En Bolivia no cesan las protestas, pero surgen iniciativas de diálogo

Ya se registran 23 personas muertas durante manifestaciones y choques entre simpatizantes de Evo Morales y las fuerzas de seguridad, según la CIDH. Mientras, la Conferencia Episcopal convocó a un espació de de acercamiento.

Las protestas no cesan en Bolivia, donde este lunes se espera sean presentadas nuevas propuestas de diálogo para poner fin a una crisis que se tornó más violenta tras la renuncia de Evo Morales a la presidencia y que suma 23 muertos en casi un mes.

La influyente Iglesia católica boliviana, con el apoyo de la Unión Europea y Naciones Unidas, llamó a los diferentes sectores en conflicto en Bolivia a dialogar desde este lunes para frenar la violencia política que dejó 23 muertos en casi un mes.

La Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) «acompañada, por la Unión Europea y el enviado de las Naciones Unidas (Jean Arnault), convoca al gobierno nacional, a los partidos y representantes de la sociedad a un diálogo», dijo el secretario General de la institución, Aurelio Pesoa, en una conferencia de prensa.

El acercamiento tiene el «fin de pacificar el país, y consensuar las condiciones de unas nuevas elecciones generales y (la elección de) los vocales para un nuevo Tribunal Supremo Electoral» (TSE), indicó la Iglesia.

Los sectores sociales y políticos aún están entrampados en la elección de los magistrados del TSE, después de que casi todos fueran detenidos, a raíz de un informe de auditoría de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que encontró irregularidades en las elecciones del 20 de octubre. El expresidente Evo Morales había decidido anular los comicios y llamar a otros nuevos antes de dimitir de su cargo el 10 de noviembre.

La elección de las autoridades es un paso previo para luego consensuar la convocatoria a nuevas elecciones nacionales. El gobierno de facto de la presidenta interina, la derechista evangélica Jeanine Áñez, ha reiterado su decisión de viabilizar nuevos comicios, mientras se esfuerza por «pacificar» el país y solucionar los problemas de abastecimiento de alimentos y combustibles, principalmente, de la ciudad de La Paz.

La CEB ya ha sostenido diálogos con los sectores en conflicto, principalmente con el gobierno de Áñez y el bloque parlamentario del Movimiento Al Socialismo (MAS), cuyo jefe, Evo Morales, se asiló en México hace una semana.

Bolivia aún registra puntos de conflicto, como en la ciudad de El Alto, vecina de La Paz, donde los leales de Morales mantienen un corte de carreteras en torno a la planta distribuidora de gas natural y gasolina de Senkata. La falta de acceso de camiones cisternas ha afectado la distribución del carburante.

También se registran problemas en el poblado de Sacaba, centro de Bolivia, entre cocaleros de Morales que pretenden llegar a La Paz. En otras localidades de la región de Santa Cruz se mantienen cortes de ruta contra la mandataria Áñez.

Bloqueos de vías

Las protestas callejeras, sin embargo, se mantienen.

Las manifestaciones más violentas se han concentrado los últimos días en Cochabamba (centro). Allí, campesinos cocaleros chocaron el viernes con el ejército y la policía, con saldo de nueve muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que elevó a 23 el saldo de víctimas desde el estallido de la crisis.

El domingo, no obstante, el gobierno y la policía aseguraron que estaba «disminuyendo» la intensidad de las protestas en esa región afín a Morales.

Pero los cortes de rutas por las manifestaciones en varias regiones han comenzado a generar desabastecimiento de comestibles y combustible en La Paz.

El gobierno envió en respuesta 60 toneladas de carne y pollo a la ciudad y busca dialogar con quienes bloquean la vía que une La Paz con una importante refinería.

Además, para poner más presión, seis sindicatos cocaleros del Chapare, feudo de Morales en Cochabamba, exigieron la noche del sábado «la renuncia de la autoproclamada» Áñez «en un plazo de 48 horas» y pidieron al Legislativo aprobar una ley «que garantice las elecciones nacionales en un plazo de 90 días».

Polémico decreto

Desde su exilio en México, Morales usa constantemente Twitter para pronunciarse sobre lo que ocurre en su país y el domingo escribió que las «FFAA no están exentas de su responsabilidad», al denunciar «delitos de lesa humanidad» que «no deben quedar en la impunidad» y que considera se han cometido en la represión de las protestas.

Morales ha hecho varias veces referencia en sus tuits a un polémico decreto del gobierno interino, divulgado extraoficialmente el sábado, que exime de responsabilidades penales a las Fuerzas Armadas en la conservación del orden público y que fue considerado «grave» por la CIDH.

Aunque el ministro de la presidencia, Jerjes Justiniano, defendió el decreto el fin de semana y aseguró que «no es una licencia para matar».


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/mundo/en-bolivia-no-cesan-las-protestas-pero-surgen-iniciativas-de-dialogo/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments