Mundo

Derecha en Colombia rechaza planes de paz de Petro

Pese a la disposición de las diferentes partes a acceder a las negociaciones para alcanzar la “paz verdadera y definitiva” en Colombia, que ha propuesto el nuevo gobierno de Petro, la fracción de derecha en el Congreso le ha anunciado su oposición radical.

Bogotá, Colombia

El principal partido de la derecha en Colombia, Centro Democrático, expresó este lunes su rechazo a los planes del nuevo presidente de izquierda Gustavo Petro para extinguir el conflicto interno mediante negociaciones con los grupos armados.

«El gobierno busca negociar con mafiosos y corruptos y punto. Nos opondremos con determinación», reclamó la senadora María Fernanda Cabal durante la primera declaración del partido tras la posesión de Petro.

En su discurso de investidura el domingo, Petro se comprometió a alcanzar la «paz verdadera y definitiva» tras la negociación que condujo al desarme de la guerrilla de las FARC en 2017.

El mandatario, que cuenta con mayorías en el Congreso, anunció que retomará los diálogos de paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), última guerrilla reconocida del país.

Asimismo, ha anticipado un plan para el «desmantelamiento pacífico» de las bandas armadas del narcotráfico a cambio de beneficios judiciales que no ha especificado.

El ELN, así como el mayor grupo de disidentes de las FARC en haberse apartado del pacto de paz y el Clan del Golfo- principal brazo armado del narco- han acogido su propuesta de diálogo. Las dos últimas organizaciones han planteado incluso por separado un alto al fuego.

«Se engaña el nuevo gobierno si piensa que se puede negociar con el crimen. Porque a 153 dólares el gramo de cocaína en las calles de Estados Unidos, por el acogimiento de un capo (a la justicia) nacerán dos nuevas cabezas», señaló Cabal.

Aunque el acuerdo de paz con las FARC mermó la violencia política, estos grupos armados se han expandido en zonas remotas donde aprovechan las rentas de la cocaína y la minería ilegal ante la debilidad del Estado.

El domingo Petro también llamó a «una nueva convención internacional que acepte que la guerra contra las drogas ha fracasado», proponiendo un enfoque diferente de la persecución que se concentre en una «prevención fuerte» del consumo.

«Creo que lo que el presidente (Petro) quiere hacer es tener paz. Es el mismo interés de Estados Unidos. Ese es el espacio común para tener un conversación abierta y honesta», dijo el legislador demócrata Gregory Meeks quien integra la delegación estadounidense que asistió el domingo a la investidura del mandatario.

En la mañana, el expresidente Álvaro Uribe (2002-2010), máximo líder del Centro Democrático, publicó en Twitter un documento sentando posición frente al nuevo gobierno.

«La legalización (de las drogas) o la permisividad agudizan los problemas», expresó el exmandatario.

Suscríbase al boletín

Ir al contenido