Nobel de la Paz reconoce lucha contra las armas nucleares

Anuncio llega después de que, bajo presidencia de Costa Rica, la ONU lograra implementar Tratado para su prohibición.

Este 6 de octubre el Comité Nobel Noruego anunció como ganadora del Premio Nobel de la Paz a la organización Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN), por “su trabajo para llamar la atención sobre las catastróficas consecuencias humanitarias de cualquier uso de armas nucleares y por sus esfuerzos innovadores para lograr una tratado de prohibición de estas armas”.

Fue bajo el liderazgo de la costarricense Elayne Whyte, embajadora del país ante Naciones Unidas en Ginebra, que la la Conferencia de la ONU para la Prohibición de las Armas Nucleares logró el establecimiento del Tratado para la Prohibición de Armas Nucleares.

White expresó que como presidenta de esa Conferencia, recibió la noticia con “una alegría extraordinaria”, pues según dijo el Premio Nobel significa que la adopción de ese Tratado en julio pasado es “la contribución más significativa para la paz en el mundo”, así como también “un apoyo a la voz de todos los ciudadanos de todos los pueblos del mundo que están diciéndole a los líderes políticos que no queremos que se vuelvan a utilizar las armas nucleares”.

La embajadora Whyte y el presidente Solís celebraron en julio la adopción del Tratado. (Foto: Katya Alvarado)

REGOCIJO

Precisamente por el el papel protagónico que a través de White tuvo el país en la adopción del Tratado, la noticia ha sido recibida con “regocijo” por el ministro de Relaciones Exteriores, Manuel González, quien a través de un comunicado subrayó que ese acuerdo es “un logro mancomunado que no hubiera sido posible sin el gran impulso de la sociedad civil”.

“Costa Rica, como presidencia de la Conferencia que adoptó el Tratado de Prohibición, trabajó de la mano de ICAN y no podemos hacer menos que felicitarlos por este justo reconocimiento. También es un momento de algarabía para las víctimas de armas y ensayos nucleares, y para los países como el nuestro que abogamos para que las armas nucleares no sean utilizadas nunca más y bajo ninguna circunstancia”, añadió González.

A través de su sitio web, la ICAN señaló que recibir el Premio Nobel de la Paz es “un gran honor” en reconocimiento de “nuestro papel en el logro del Tratado para la Prohibición de Armas Nucleares”, el cual calificó como un “acuerdo histórico” que ofrece “una poderosa y muy necesesitada alternativa a un mundo en el cual a las amenazas de destrucción masiva se les permite prevalecer y, de hecho, escalar”.

Esa fuente añadió que el premio es “un tributo a los incansables esfuerzos de mucho millones de activistas y ciudadnos preocupados en todo el mundo quienes, desde los albores de la era atómica, han protestado ruidosamente contra las armas nucleares, insitiendo en que no sirven ningún propósito legítimo y que deben para sempre desaparecer de la faz de nuestra Tierra”.

El Tratado para la Prohibición de Armas Nucleares fue adoptado en julio con el apoyo de 122 países y debe ser ratificado por 50 para ser efectivo y vinculante.

El Comité Nobel Noruego ya había anunciado los premios de Medicina (a los científicos estadounidenses Jeffrey C. Hall, Michael Rosbash y Michael W. Young), Física (a Rainer Weiss, Barry C. Barish y Kip S. Thorne), Química (a Jacques Dubochet, Joachim Frank y Richard Henderson), y Literatura, a Kazuo Ishiguro.

0 comments