidentes de los países centroamericanos para deliberar sobre el plan presentado por Costa Rica y cuyo objetivo era lograr acuerdos para cesar la guerra civil que paseaba por la región. El triunfo de ese plan allanó el camino para las negociaciones que vendrían después y que permitieron la firma de acuerdos de paz en Nicaragua, El Salvador y Guatemala. ¿A 30 años de eso, qué panorama nos ofrece Centroamérica?

Una manera de comenzar a advertir una respuesta consiste en explorar los informes del Estado de la Región, esa iniciativa fundamental para entender Centroamérica que se comenzó a publicar en 1999. Desde entonces, han aparecido cinco informes regionales. ¿Qué nos dicen desde una mirada histórica?

El Primer Informe del Estado de la Región (1999) fue probablemente el más entusiasta en su visión del presente y el futuro, al evaluar la década de 1990 como una “década positiva”. Se afirmaba y celebraba que ninguno de los regímenes autoritarios existentes en 1978 sobrevivía en la región para 1999. Asimismo, indicaba que la región entera estaba motivada por la esperanza en el desarrollo de la democracia y la sujeción del poder militar al civil.

El Segundo Informe (2003) ya no pintó un paisaje tan halagüeño. Más bien, manifestó dudas sobre el avance democrático y social de la región y planteó, por primera vez, una idea que comenzará a repetirse en los siguientes informes: que había un “rezago histórico” en la región.

El Tercer Informe (2008) señaló nuevas dudas, ahora ampliadas a cómo Centroamérica enfrentaría los desafíos globales. Esos retos se resumían como la “corrosiva geopolítica de seguridad vinculada al narcotráfico, la creciente vulnerabilidad de la inserción económica internacional de los países más rezagados del área y los altos precios internacionales de los hidrocarburos y los alimentos”.

El Cuarto Informe (2011) enfrentó los vaticinios del 2008 y afirmó que, afortunadamente, los peores pronósticos no se cumplieron. Aún así, el desarrollo diferenciado de la región era muy claro en los datos que se aportaban y se marcaba en las desigualdades entre el desarrollo del norte y el del sur de Centroamérica. Asimismo, aparece en este informe una de las etiquetas que mejor refleja una de las mayores problemáticas de Centroamérica: se trataba del territorio más violento de América Latina.

En el 2016 se presentó el Quinto Informe. Para ese momento, la población centroamericana era de casi 46 millones de habitantes; 41,4% de esa población era rural y 58,6% era urbana. Este informe confirma algunos de los peores escenarios dibujados desde los buenos augurios de 1999. Así, el avance en términos políticos pareciera detenido y la democracia no se ha fortificado. El informe indica que algunos partidos políticos gozan de una consolidación lograda después de 1990, pero muchos funcionan básicamente en términos electorales.

Pero no todo eso era malo. El Istmo ha avanzado de manera importante en la reducción de las tasas de mortalidad infantil, el aumento de la asistencia escolar y la elevación de la esperanza de vida.

¿El gran desafío? La desigualdad. Centroamérica sigue siendo una región considerablemente desigual. Así, en el 2013 un 47% de la población centroamericana se encontraba bajo la línea de pobreza y 18% de esa población vivía en la indigencia. Entre 2009 y 2014 la proporción de hogares en exclusión social pasó de 36 a 42%. 4,2 millones de hogares en el istmo están fuera del mercado laboral y sin acceso a los servicios sociales básicos.

Ciertamente, esas cifras nos enfrentan a un espejo. Si en 1987 existían motivos para pensar en un futuro mejor, al celebrar el trigésimo aniversario de Esquipulas 2 el problema central (la desigualdad) que llevó a estos países a los conflictos bélicos sigue campando. ¿Enfrentarla involucra un nuevo pacto regional?

 

 

0 comments