Asume Andrés Manuel López Obrador:

Una caja de Pandora se abre en México

Gran expectativa ha despertado el cambio de gobierno en México. Basta leer los títulos de los artículos de prensa para comprobar la incertidumbre, la esperanza…

“Se acabó el predominio de una minoría y la vinculación del poder económico y político, que el gobierno esté sólo al servicio de un grupo”, afirmó el nuevo presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, que asumió su mandato de seis años este 1 de diciembre.

Gran expectativa ha despertado el cambio de gobierno en México. Basta leer los títulos de los artículos de prensa para comprobar la incertidumbre, la esperanza, un cierto desconcierto entre los analistas ante el cambio que puede representar el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) .

“México confronta su futuro”, tituló el sociólogo e historiador Immanuel Wallerstein en un artículo publicado por el diario mexicano La Jornada el jueves pasado. “¿Fin o continuación”?, se preguntaba Cristóbal León Campos, en otro artículo, publicado el vísperas de que asumiera el nuevo presidente.

“¿Quiénes serán los adversarios políticos del presidente más votado de la historia de México?”, se preguntaba, por otra parte, Alberto Nájar, de BBC Mundo.

La herencia que recibe AMLO es pesada. A última hora, y cuando el presidente Peña Nieto celebraba sus últimos momentos en el cargo, a miles de kilómetros de ciudad de México, en la cumbre del G20 en Buenos Aires, dos decisiones recordaban las condicionantes que enfrentará quien asuma el cargo en México. Se trata de las relaciones con Estados Unidos, un marco estrecho en el cual Peña Nieto decidió entregarlo a AMLO.

En Buenos Aires firmó una polémica renovación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA), revisión impuesta por el presidente Donald Trump desde que llegó al poder.

“Trump está intimidando a los socios a que firmen un acuerdo que únicamente le trae ventajas a Estados Unidos. El presidente saliente acaba de firmar tal acuerdo. ¿Cómo manejará AMLO esta entrega? Puede no permitir que el acuerdo se ratifique”, recordó Wallerstein. Pero no se sabe si lo hará.

El otro acto, más simbólico, no deja de tener enorme peso en la herencia que Peña Nieto le quiso entregar. Se trata de la también polémica condecoración, acordada ya en los minutos de prórroga, que el presidente saliente otorgó a Jared Kushner, yerno de Trump: la Águila Azteca.

“Para muchos se trata del cierre de una etapa que comenzó cuando Peña Nieto invitó a Donald Trump a México cuando aún era candidato y le dio tribuna para que, desde el mismo país, repitiera su discurso en contra de los mexicanos y a favor del muro”, recordó la BBC.

La explicación de la cancillería mexicana para esa condecoración es que Kushner desempeñó un papel fundamental en la renegociación del tratado de libre comercio.

 

Ayotzinapa y otros crimenes

 

El mandato de Peña Nieto quedó marcado por una ola de crímenes, por la desaparición de miles de ciudadanos, cientos de periodistas muertos, dirigentes sociales asesinados. Pero quizás nada inspire más horror que el recuerdo de la desaparición de los 43 normalista de Ayotzinapa, el 26 de septiembre del 2014. Un crimen que quedó sin aclarar, en medio de las muchas versiones sobre lo ocurrido en esa masacre.

Para Nájar, AMLO asume la presidencia con tres bombas de tiempo que debe desarmar. Una de ellas es precisamente la violencia. Casi 30 mil homicidios fueron cometidos en 2017, un 22% más que el año anterior. Cifra que siguió creciendo este año.

 

Pobreza

 

A esto se suman los problemas económicos que, pese a las promesas del tratado de libre comercio, también siguieron profundizándose. El crecimiento promedio del sexenio de Peña Nieto fue un modesto 2,1%.

“El nuevo presidente recibe México con casi 55 millones de pobres, según el gubernamental Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), el organismo encargado de revisar las estrategias oficiales contra la pobreza y marginación. La cantidad de personas en precariedad equivale al 45% de la población total de México, superior a 120 millones”, afirma Nájar.

La revisión del tratado, firmado el viernes en Buenos Aires con Trump y el primer ministro canadiense, fue celebrado por el presidente norteamericano como una victoria. Pero en Estados Unidos advierten que su ratificación no está segura en el Congreso sin algunas reformas, entre ellas las de un importante aumento de salarios en las fábricas de autos instaladas en México, que evite la continuada sangría de las instalaciones desde Estados Unidos hacia ese país.

AMLO enfrentará el gran desafío de reorientar las políticas económicas, como quedó en evidencia aun antes de que asumiera el cargo. Entre otras medidas polémicas, Peña Nieto promovió la privatización de la explotación petrolera, revirtiendo las políticas nacionalista que se aplicaron en ese país desde el gobierno de Lázaro Cárdenas, en los años 30, lo mismo que se hizo aquí con la banca o con las telecomunicaciones.

Los grandes intereses económicos, representados por los sectores más conservadores, reaccionaron ante algunos anuncios del equipo de AMLO, quien luego dio marcha atrás. Uno de esos anuncios fue el de regular el cobro de comisiones bancarias.

A pocas horas del anuncio el precio en las acciones de algunos bancos, como Banorte, cayó un 30%, mientras el peso se desvalorizaba frente al dólar y López Obrador aclaraba que no estaba de acuerdo en modificar la regulación bancaria del país.

Otro fue el nuevo proyecto de ley minera. El anuncio de estas enmiendas provocó un aumento en el precio del dólar y la mayor caída en tres años en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), señaló Nájar, quien destacó que las organizaciones empresariales, como la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), “no aceptarán decisiones del nuevo gobierno que causen inquietud en la economía”. “En el sector privado esperamos que no se siga dilapidando la confianza”, dijo Gustavo de Hoyos, presidente del organismo.

Con la amplia mayoría del gobierno en las dos cámaras legislativas y el control de 19 gobernaturas locales, los sectores desplazados del poder ejercen desde ya presiones para evitar que esta mayoría apruebe legislaciones contrarias a sus intereses. Lo que puede anunciar un período de tensiones hasta ahora desconocidas en México, donde la élite económica ha sido siempre parte del poder, tanto en los gobierno del PRI como del PAN, los dos partidos que se han alternado en el poder en las últimas dos décadas en el país.

En el actual escenario político mexicano, los únicos que tienen fuerza mayor que esa correlación interna son los mercados internacionales, como se hizo sentir en los últimos días, en opinión de Julio Serrano Espinosa, académico del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), citado por Nájar.

 

Quien manda

 

Para el antropólogo y economista mexicano Gerardo Villagrán del Corral la pregunta que se debe hacer es ¿quién gobierna en México?

AMLO responde a esa pregunta afirmando que “se acabó el predominio de una minoría y la vinculación del poder económico y político, que el gobierno esté sólo al servicio de un grupo. El gobierno es de todos, representa a todos y estoy seguro que se entenderá. Cuesta trabajo, porque no termina de desaparecer lo antiguo, lo viejo, lo anacrónico”.

Sus críticos reclaman, sin embargo, que pese a tener mayoría en ambas cámaras, “ni siquiera han elaborado un calendario de reformas a las leyes infames”.

Entre sus proyectos está lo que ya algunos llaman un Plan Marshall, que estaría negociando con Trump para promover proyectos de desarrollo en el empobrecido sur del país, de modo que se transforme en un imán para la migración centroamericana y una barrera que evite su camino hacia el norte, aliviando así la presión sobre la frontera con Estados Unidos.

Ese plan –similar al ya olvidado Plan Puebla-Panamá– incluye un aumento de la ayuda a los países del triángulo del norte centroamericano –algo que ya promovió, sin éxito, Obama– y un proyecto llamado “cortina de desarrollo”. Se trata de iniciativas que el nuevo gobierno pretende promover, enormes inversiones públicas, entre ellas el llamado Tren Maya, una vía férrea de 1.500 kilómetros que recorrerá los estados de Tabasco, Chiapas, Campeche, Yucatán y Quintana Roo y el ferrocarril Transístmico, que conectará Oaxaca, en el Pacífico, con Veracruz, en el Atlántico. Proyectos que ya despertaron críticas de las comunidades locales, especialmente en Chiapas.

AMLO presentó también, el pasado 14 de noviembre, su “estrategia de seguridad”, que contempla la creación de una Guardia Nacional que, bajo mandato de la Secretaría de Defensa Nacional, asumiría funciones de una policía federal, cuyo desempeño actual calificó de “un verdadero desastre”. Una medida que también enfrenta críticas de quienes estiman inconveniente avanzar hacia la militarización de la seguridad.


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/mundo/una-caja-de-pandora-se-abre-en-mexico/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments