Elecciones en Europa:

Alemania e Italia enfrentan dificultades para formar gobierno

Con sus principales partidos debilitados y el proyecto de integración cada vez más cuestionado por los ciudadanos europeos

Con sus principales partidos debilitados y el proyecto de integración cada vez más cuestionado por los ciudadanos europeos, el pasado domingo Alemania e Italia vivieron renovados esfuerzos para formar gobierno.

Italia


El líder del Movimiento Cinco Estrellas (M5S) de Italia, Luigi Di Maio recibió flores de sus partidarios en su casa, luego de las elecciones generales en Italia.

En Italia se realizaron elecciones parlamentarias que confirmaron los peores temores de los líderes europeos: ningún partido o coalición de partidos logró el 40% necesario para alcanzar una mayoría que permita formar gobierno.

Una coalición de derecha, integrada por tres partidos –la Liga, Fuerza Italia y Hermanos de Italia–, suma alrededor de 37% de los votos, cuando todavía no se ha terminado el conteo. Sin embargo, sorprendió el hecho de que el partido mayoritario de la derecha no fuera Fuerza Italia (14%), del exprimer ministro Silvio Berlusconi, sino la Liga (antigua Liga del Norte), de Matteo Salvini, que alcanzó poco más de 17%.

El Movimiento Cinco Estrellas (M5S), dirigido por Luigi di Maio, se confirmó como la primera fuerza política italiana, con 32% de los votos, pese a su mediocre desempeño en alcaldías como la de la capital, Roma.

Estos resultados causan desasosiego entre los líderes europeos, primero, porque hace prever un difícil proceso para la formación de gobierno. Para alcanzar los 316 diputados que se necesitan para la mayoría en el parlamento, el M5S tendría que aliarse con otros partidos, algo que hasta ahora ha rechazado.

Lo mismo ocurre con la coalición de derecha. Aunque los tres partidos fueron a las elecciones de forma separada, habían llegado a un acuerdo previo para apoyar al que lograra la mejor votación entre ellos. El favorito era el partido de Berlusconi, pero no ocurrió así. Fue Salvini y la Liga quienes lograron la mayor cantidad de votos.

Esta es otra razón por la que los dirigentes europeos están preocupados. Tanto Salvini como el M5S son críticos de la integración europea, de la moneda única y partidarios de una política migratoria más estricta. Además, aunque una alianza entre ambos parece del todo improbable, pues sus dirigentes la han rechazado, el panorama político después de las elecciones plantea no solo un escenario de ingobernabilidad parecido al de Alemania, sino también un eventual gobierno mucho más alejado de las instituciones europeas de Bruselas.

Ese desencanto en Italia con la integración europea fue explicado por Steven Forti, profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona e investigador del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidad Nueva de Lisboa, en un artículo publicado poco antes de las elecciones.

Forti señaló que “muchas son las incógnitas para un país que lleva estancado desde hace al menos una década y mira cada vez más con cierta nostalgia a los años de los Andreotti, Berlinguer y Craxi”.

Un reciente estudio del Instituto Nacional de Estadística (Istat), mostró “una realidad desoladora”: aunque el Producto interno Bruto (PIB) creció ligeramente el año pasado (1,6%), la tasa de ocupación en Italia, de solo 58%, sigue siendo la más baja de los países europeos. Desde 2008, dijo Forti, “han aumentado de manera exponencial las desigualdades; la precarización del trabajo está en sus máximos históricos –gracias, entre otras razones, a la reforma del trabajo hecha por el exprimer ministro Mateo Renzi, el Jobs Act–; el paro sigue por encima del 10%; la emigración juvenil es una sangría constante y la fractura entre el norte y el sur es cada vez más profunda”. Un estudio de la Asociación para el desarrollo de la industria en el Sur de Italia (Svimez), citado por Forti, muestra que el sur de Italia, la zona más pobre del país, ha crecido la mitad de lo que hizo Grecia entre 2000 y 2013. Cabe destacar que Grecia es el país que ha atravesado la crisis económica más profunda en la Unión Europea  en esos años.

Renzi se corrió a la derecha durante su mandato, al que llegó como representante de la izquierda. El resultado en las urnas (18,7%), el peor de su historia, lo obligó a renunciar el mismo lunes a la dirección de su partido, el Demócrata (PD).

Lo cierto es que los italianos, convocados a elegir los 630 miembros de la cámara de diputados y los 315 del senado, no otorgaron una mayoría clara a ningún sector, lo cual sume al país en un escenario de incertidumbre que todos los analistas destacan, cuando todavía faltaban algunas urnas que contar.

Alemania

Para Alemania no se trataba de nuevas elecciones, sino de conocer el resultado de la consulta entre los socialdemócratas sobre un renovado programa de cogobierno con los conservadores demócrata cristianos.

Habían transcurridos seis meses desde las elecciones del año pasado, en las que el partido de la canciller Angela Merkel (CDU), y su aliado bávaro (CSU), vieron reducirse su bancada de 309 a 246 parlamentarios, mientras el socialdemócrata (SPD) sufría la mayor debacle de su historia, al pasar de 193 a 153, apenas por encima del 20% del total de votos emitidos.

Después de haber aprobado drásticas reformas laborales en el 2003, durante el gobierno de Gerhard Schroeder, los socialdemócratas perdieron apoyo político en cada elección. Luego de dos períodos gobernando como socios minoritarios de los conservadores de Merkel, crecieron las presiones entre sus militantes, sobre todo de la juventud del partido, para que pasaran, esta vez, a la oposición. Pero el SPD resistió solo seis meses a esa idea. Ante la realidad de que o se sumaba nuevamente a los demócrata cristianos como socios minoritarios o tendrían que ir a nuevas elecciones, con malas perspectivas para el partido, cedieron.

En febrero llegaron a un acuerdo programático para un nuevo gobierno de coalición que fue sometido a votación de los militantes. El resultado de esa consulta se conoció el domingo y fue favorable a integrar un nuevo gobierno de coalición con el apoyo de cerca de dos tercios de los votos.

Es un acuerdo que no parece satisfacer a nadie. El diario Bild, el más leído de Alemania, tituló: “la Canciller regala el gobierno a los socialdemócratas para mantenerse en el poder”, al conocerse el acuerdo con los socialdemócratas en febrero pasado.

Merkel tuvo que ceder la cartera de Hacienda –que controla los impuestos y los gastos estatales– a los socialdemócratas y la del Interior –que controla el tema de las migraciones– a sus socios bávaros, partidarios de imponer límites a esas migraciones.

En todo caso, el documento de acuerdo intentaba hablar con un tono optimista, con el título de “Un nuevo comienzo para Europa” para su primer capítulo.

Las negociaciones entre los partidos fueron particularmente duras en materia laboral y sobre el sistema público de salud. Finalmente, este texto recoge, en 177 páginas, un programa con inversiones millonarias en educación y vivienda y da garantías de estabilidad para las pensiones.

Para Fabian von der Mark, de la emisora alemana DW, fue la jefa de fracción socialdemócrata Andrea Nahles la que salvó el acuerdo con los conservadores. Nahles fue ministra de trabajo durante el anterior gobierno de coalición. “Ella fue quizá la ministra del SPD más eficiente”, dijo von der Mark. Además, añadió que “el salario mínimo es uno de sus grandes logros. En el próximo periodo legislativo, se intentarán abordar ciertos temas: un sistema sanitario justo, acabar con los contratos laborales temporales o implementar una política de refugiados justa”. Contratos laborales temporales, que fueron obra de su mismo partido durante el gobierno Schoreder, parecen ser uno de los factores decisivos para la pérdida de apoyo del partido.

El líder de la juventud del SPD, Kevin Kühnert, estimó que el SPD podría renovarse mejor desde la oposición, pero perdió el debate interno. Habrá que ver si eso será suficiente para dar estabilidad al nuevo gobierno que se instalará el 14 de marzo próximo en Berlín y si, con eso, Alemania podrá seguir siendo la locomotora de una Unión Europea a la que le cuesta cada vez más avanzar hacia alguna estación.


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/mundo/alemania-e-italia-enfrentan-dificultades-formar-gobierno/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments