Europa avanza en su prudente salida del confinamiento

Mientras, los colegiales vuelven a las aulas en China, Trump se escondió el domingo y pueblos indígenas de Brasil piden ayuda.

Los países europeos daban este lunes nuevos pasos hacia una prudente salida del confinamiento impuesto para frenar el coronavirus, que continúa manteniendo al mundo en vilo, el mismo día en que los alumnos de secundaria de las dos ciudades más grandes de China volvían a clase.

La pandemia dejó hasta ahora más 206.000 muertos y casi tres millones de contagios en el mundo, según un recuento de la AFP en base a datos oficiales.

La enfermedad comienza a parecer bajo control en los cuatro países europeos más afectados: Italia, España, Francia y el Reino Unido.

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, que sufrió él mismo el virus pero ya se recuperó, volvió este lunes al trabajo y pidió paciencia a sus conciudadanos.

«Si este virus fuera un asaltante, un agresor inesperado e invisible, y puedo decirles por experiencia propia que lo es, sería el momento en el que empezamos a luchar en el suelo (…) Pero también un momento de riesgo máximo», explicó.

El primer ministro dijo que la curva de la epidemia «empieza a invertirse» pero que los británicos tienen que seguir respetando las medidas de confinamiento.

Johnson prometió medidas «en los próximos días» aunque rechazó «desperdiciar los esfuerzos y los sacrificios del pueblo británico y arriesgarse a una segunda gran epidemia».

España, por su parte, anunció este lunes 331 nuevas muertes debido al virus, un repunte en su balance diario, lo que eleva a 23.521 el total de decesos por la pandemia.

Las autoridades afirman que el país ya logró doblegar la curva de contagios y comenzó a suavizar el domingo el férreo confinamiento vigente desde el 14 de marzo, permitiendo salir a los niños a realizar paseos o jugar en la calle durante una hora al día.

El confinamiento fue prorrogado hasta el 9 de mayo incluido y el martes, el gobierno de Pedro Sánchez presentará un plan de levantamiento progresivo de las restricciones.

Apertura de comercios

Noruega volvió a abrir las escuelas para los más pequeños el lunes. Una semana después de la reapertura de las «barnehager» (preescolar), los niños de entre seis y diez años podrán volver a las clases, limitadas sin embargo a 15 alumnos.

Los suizos podrán por su parte volver a las peluquerías gracias a la reapertura de algunos comercios el lunes, a condición de mantener las medidas de distanciamiento.

En Alemania y también en Austria gran parte de los comercios abrieron en los últimos días, con órdenes de «distanciamiento social» y obligación de llevar mascarilla en los lugares públicos.

En Francia,el primer ministro Edouard Philippe hará pública el martes su «estrategia nacional del plan de salida del confinamiento», que debería empezar el 11 de mayo con la polémica reapertura de las escuelas.

Italia dará detalles esta semana de su plan a partir del 4 de mayo, aunque las escuelas permanecerán cerradas hasta septiembre.

En Europa, el balance humano sigue siendo muy importante, con 26.644 fallecimientos en Italia, 23.521 en España, 22.856 en Francia y 20.732 en Reino Unido. En proporción de la población, Bélgica es el país con la mortalidad más elevada.

Vuelta al colegio en China

En China, donde el coronavirus apareció a finales de 2019, los estudiantes de secundaria de Pekín y Shanghái volvieron el lunes a clase bajo grandes medidas de seguridad, con mascarillas y controles de temperatura, tras cuatro meses de vacaciones por la pandemia.

«Estoy contenta, hacía demasiado tiempo que no había visto a mis compañeros de clase», explicó a la AFP con una sonrisa Hang Huan, de 18 años, frente al colegio secundario Chenjinglun, en el este de la capital china. «Les echaba mucho de menos».

En Pekín solo los estudiantes de último año de secundaria fueron autorizados a volver a clase este lunes para preparar el ‘gaokao’, el temido examen de entrada a la universidad. En Shanghái los alumnos del ciclo de secundaria inferior también retomaron las clases.

La mayoría de escuelas primarias y de universidades de China siguen sin embargo cerradas.

China logró contener la propagación del virus, que oficialmente dejó 4.633 muertos en el país. Pero ahora teme una segunda ola de contaminación con los casos «importados», en su mayoría de chinos que vuelven al país.

Por su parte Rusia, cada vez más afectada por el virus, anunció una próxima reunión por videoconferencia de los líderes de los cinco países miembros permanentes del Consejo de Seguridad.

En los mercados, el precio del barril de petróleo estadounidense caía de nueve este lunes, lastrado por la saturación de las estructuras de almacenamiento y en medio de tensiones persistentes entre países productores.

Por su parte la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, pidió este lunes a los países que respeten el estado de derecho limitando en el tiempo las medidas excepcionales contra el coronavirus para evitar un «desastre» para los derechos humanos

Bachelet también reclamó a Bangladés que deje entrar a dos barcos errantes con centenares de refugiados musulmanes rohinyás.

Filas por cerveza

En Estados Unidos, el presidente Donald Trump no dio el domingo su habitual rueda de prensa sobre la situación sanitaria en el país, tras la lluvia de críticas que recibió por su recomendación («sarcástica», según él) de inyectar desinfectante en el cuerpo de los pacientes.

Estados Unidos es de lejos el país más afectado del mundo, con 54.841 fallecimientos en total.

En Perú, el presidente Martín Vizcarra criticó el domingo las largas colas para comprar cerveza en las que no se respeta la distancia de seguridad.

«Parecía que era un sábado de fiesta al menos en esa urbanización. No hay todavía la conciencia real de la magnitud del problema», dijo el presidente.

Perú tenía el domingo 728 muertos por el coronavirus y el confinamiento durará hasta el 10 de mayo, con toque de queda nocturno y cierre de las fronteras.

En Brasil, el cacique Raoni Metuktire, figura emblemática de la lucha contra la deforestación de la Amazonía, hizo el domingo un llamamiento internacional de donaciones para que los pueblos indígenas de Brasil puedan sobrevivir en aislamiento durante la pandemia.

Por su parte, el mundo musulmán entró el lunes en su cuarto día de ayuno del ramadán pero sin rezos colectivos ni comidas compartidas, ya que las mezquitas están cerradas y las reuniones familiares prohibidas, aunque en países como Pakistán muchos ignoran estas medidas.

Arabia Saudita levantó parcialmente el lunes su toque de queda total, excepto en la ciudad santa de La Meca.

por Pauline Froissart, con Hervé Bar en París y las oficinas de AFP en el mundo

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments