EEUU conmemora el fin de la esclavitud en medio de tensiones por el racismo

Las conmemoraciones adquieren un carácter especial este año, tras la oleada de manifestaciones provocadas por los asesinatos de George Floyd y Rayshard Brooks a manos de policías blancos.

Violencia policial, racismo cotidiano, pasado segregacionista: Estados Unidos conmemora este viernes la abolición de la esclavitud en medio de tensiones y la conciencia de la persistente discriminación que sufre la comunidad negra.

Miles de personas asisten a múltiples protestas desde Nueva York a Los Ángeles para marcar el 155 aniversario del «Juneteenth» (contracción de junio y 19 en inglés), el día en 1865 cuando los esclavos de Galveston, Texas, se enteraron de que finalmente eran libres.

El viernes por la mañana, varias calles en el centro de Washington estaban cerradas al tráfico, y se desplegó una fuerte presencia policial cerca de la Casa Blanca, en la recién bautizada Black Lives Matter Plaza (Plaza de las Vidas Negras Importan), adonde los manifestantes tenían programado converger durante el día, constataron periodistas de la AFP.

Las conmemoraciones adquieren un carácter especial este año, después de que varias tragedias han llevado al país a reflexionar sobre el racismo que ha marcado su pasado y aún impregna la sociedad.

George Floyd, un afroestadounidense de 46 años, fue asfixiado por un oficial de policía blanco cuando fue arrestado en Minneapolis el 25 de mayo. Sucumbió después de permanecer más de ocho minutos bajo las rodillas de Derek Chauvin, a quien antes de morir repitió una y otra vez «No puedo respirar».

La difusión de la escena, filmada por transeúntes, provocó una onda expansiva en el país y multitudinarias manifestaciones, a veces marcadas por actos de violencia y saqueos, para denunciar las injusticias raciales.

«La triste verdad es que este no es un caso único», dijo el hermano de George Floyd, Philonise, en una reunión sobre racismo en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra.

«La forma en que mi hermano fue torturado y asesinado frente a una cámara es la forma en que la policía trata a los negros en Estados Unidos».

Otro suceso en Atlanta atizó el enojo: el 12 de junio, un oficial de policía blanco mató de dos balazos en la espalda a Rayshard Brooks, un afroestadounidense que intentaba escapar de un arresto por ebriedad.

Como en Minneapolis, el oficial fue despedido de la fuerza y acusado de asesinato.

«Injusticia inimaginable»

El presidente Donald Trump denunció las muerte de George Floyd y Rayshard Brooks, pero con un fuerte discurso de «ley y orden» perdió la oportunidad de unificar a una nación dividida y, en cambio, persiguió a los manifestantes.

El multimillonario republicano, que busca la reelección en noviembre, echó incluso leña al fuego al programar un gran acto de campaña el mismo día del «Juneteenth» en Tulsa, Oklahoma, una ciudad que sigue atormentada por los recuerdos de uno de los peores disturbios raciales de la historia. Allí, hasta 300 estadounidenses negros fueron masacrados por una multitud blanca en 1921.

Muchos denunciaron la elección de fecha y lugar como una provocación, lo que obligó a Trump a posponer el acto para el día siguiente. Por temor a disturbios, Tulsa decretó un toque de queda desde el jueves por la noche hasta el sábado por la mañana, y luego en la noche de sábado a domingo en el perímetro donde el presidente pronunciará su discurso.

En ocasión de «Juneteenth», Trump emitió el viernes un mensaje dirigido a la comunidad negra estadounidense, denunciando «la injusticia inimaginable de la esclavitud».

Las manifestaciones de las últimas semanas han llevado a los estadounidenses a sumergirse en la historia de un país que ha sido desgarrado por el tema de la esclavitud, un sistema que aseguró su desarrollo económico.

Una y otra vez se han multiplicado los llamados a retirar monumentos en honor de los generales y funcionarios confederados proesclavistas durante la Guerra Civil (1861-1865), que pululan en el sur del país, y algunos fueron violentamente destruidos.

El campeonato automovilístico de Nascar prohibió las banderas confederadas en sus circuitos, a menudo agitadas por multitudes en el sur, donde este emblema es muy popular.

Y la presidenta de la Cámara de Representantes y líder de la oposición demócrata en el Congreso, Nancy Pelosi, ordenó el jueves el retiro de los retratos de cuatro expresidentes de la Cámara baja que cerraron filas junto a los confederados.

Varias grandes empresas, como Nike y Twitter, dieron a sus empleados un día libre el viernes para conmemorar el «Juneteenth».

A pesar de los avances logrados por el movimiento de derechos civiles en los años 1950 y 1960, la minoría negra en Estados Unidos (13% de la población) es la gran olvidada. Más pobre, más aquejada de problemas de salud, está subrepresentada a nivel político y es mayoritariamente parte de la población carcelaria.

La crisis del coronavirus ha acentuado aún más estos males: la tasa de desempleo de los estadounidenses negros ha estallado con la paralización de la economía ordenada para evitar los contagios y, al ocupar muchos trabajos considerados esenciales, están más expuestos a la COVID-19 que el resto.

por Cyril Julien con Laurent Banguet en Tulsa

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments