Centroamérica

Rechazan excarcelamiento de expresidente guatemalteco temeroso de covid-19

El exmilitar Otto Pérez pretendía que se le concediera arresto domiciliario, a pesar de que se mantiene en un hospital militar tras una operación reciente.

Un juez guatemalteco rechazó este martes la petición del expresidente Otto Pérez (2012-2015) de salir de prisión y cumplir arresto domiciliario por temor al contagio del nuevo coronavirus a raíz de sus problemas cardíacos.

El juez Miguel Ángel Gálvez desestimó en una audiencia la petición de Pérez, procesado por varios casos de corrupción, al considerar que el exgobernante está recluido en el hospital del Ejército, en el norte de la capital, donde no existe riesgo de hacinamiento.

Pérez, un general retirado de 69 años, criticó la resolución judicial ante la prensa, alegando que su petición no estaba relacionada con el hacinamiento sino con el hecho de que forma parte de la población vulnerable ante el coronavirus, debido a su edad avanzada y a que padece una cardiopatía.

«Entre los grupos vulnerables (al coronavirus) están hablando de personas mayores de 60 años, y además de eso que hayan tenido una afección cardíaca, especialmente una cardiopatía, que es justamente lo que yo tengo», expresó Pérez, visiblemente molesto.

Por esa afección, el exmandatario ha buscado en varias ocasiones cumplir el arresto preventivo en su domicilio al temer una muerte súbita, pero no ha tenido éxito.

Pérez llegó a la presidencia en enero de 2012 bajo la promesa de enfrentar con «mano dura» la delincuencia y la corrupción, pero en septiembre de 2015, cuatro meses antes de dejar el cargo, renunció acorralado por una acusación de liderar una red de sobornos en las aduanas nacionales.

Tras la renuncia de Pérez, Gálvez ordenó que el expresidente permaneciera en prisión preventiva en una cárcel que funciona en un cuartel militar de la capital, pero el fraude no ha llegado a juicio por varios recursos presentados durante el proceso.

Actualmente, Pérez, que ha sido involucrado en otros casos de corrupción, pasa los días en el hospital militar tras una reciente cirugía de remoción de vesícula.

Ir al contenido