«América Latina vivirá más de una década pérdida», afirma CEPAL

Según un estudio sobre el impacto de la COVID-19, el PIB per cápita retrocederá 10 años y los niveles de pobreza 14 años.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) aseguró este jueves que la región perderá más de una década de resultados en economía, salud y logros sociales a causa de la pandemia por COVID-19.

La secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, afirmó que la caída es irreversible, pero que se debe pensar primero en las medidas de salud para poder recuperarse.

«Estamos ante más de una década perdida. Al final del 2020 el nivel de PIB per cápita retrocederá 10 años y los niveles de pobreza 14 años. No hay apertura económica posible sin que la curva de contagios haya sido controlada y no hay una reactivación sin medidas», dijo.

Bárcena considera que esta es la peor crisis que vive América Latina en un siglo, dados los números totales de pobreza, desempleo, y caídas económicas que enfrenta la región.

«El PIB caerá un -9.1%, la pobreza alcanzará un 37.3% de la población, con 231 millones de pobres y 98 millones en pobreza extrema, con una desocupación del 13.5%, es decir, 44 millones de desempleados. Las exportaciones también caerán un -23% y la desigualdad crecerá entre un 1% y un 8%», detalló.

Ante consulta de UNIVERSIDAD, la secretaria de CEPAL aseguró que uno de los mayores retos para la región será la informalidad, ya que, ante estas cifras, muchas personas dejan sus trabajos e ingresan a este sector de la economía.

«El sector informal es muy grande, con 158 millones de trabajadores, es decir, un 54% del total de ocupados. Solo el 26% de los trabajadores pueden realmente hacer teletrabajo, porque no tienen acceso a Internet. Cuando se dé la reapertura va a aumentar la informalidad y, como no hay registro, es más difícil ayudarles con medidas sociales», explicó Bárcena.

Ante esta realidad, la CEPAL propuso cinco posibles soluciones: un ingreso básico de emergencia por 6 meses a toda la población en pobreza, complementado por un bono contra el hambre en toda la población en extrema pobreza; políticas sociales universales progresivas y distributivas; ampliación de plazos y periodos de gracia en los créditos a Mypymes; políticas fiscales y monetarias expansivas; así como el acceso a financiamiento en condición favorable.

«No se puede hablar de reactivación mientras no se controle la pandemia. Tenemos que repensar el futuro, lograr que nuestras sociedades absorban la necesidad de tener un acceso universal de la salud y hay que invertir en capacidades de infraestructura y humanas», dijo Bárcena.

OPS pide una inversión en salud del 6% del PIB

Por su parte, la directora general de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa Etienne, aseguró que América Latina cumple ya tres meses notificando las mayores cantidades de contagios por COVID-19 en el mundo.

«Esto es una tragedia. Nos enfrentamos a un desafío sin precedentes y necesitamos un financiamiento sólido en salud que nos ayuden a superar la crisis y recuperarnos. La salud no es un privilegio ni un bien básico, es un principio fundamental, de ella dependen nuestras economías», afirmó.

Ante esto, la directora de la OPS pidió a los Gobiernos aumentar las inversiones en salud, para poder proteger a más personas y que futuras pandemias golpeen con menos fuerza.

«Todos los países deben invertir al menos un 6% del PIB para fortalecer los sistemas de salud. Esto es lo correcto, lo humano y es lo único que podemos hacer para recuperarnos», finalizó Etienne.

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments