Mundo

Los compromisos del G7 por intentar mantener su hegemonía durante la crisis mundial

Confirmarse como un bloque occidental y desafiar a economías emergentes para recuperar su condición de potencias hegemónicas, parece haber sido el objetivo de la reunión del G7 que ha aprobado este años 29.500 millones de dólares en ayuda financiera a Ucrania, pero anuncia que destinaría 14.000 millones para paliar la crisis alimentaria en el mundo provocada por esa guerra.

Castillo de Elmau, Alemania

Los mandatarios del G7, el grupo que reúne a las mayores economías occidentales, propusieron una serie de respuestas a las crisis mundiales, que van desde la guerra en Ucrania, la escasez de alimentos o el cambio climático, durante su cumbre en Alemania.

Guerra en Ucrania

Los aliados de Ucrania prometieron apoyarla «el tiempo que sea necesario» y suministrarle un respaldo financiero, humanitario, militar y diplomático.

En lo que va de 2022, la ayuda financiera aprobada para Kiev alcanza los 29.500 millones de dólares. Ucrania también recibirá nuevos sistemas de armamento, en particular misiles antiaéreos estadounidenses.

Para frenar los ingresos de Moscú, el G7 (Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Japón, Canadá, Francia, Italia) también prevé «trabajar» en la limitación del precio del petróleo ruso e prohibir la importación de oro de Moscú.

China

Los dirigentes del G7 acusaron a China de prácticas comerciales «no transparentes», que «distorsionan la economía global».

Por eso, buscarán «reducir la dependencia estratégica» con China a través de la «diversificación» y la «resistencia a la coerción económica».

Los líderes de las mayores economías occidentales también expresaron su preocupación por las violaciones a los derechos humanos en China e instaron a Pekín a que respete las libertades fundamentales, sobre todo en el Tíbet y en Xinjiang, donde hay «trabajos forzados».

El comunicado conjunto también insta a China a «cumplir sus compromisos» respecto a la autonomía de Hong Kong en el marco de su modelo «Un país, dos sistemas».

Crisis alimentaria

El G7 prometió otros 4.500 millones de dólares para paliar la crisis alimentaria mundial, lo que eleva el compromiso conjunto a 14.000 millones de dólares para este año.

Las siete potencias también pidieron a las empresas con importantes reservas de comida que asuman sus responsabilidades para aliviar la crisis alimentaria desencadenada por la invasión rusa de Ucrania.

Asimismo, instan a «todos los países a evitar el almacenamiento excesivo de alimentos, que puede dar lugar a nuevas subidas de precios».

Clima

El G7 destacó que era urgente actuar para reducir las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero en aproximadamente un 43% para 2030 respecto a los niveles de 2019.

El grupo también acordó crear un «club del clima» hacia finales de este año para permitir que los países que lo deseen se coordinen y aceleren los esfuerzos para enfrentar el calentamiento global.

Energía

El grupo se comprometió a poner fin a todas las nuevas ayudas públicas directas al sector energético internacional basado en combustibles fósiles sin explotar para finales de 2022.

Sin embargo, ante la búsqueda de energía alternativa para no depender de los combustibles fósiles rusos, el G7 acordó que se podían realizar inversiones públicas en el sector del gas como «respuesta temporal».

Suscríbase al boletín

Ir al contenido