Mundo

Una tercera vacuna refuerza las esperanzas en lucha contra la pandemia

La empresa británica AstraZeneca, asociada con la universidad de Oxford, ha desarrollado una vacuna que tiene una eficacia media del 70% y, en algunos casos, del 90%, según resultados provisionales de ensayos clínicos a gran escala en Reino Unido y Brasil.

Las esperanzas de masivas campañas de vacunación contra la COVID-19 que podrían comenzar antes de fin de año se vieron reforzados este lunes con el anuncio de una tercera vacuna con buena eficacia.

La empresa británica AstraZeneca, asociada con la universidad de Oxford, ha desarrollado una vacuna que tiene una eficacia media del 70% y, en algunos casos, del 90%, según resultados provisionales de ensayos clínicos a gran escala en Reino Unido y Brasil.

Estos resultados parecen menos concluyentes que los de sus competidoras como Pfizer/BioNTech y Moderna, cuya eficacia supera el 90%.

Pero la vacuna británica tiene la ventaja de utilizar una tecnología más tradicional, lo que hace que sea menos costosa y más fácil de almacenar, sin necesidad de mantenerla en temperaturas muy bajas.

El laboratorio británico dice que presentará sus resultados rápidamente a las autoridades para obtener el primer visto bueno. Gracias a una «simple cadena de suministro», la vacuna «será accesible y estará disponible en todo el mundo», dijo Pascal Soriot, CEO de AstraZeneca.

AstraZeneca está avanzando rápidamente para fabricar hasta 3.000 millones de dosis, que estarán disponibles en 2021.

Las vacunaciones, empezando por los trabajadores de sanidad y las personas vulnerables, deberían empezar a mediados de diciembre en Estados Unidos y a principios de 2021 en Europa, con un aumento constante a medida que crezca la producción y se preparen y validen vacunas de otros laboratorios.

De las 48 vacunas candidatas en desarrollo en todo el mundo, 11 han entrado en la fase 3 de los ensayos, la última fase antes de la aprobación reglamentaria, según la OMS.

 

Toronto en confinamiento

 

Mientras tanto, las medidas de restricción son las únicas armas contra la pandemia, que sigue avanzando en el mundo, en particular en Estados Unidos.

La ciudad más grande de Canadá, Toronto, fue puesta en confinamiento el lunes por lo menos durante 28 días.

«La situación es extremadamente seria», dijo el primer ministro de Ontario Doug Ford. «No podemos arriesgarnos a que nuestros hospitales se vean abrumados», añadió.

La provincia más poblada de Canadá acaba de superar la marca de los 100.000 contagios.

La epidemia se ha cobrado más de 11.000 vidas en Canadá y el primer ministro, Justin Trudeau, instó el viernes a «no reunirse con amigos, no celebrar cumpleaños, permanecer virtual, quedarse en casa tanto como sea posible».

En Estados Unidos, las autoridades quieren comenzar las vacunaciones a mediados de diciembre, con la esperanza de lograr la llamada inmunidad de grupo el año que viene.

La campaña se lanzará cuando las primeras vacunas sean aprobadas por la administración de alimentos y medicamentos (FDA), dijo el domingo Moncef Slaoui, un alto funcionario a cargo de la operación de vacunación del gobierno.

«Nuestro plan es poder transportar las vacunas a los lugares de inmunización 24 horas después de su aprobación, por lo que espero que pueda ser el segundo día después de la aprobación, el 11 o 12 de diciembre», dijo Slaoui.

El gobierno de Estados Unidos ya está planeando vacunar a 20 millones de personas en riesgo en diciembre y luego a entre 25 y 30 millones por mes.

La epidemia continúa extendiéndose rápidamente en Estados Unidos, con casi 160.000 nuevas infecciones registradas el domingo en las últimas 24 horas, según la universidad Johns Hopkins.

El virus ha infectado a más de 12 millones de personas y ha causado cerca de 257.000 muertes en el país, con mucho el más afectado del mundo, por delante de Brasil (más de 169.000 muertes).

La pandemia dejó al menos 1.388.590 muertos en todo el mundo desde que la oficina de la OMS en China informó de la enfermedad a finales de diciembre, según un recuento de la AFP el lunes con fuentes oficiales.

Desde el comienzo de la epidemia más de 58.647.610 personas contrajeron la enfermedad. De ellas al menos 37.298.300 se recuperaron, según las autoridades.

 

Reapertura en Cataluña

 

En Europa, el confinamiento y otras restricciones impuestas a la población de muchos países para hacer frente a la segunda ola están empezando a dar sus frutos.

En España, se han registrado 400 casos de COVID-19 por cada 100.000 habitantes en promedio durante 14 días, en comparación con los 530 casos de principios de mes, dijo el primer ministro Pedro Sánchez.

«La estrategia está funcionando», afirmó.

En Barcelona abren bares y restaurantes tras más de un mes cerrados y también retoman su actividad cines, teatros y salas de conciertos. Todo ello con aforos limitados.

Aunque muchos no ven claro si les saldrá a cuenta. «Hoy es un día especial, hace sol y todo el mundo tiene ganas de salir. Pero veremos cómo va, hay mucha incertidumbre y todo el sector está al límite», señaló a la AFP Andreu Valldeperes, propietario del histórico bar Zurich, justo al comienzo de las Ramblas de Barcelona.

América Latina y el Caribe continúa siendo la región más golpeada por la pandemia, con 434.831 fallecidos (12.480.101 contagios), seguida de Europa 372.285 (16.439.462).

por Jean-Baptiste Oubrier con las oficinas de la AFP en el mundo

Ir al contenido