La OTAN insiste en aumento de gasto militar pese a crisis del coronavirus

Desde la irrupción del COVID-19 en el mundo a fines de diciembre, Estados Unidos y la Unión Europea (UE) han anticipado un eventual escenario de recesión en 2020.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, urgió este jueves a los aliados a mantener sus compromisos de un mayor gasto militar para 2024 pese al posible impacto económico del nuevo coronavirus a ambos lados del Atlántico.

«La crisis del coronavirus tendrá duras consecuencias económicas al menos a corto plazo y también importante consecuencias en los presupuestos nacionales», reconoció Stoltenberg en una rueda de prensa virtual para presentar el informe anual de la OTAN.

Sin embargo, el jefe de la Alianza recordó que los aliados se comprometieron en 2014 a que su gasto militar tendiera al 2% del PIB para 2024 al vivir «en un mundo más incierto». «Y esto, por desgracia, no ha cambiado», agregó.

Según el informe, nueve de sus 29 miembros cumplieron en 2019 ese objetivo: Estados Unidos, (3,43%), Bulgaria (3,25%), Grecia (2,28%), el Reino Unido (2,14%), Estonia (2,14%), Rumanía (2,04%), Lituania (2,03%), Letonia (2,01%) y Polonia (2%).

Pero, desde la irrupción del COVID-19 en el mundo a fines de diciembre, Estados Unidos y la Unión Europea (UE) han anticipado un eventual escenario de recesión en 2020, por lo que han realizado anuncios de millonarios apoyos para sus economías.

Los países de la OTAN más afectados por la pandemia se mantienen por debajo de ese objetivo: Italia con un 1,22%; España, en el penúltimo puesto con un 0,92%; y Francia, en un 1,84%. El gasto militar de Alemania se situó por su parte en el 1,38%.

El ex primer ministro noruego sostuvo que invertir en defensa también es «muy útil» para gestionar desastres naturales y crisis sanitarias como la del nuevo coronavirus, ya que los militares ayudan al control de fronteras o montan hospitales de campaña.

El coronavirus podría también afectar a la reunión de cancilleres prevista el 2 y 3 de abril en su cuartel general de Bruselas. La primera ministra belga, Sophie Wilmès, urgió a limitar los desplazamientos en Bélgica hasta el 5 de abril.

Stoltenberg aseguró que no decidieron si la reunión tendrá lugar de manera física, máxime cuando muchos países cerraron sus fronteras, pero subrayó que deben buscar un «equilibrio entre la protección de las personas» y el «funcionamiento» de la OTAN.

La próxima reunión podría dar la bienvenida a Macedonia del Norte como el 30º aliado, siempre y cuando España, el último país en ratificar su adhesión, haya presentado su decisión al gobierno de Estados Unidos, depositario del Tratado de la OTAN.

0 comments