Mundo

La vida de antes vuelve serenamente a Dinamarca

País nórdico se despide este viernes de las restricciones al contar con el 73% de sus sus 5,8 millones de habitantes vacunados.

En las calles no hay rastro de mascarillas ni pases sanitarios. Las oficinas recobran actividad y los conciertos aúnan a decenas de miles de espectadores. Dinamarca despide este viernes las restricciones y vuelve serenamente a la vida de antes.

En esta antigua-nueva vida es posible organizar conciertos para 50.000 personas, sin necesidad de enseñar un certificado de vacunación o un test negativo al covid, algo bastante insólito en Europa, con numerosas restricciones todavía vigentes.

«Estamos definitivamente a la vanguardia en Dinamarca, porque ya no tenemos ninguna restricción», explicó a la AFP Ulrik Ørum-Petersen, promotor en Live Nation, responsable de este concierto el sábado, que colgó el cartel de entradas agotadas.

El 4 de septiembre, esta empresa ya había organizado un festival oportunamente llamado «retorno a la vida», que reunió a 15.000 personas en Copenhague.

«Estar en el meollo, cantar como antes, casi me hizo olvidar el covid-19 y todo lo vivido estos últimos meses», decía entonces Emilie Bendix, una joven de 26 años que acudió al concierto.

Gracias a unos altos porcentajes de vacunación, del 73% entre sus 5,8 millones de habitantes, Dinamarca levantó casi totalmente desde el 1 de septiembre la exigencia del certificado anticovid instaurado en marzo.

El viernes, se retirará también su obligatoriedad en los locales nocturnos, el único sector donde todavía estaba vigente.

«Nuestro objetivo es la libre circulación (…), lo que pasará es que el virus también circulará y encontrará aquellos que no están vacunados», advirtió la epidemióloga Lone Simonsen.

 

Confianza en la estrategia

 

Pero Dinamarca cuenta con la confianza establecida en el país entre autoridades sanitarias y la población, recientemente destacada por la dirección europea de la OMS.

«Como muchos países, Dinamarca, a lo largo de la pandemia, desplegó medidas sociales o de sanidad pública para reducir la transmisión», dijo Catherine Smallwood, encargada de las situaciones de urgencia de OMS Europa.

«Pero al mismo tiempo, ha contado con un amplio respaldo de individuos y comunidades que han aceptado los consejos del gobierno», añadió.

Ahora, con unos 500 casos diarios y una tasa de reproducción del virus de 0,7, las autoridades danesas consideran la epidemia controlada.

«El día a día vuelve a ser a grandes rasgos el mismo, pero eso no significa que no haya peligro en el horizonte», declaró el viernes por la mañana el ministro de Salud, Magnus Heunicke.

«Si echamos un vistazo a los últimos 18 meses, el virus ha mutado varias veces, por lo que no puedo garantizar nada (…) Pero con tanta gente vacunada, estamos en una buena posición «, declaró a la televisión TV2.

Entretanto, seguirán de cerca el número de hospitalizaciones y secuenciarán minuciosamente las muestras del virus para controlar su evolución. Además, desde el jueves, ofrecen a los colectivos más vulnerables una tercera dosis de la vacuna.

«Fueron dos años duros, tengo tres hijos y con el colegio a distancia hubo muchos días difíciles, así que es realmente agradable», declaró a la AFP Klaus Sylvester en Copenhague.

«Es fantástico porque el sol brilla, puedes ir a un partido o a un concierto en el estadio, te sientes liberado», añade este periodista de 41 años.

Aunque dentro de Dinamarca la vida vuelva a la normalidad, para entrar a este país escandinavo seguirá siendo obligatoria la presentación de un pasaporte sanitario o un test negativo.

por Camille Bas-Wohlert

Ir al contenido