Mundo

Pedro Sánchez dice que denuncias sobre rey emérito español «nos perturban»

La justicia, tanto en Suiza como en España, investiga a Juan Carlos de Borbón por 100 millones de dólares que habría recibido secretamente de Arabia Saudita en una cuenta en Suiza.

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, afirmó este miércoles que las informaciones «inquietantes» que están apareciendo sobre el rey emérito Juan Carlos I, sospechoso en un caso de corrupción ligado a Arabia Saudita, «nos perturban a todos».

«Estamos siendo testigos, el conjunto de la población española, de informaciones inquietantes que nos perturban a todos, a mí también», respondió Sánchez a un periodista que le preguntó sobre si dichas informaciones sobre Juan Carlos, que abdicó en 2014 en favor de su hijo Felipe, afectarían a la monarquía.

La justicia, tanto en Suiza como en España, investiga principalmente 100 millones de dólares que Juan Carlos habría recibido secretamente de Arabia Saudita en una cuenta en Suiza.

El Tribunal Supremo español anunció en junio la apertura de la investigación, para determinar la eventual responsabilidad del antiguo monarca, hoy de 82 años, pero solo por hechos que pudieran haber sido cometidos luego de abdicar ya que antes gozaba de inviolabilidad como jefe de Estado.

Se sospecha particularmente que transfirió fondos ocultos a una cuenta en Bahamas de su examante, la mujer de negocios alemana Corinna Larsen.

Sánchez se refirió a este caso ante la aparición de nuevos elementos periodísticos esta semana, justo cuando la fiscalía suiza acaba de entregar una parte de los documentos de su investigación a su homóloga española.

El diario en línea El Español publicó elementos de la declaración a la fiscalía en Ginebra de un abogado suizo, Dante Canonica, quien dijo haber sido el encargado de «crear una estructura» para ocultar los fondos enviados a Juan Carlos.

Según el diario El País, Corinna Larsen declaró de su lado a la fiscalía de Ginebra que el rey emérito le transfirió cerca de 65 millones de euros en 2012 «no para deshacerse del dinero», sino «por gratitud y por amor».

«Hay una justicia que está actuando», puso en valor Pedro Sánchez en rueda de prensa.

«La propia Casa Real está marcando distancia frente a estas informaciones inquietantes y perturbadoras, y esto es algo que agradezco», acotó.

Felipe VI anunció en marzo que renunciaba a la herencia de su padre y que le retiraba su asignación anual de cerca de 200.000 euros (unos 219.000 dólares) de fondos públicos.

El gobierno se ha esforzado en subrayar la diferencia entre Felipe VI y las acciones de su padre, que reinó entre 1975 y 2014.

Ir al contenido