Mundo

Cacique brasileño Aritana, defensor de la Amazonía, falleció por COVID-19

Más de 630 indígenas han fallecido y otros 22.000 están contagiados en Brasil, según la Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil (APIB), que acusa al gobierno de Jair Bolsonaro de omisión frente a la pandemia. 

El cacique Aritana Yawalapiti, uno de los líderes indígenas más influyentes de Brasil por su lucha para preservar la Amazonía, falleció este miércoles tras haberse contagiado de coronavirus.

«Está confirmada su muerte», dijo vía telefónica a la AFP Iano Yawalapiti, sobrino del septuagenario líder del Alto Xingú, en el estado Mato Grosso, centro-oeste.

Aritana, de 71 años y que padecía hipertensión, falleció en una unidad de cuidados intensivos del hospital San Francisco de Asís en Goiania, capital del estado Goiás, donde había sido internado el 22 de julio tras sufrir severas complicaciones respiratorias.

«Era un gran defensor de la lucha por la preservación y perpetuación de la cultura de su pueblo para las nuevas generaciones y constantemente denunció los efectos de la deforestación», expresó su familia en un comunicado divulgado por la ONG Una gota en el Océano.

Aritana tuvo que salir de su aldea Yawalapati, en el corazón del territorio Xingú, para ser atendido primero en un hospital de Canarana, estado Mato Grosso, donde le diagnosticaron el coronavirus hace dos semanas y detectaron que uno de sus pulmones estaba seriamente comprometido.

Debido a la gravedad de su estado de salud, el cacique fue transferido a Goiania, en un viaje de nueve horas en auto y asistido con tanques de oxigeno.

«No se si su cuerpo será traído para aquí», a la aldea, dijo su sobrino Iano, sin dar mas detalles.

«Es un día oscuro, un día de duelo por la humanidad, otra figura inmensa de la lucha indígena se extingue con la desaparición del cacique Aritana (…) considerada como la más alta autoridad del Alto Xingú», lamentó la ONG francesa Planete Amazone en una nota.

Aritana era conocido mundialmente por su lucha para proteger el territorio Xingú, una reserva de 26.000 km² donde residen 16 pueblos ingígenas, amenazados por la minería y tala ilegal, así como por las invasiones.

Grupo vulnerable

Las comunidades indígenas, históricamente diezmadas por enfermedades traídas de Europa, tienen baja inmunidad a los virus llegados del exterior.

Más de 630 indígenas han fallecido y otros 22.000 están contagiados en Brasil, según el balance más reciente de la Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil (APIB), que acusa al gobierno de Jair Bolsonaro de omisión frente a la pandemia.

El mandatario ha generado una polarización en Brasil por minimizar la covid-19 como una «gripecita», pese a que la pandemia ya se ha cobrado más de 95.000 vidas en el país.

Un hermano y una sobrina del cacique Aritana también fallecieron por el coronavirus, refirió su hijo Tapí hace un par de semanas a la AFP.

Tras la muerte de sus familiares, Aritana había iniciado una campaña para recaudar fondos y llevar atención médica para esa tierra indígena, sin recursos ni medicamentos para atender a los pacientes más grave, contó Tapí.

El coronavirus se ha cobrado la vida de otros líderes indígenas como Paulinho Piakan en junio.

El pasado 25 de julio, el emblemático cacique Raoni Metuktire recibió el alta médica tras permanecer internado en un hosptial por un quebranto de salud (sin relación con la covid-19), luego de la muerte por derrame cerebral de su esposa Bekwyjka, su compañera durante 60 años, el 23 de junio.

por Valeria Pacheco

Ir al contenido