Mundo

Ecuador amplía estado de excepción y militares dicen que la democracia está en «serio riesgo»

La tensión política en Ecuador llega a niveles extremos a nueve días de manifestaciones antigubernamentles a las cuales el presidente Guillermo Lasso ha respondido extendiendo el “estado de excepción” a seis provincias y el ministro de Defensa, Luis Lara, en nombre de las Fuerzas Armadas, dijo que la democracia está en “serio riesgo”.

Quito, Ecuador

Las protestas de indígenas de Ecuador contra el gobierno, que suman ya nueve días con bloqueo de carreteras, ponen en «serio riesgo» la democracia del país, expresó el martes el ministro de Defensa, Luis Lara, quien habló también en representación de las Fuerzas Armadas.

«La democracia del Ecuador está en serio riesgo ante la acción concertada de personas exaltadas que impiden la libre circulación de la mayoría de los ecuatorianos», dijo el funcionario en declaraciones en las que apareció flanqueado por los jefes del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea.

Lara dijo desde la sede del Ministerio de Defensa, en Quito, que «las Fuerzas Armadas no permitirán que se intente romper el orden constitucional o cualquier acción contra la democracia y de las leyes de la república».

El lunes, miles de indígenas llegaron a la capital ecuatoriana en el marco de sus protestas por tiempo indefinido que iniciaron hace nueve días contra el gobierno del presidente conservador, Guillermo Lasso, al que reclaman una reducción del precio de los combustibles.

Para dialogar, el movimiento -que participó en revueltas que derrocaron a tres mandatarios entre 1997 y 2005- condiciona a Lasso que atienda un pliego de 10 puntos como el fijar el precio del galón de diésel en 1,50 dólares y el de la gasolina corriente en 2,10 dólares.

En casi un año, el diésel subió un 90% (a 1,90 dólares) y la gasolina en 46% (a 2,55). Desde octubre pasado los precios están congelados por la presión social.

El presidente conservador Guillermo Lasso, quien declaró la medida desde el sábado para las provincias de Pichincha (cuya capital es Quito), Cotopaxi e Imbabura, la extendió para Chimborazo, Tungurahua y Pastaza, señaló la casa de gobierno a través de su secretaría de Comunicación.

«Con esta decisión se precautela el bienestar de la ciudadanía frente a la violencia. A la vez se tutelan los derechos de quienes se manifiesten pacíficamente», agregó.

La opositora y mayoritaria Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) realiza desde hace una semana protestas con bloqueo de carreteras y manifestaciones en ciudades en demanda de una reducción de precios de combustibles.

Las manifestaciones han derivado en choques con la fuerza pública, dejando 63 agentes heridos y otros 21 retenidos y liberados, según la Policía.

La Alianza de Organizaciones por los Derechos Humanos reportó a su vez 79 detenidos y 55 civiles heridos.

Suscríbase al boletín

Ir al contenido