Alemania logra formar gobierno

La canciller Ángela Merkel concretó acuerdo con el Partido Social Demócrata, que renunciaría a ser oposición.

La Unión Demócrata Cristiana (CDU) de la canciller Ángela Merkel y el Partido Social Demócrata (SPD) llegaron a un entendimiento para formar gobierno, tras más de cien días de negociación.

De acuerdo con información divulgada por el semanario Der Spiegel y posteriormente por el medio internacional estatal Deutsche Welle, Martin Schulz, líder del SPD y excandidato a la Cancillería, ocupará el puesto de ministro de Exteriores y dejará su papel como líder del partido en el Bundestag, el parlamento alemán.

El SPD también asumiría ministerios como el de Trabajo o el de Finanazas. En la coalición de gobierno también participa la Unión Social Cristiana (CSU), partido más a la derecha que el CDU de Merkel y que también ocupará ministerios como el de Interior.

SISTEMA PARLAMENTARIO

El acuerdo ha tomado 136 días de negociaciones, tras las elecciones de setiembre 2017. En esos comicios, el CDU de Merkel logró 246 escaños del parlamento, insuficientes para alcanzar la mayoría necesaria para gobernar.

En el sistema parlamentario, los electores votan por la representación de los partidos en el parlamento, donde se requiere una mayoría absoluta para formar gobierno. Es decir, el pueblo vota por los parlamentarios, quienes deben ponerse de acuerdo para elegir al Canciller, o jefe de gobierno.

Cuando la voluntad del electorado no deviene en una mayoría necesaria para que un partido pueda gobernar sólo, como es el caso del CDU de Merkel, se debe negociar con otros partidos para formar un gobierno de coalición y así lograr los votos necesarios.

En las elecciones de setiembre Schulz y el SPD se colocaron como la segunda fuerza más votada, pero en el contexto inmediato a los comicios Schulz expresó que el SPD se mantendría en oposición y no participaría de una coalición, como si lo hizo en legislaturas anteriores.

La tercera fuerza más votada fue el partido ultra derechista Alternativa por Alemania (AfD), lo cual complicó las negociaciones de Merkel, pues ni ella ni nadie ve como opción válida pactar con ese partido.

Así, la primera opción para Merkel fue formar la llamada coalición Jamaica, con los partidos Liberal y los Verdes, así denominada por los colores identificados con cada uno de esos partidos, coincidentes con la bandera de la nación caribeña.

Sin embargo esa opción no se concretó, entre otras razones porque no hay suficientes puntos de encuentro entre el CDU y los Verdes.

La frustración de Merkel la llevó a plantear la posibilidad de convocar de nuevo a elecciones, pero a mediados de enero en un dramático congreso extraordinario, el SPD decidió entrar en negociaciones con la Canciller.

0 comments