Mundo

México se acerca a los 100.000 fallecidos por COVID-19

El país de 129 millones de habitantes acumula 99.528 decesos, mientras los casos confirmados sobrepasan el millón, según cifras de la secretaría de Salud.

México se aproximaba este jueves a los 100.000 fallecidos por COVID-19 en medio de un alza de los contagios, aunque las autoridades aseguran que las muertes tienden a bajar.

El país de 129 millones de habitantes acumula 99.528 decesos, mientras los casos confirmados sobrepasan el millón, según cifras de la secretaría de Salud.

Es la undécima nación con más decesos por 100.000 habitantes (77), de acuerdo con estadísticas de la AFP.

Tras pronosticar en junio 60.000 muertes en un escenario «catastrófico», el subsecretario de salud y estratega contra la pandemia, Hugo López-Gatell, blanco de críticas, se ha abstenido de hacer nuevas proyecciones.

Para Malaquías López, epidemiólogo y exfuncionario de la secretaría de Salud, México rompe las previsiones de muertes en un momento en que los expertos no identifican fases claras de ascenso y descenso de la pandemia.

«En México tuvimos una fase de ascenso que se demoró, una prolongada meseta y estamos en un punto en el que no vemos una fase descendente clara, no sabemos hacia dónde va», explica a la AFP.

Incertidumbre y casos al alza

 

En el céntrico barrio Doctores de Ciudad de México, un módulo callejero de pruebas gratuitas de detección del coronavirus recibe constante afluencia de personas.

Luis Vargas, médico de 25 años, ha notado que recientemente la gente llega más nerviosa pues algún familiar o conocido dio positivo o presenta síntomas.

Campañas comerciales de fin de año lanzaron a muchos a las calles que, ansiosos por comprar, descuidaron las medidas sanitarias, opina Vargas.

«A pesar de que las cifras [de contagios] están subiendo (…) la gente prefiere salir a comprar regalos, a pasear, de vacaciones. Estimo que los casos van a aumentar», dice el médico.

Aarón Romero, de 18 años, espera nervioso a que le tomen una muestra. Tiene síntomas de covid-19 y teme ya no poder disfrutar la navidad con su familia.

«Decidimos mejor este año no juntarnos, es raro, difícil, pero es lo mejor», dijo a la AFP.

Desde el primer caso el 28 de febrero, los contagios acumulados en siete días superaron los 50.000 en la semana 29 de la epidemia, y se estabilizaron alrededor de 30.000 en la semana 38.

Sin embargo, en el último mes repuntaron alcanzando 40.000 en la primera semana de noviembre, según cifras oficiales.

«Hay contagios, pero afortunadamente (…) hay menos fallecimientos y ese es el propósito, que logremos reducir el número de fallecimientos», destacó esta semana el presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

«Condena a muerte»

 

Para el epidemiólogo López, los mensajes de las autoridades han sido «contradictorios», especialmente sobre el uso del cubrebocas, cuya efectividad relativiza el subsecretario de Salud.

Reacio a usarlo, López Obrador solo lo usa en ocasiones muy específicas.

Diabetes, obesidad, hipertensión y un consumo excesivo de alimentos procesados son enumerados por el gobierno entre los factores que han incidido en el índice de mortalidad en México, de casi 10%, uno de los mayores del mundo.

«Estos padecimientos aumentan la posibilidad de que un paciente muera, es cierto, pero en México son casi una condena a muerte», señala López, para quien las autoridades han usado estas comorbilidades para justificar un mal manejo de la pandemia.

Según el epidemiólogo, los contagios no dan tregua porque la mitad de la fuerza laboral está en la informalidad y de infectarse no tienen condiciones para aislarse y evitar la propagación del nuevo coronavirus.

Como resultado de la pandemia, en el segundo trimestre del año, el más crítico, la economía mexicana se desplomó un 18,7% anual, la mayor caída desde que inició el registro en 1983.

Entre julio y septiembre, el retroceso se moderó con una baja del 8,6% en comparación con el mismo período de 2019, mientras que en el comparativo con el segundo trimestre del año repuntó 12%.

El Banco de México (central) anticipa, no obstante, que el PIB podría caer hasta 12,8% en 2020 como resultado de la semiparálisis económica.

México ya gestiona su acceso, en 2021, a una potencial vacuna contra la COVID-19 mediante acuerdos con laboratorios de Europa, Estados Unidos y China.

Con AstraZeneca y la Universidad de Oxford se acordó que el biológico sea producido en Argentina y envasado en México para ser vendido a otros países latinoamericanos.

por Sofia Miselem

Ir al contenido