Investigación

La pregunta pendiente: ¿planeaba el BCR usar cemento chino en el proyecto San José-San Ramón?

UNIVERSIDAD consultó con Pedro Pablo Quirós, ingeniero a cargo del fideicomiso que ampliará la carretera a San Ramón.

Hubo una pregunta que sobresalió entre las que quedaron en el aire en la sesión nocturna de este martes de la comisión legislativa que investiga los créditos del Banco de Costa Rica al empresario importador de cemento chino: ¿se planeaba usar este producto para el proyecto de ampliación de la carretera San José-San Ramón estipulado en un empréstito controlado por este mismo banco?

La pregunta mencionada por la diputada Epsy Campbell (PAC) no se contestó ahí. La presidenta del BCR, Mónica Segnini, solo respondió que el proyecto aún es objeto de análisis en la Contraloría General de la República (GCR).

La sospecha de Campbell sobrevino después de que el diputado Ronny Monge, presidente de la comisión investigadora, mencionara (sin pruebas) un supuesto vínculo familiar entre el importador de cemento chino, Juan Carlos Bolaños Rojas, y el ingeniero a cargo del fideicomiso para la ampliación de la carretera a San Ramón, Pedro Pablo Quirós.

Quirós fue contratado en febrero por decisión directa del gerente general Mario Barrenechea, suspendido temporalmente mientras se investiga si incurrió en irregularidades en la gestión de dos créditos por $30 millones a la empresa de Bolaños Rojas para importar cemento de China.

El vínculo familiar, sin embargo no está probado de momento. Tampoco hay prueba alguna de que el proyecto a cargo de Quirós se estuviera planteando para ser construido con cemento importado por Bolaños, aunque no se descarta esa posibilidad o la opción legítima de que el empresario mediante sus empresas constructoras.

Esto lo explicó el ingeniero Quirós la semana pasada a UNIVERSIDAD, cuando se le consultó de manera específica por plan alguno de utilizar cemento chino el proyecto a su cargo.

“¡No, jamás! Uno abre las puertas para el uso de una funcionalidad y que los oferentes propongan lo que es más conveniente para el país. Hay muchos desarrollos en que la gente lo que ve es solo lo de arriba, pero hay muchos asfaltos y concretos. A mí me daría pena que se tergiverse hacia un determinado tipo de cemento. Eso sería como tener esto medio arreglado y no me gusta ni siquiera la sugerencia. Mientras yo esté aquí, no me presto para eso”, respondió Quirós, quien fungió como presidente del Instituto Costarricense de Electricidd (ICE) durante el gobierno de Óscar Arias, entre 2006 y 2010.

Quirós sí dejó abierta la puerta a la opción de que el proyecto de 60 kilómetros, o parte de este, se construya con una superficie de cemento. “Podría ser, dependiendo de los criterios para adjudicar. No son solo nuestros criterios; está también Conavi (Consejo Nacional de Vialidad) y pediríamos apoyo de Lananme y el Colegio de Ingenieros”, contestó el asesor especial.

Consultado en concreto sobre relación alguna con Bolaños, admitió que lo conoce. Su explicación es que ambos son oriundos del cantón de Grecia. No mencionó relación alguna consanguínea. Una consulta en el Registro Civil tampoco deparó vínculos hasta segundo grado.

Quirós aseguró que el proyecto de fideicomiso se mantiene firme a pesar de los cuestionamientos sobre los créditos al importador de cemento chino, del conflicto en el seno de la junta directiva y de la suspensión temporal de Barrenechea.

El proyecto está previsto para un costo aproximado de $600 millones y todo el control lo tendría el BCR, entidad que se encargaría de la estructuración financiera y de adjudicar los diseños y las obras.

Otro proyecto en el que se podría utilizar cemento chino es la ampliación de la ruta 32, financiada por China, según el diputado Luis Vásquez, uno de los legisladores que defiende las operaciones de Juan Carlos Bolaños. Este mismo diputado hizo la solicitud de usar el cemento chino al embajador de ese país, Song Yanbin, en una reunión en junio de 2016.

Suscríbase al boletín

Ir al contenido