Mundo

Guerra en Yemen habrá dejado 377.000 muertos directos e indirectos a finales de 2021

El conflicto enfrenta a los rebeldes hutíes apoyados por Irán con las fuerzas del gobierno yemení, apoyadas desde 2015 por una coalición militar dirigida por Arabia Saudita.

La guerra de Yemen, que empezó hace siete años, habrá matado a 377.000 personas de forma directa e indirecta a finales de este 2021, indicó la ONU en un informe publicado el martes.

Casi el 60% de las muertes se deben a consecuencias indirectas del conflicto, como la falta de agua potable, el hambre y las enfermedades, según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Esto significa que el número de personas muertas en los combates ascenderá a más de 150.000 cuando termine 2021.

El conflicto enfrenta a los rebeldes hutíes apoyados por Irán con las fuerzas del gobierno yemení, apoyadas desde 2015 por una coalición militar dirigida por Arabia Saudita.

Siete años de guerra han tenido «efectos catastróficos sobre el desarrollo de la nación», según el PNUD, que añade que «el acceso a la atención de la salud es limitado o inexistente» y que «la economía está al borde del colapso».

La mayoría de las víctimas indirectas son «niños especialmente vulnerables a la malnutrición e inclusive a la desnutrición», indica el organismo.

«En 2021, un niño yemení menor de cinco años muere cada nueve minutos debido al conflicto», afirma.

Peor catástrofe humanitaria

 

Según el PNUD, «1,3 millones de personas» podrían morir si no se llega a un acuerdo de paz para 2030.

«Una proporción cada vez mayor de esas muertes se producirá debido a las consecuencias indirectas de la crisis para los medios de subsistencia, los precios de los alimentos y el deterioro de los servicios básicos, como la salud y la educación», explica.

La escalada de los combates, incluidas las batallas de tanques y los bombardeos regulares por aviones y drones, ha destruido en algunas zonas las infraestructuras más elementales, prosigue el informe.

Millones de personas están al borde de la hambruna y dos tercios de los yemeníes dependen de la ayuda humanitaria, según las Naciones Unidas.

«Yemen es la peor y más grande catástrofe humanitaria del mundo, y esta catástrofe continúa agravándose», subraya la ONU. «Más del 80% de la población necesita ayuda humanitaria», agrega.

«Millones de yemeníes siguen sufriendo el conflicto, atrapados en la pobreza, con pocas oportunidades de encontrar trabajo y medios de vida», dijo Achim Steiner, administrador del PNUD.

La organización ya había recordado que el nivel de desarrollo de Yemen, el país más pobre del Golfo, retrocedió dos decenios debido al conflicto.

 

Intensificación de los combates

 

El PNUD esperaba que para 2050, Yemen alcanzara el «estatus de renta media» si la guerra cesaba inmediatamente. Pero sobre el terreno, poco indica de que esto sea así.

Las últimas semanas, los combates se intensificaron en varios frentes.

Fuentes cercanas a los hutíes aseguran que casi 15.000 de sus combatientes han muerto desde junio cerca de la estratégica ciudad de Marib, último gran bastión del gobierno en el norte del país, rico en petróleo.

Dos funcionarios militares del gobierno yemení dijeron a la AFP que más de 1.200 de sus combatientes murieron en la zona durante el mismo periodo.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) dijo el martes que estaba «extremadamente preocupado por la seguridad de los civiles en la provincia de Marib, incluidos los desplazados», estimados en «un millón».

«Más de 40.000 personas tuvieron que huir de Marib desde septiembre», declaró en Ginebra la portavoz de ACNUR, Shabia Mantoo.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) indicó en un informe el miércoles «haber visto tanta angustia en Maric en los últimos dos meses como en los últimos dos años».

Según la OIM, los nuevos llegados a los 137 campos de desplazados de la provincia se multiplicaron por diez desde septiembre.

«Vemos a veces hasta 40 personas obligadas a compartir la misma tienda», lamenta Christa Rottensteiner, jefa de la misión de la OIM en Yemen.

En otro frente, a mitades de noviembre, rebeldes hutíes tomaron el control de una amplia zona al sur de Hodeida, una ciudad portuaria estratégica en el oeste de Yemen, clave para la entrega de ayuda humanitaria.

por Mohamad Ali Harissi

Suscríbase al boletín

Ir al contenido