Internacionales

«Para reabrir escuelas hay que tener la transmisión de COVID-19 bajo control», afirma OMS

Experta de la organización recuerda que los centros son parte de las comunidades, por lo que deben tomarse medidas globales antes del regreso presencial a clases.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) hizo un llamado para que la reapertura de escuelas sea un proceso unificado con otras medidas en las comunidades y que no sean vistas como lugares aislados.

La doctora Maria van Kerkhove, líder técnica de COVID-19 en la organización, aseguró que es fundamental tener controlada la transmisión del virus antes de pensar en un regreso presencial de las clases.

«Es vital que entendamos que las escuelas no operan en aislamiento; las escuelas son parte de las comunidades, por eso es muy importante que cuando consideremos abrir las escuelas tengamos la transmisión bajo control en esas localidades», dijo.

Según van Kerkhove, los centros educativos son muy distintos entre sí, por lo cual no existe una estrategia unificada para implementar la vuelta a las aulas. Eso sí, cada uno debe «revisarse a sí mismo».

«Pueden haber diferencias entre la forma en que los edificios se ven, el número de horas que pasan allí los niños, el tipo de ventilación que tienen. Por eso queremos que los centros verifiquen si pueden aplicar las medidas de salud pública necesarias, como la distancia física de al menos un metro entre cada persona, asegurarse de que haya métodos de higiene de manos o de aplicación de alcohol en gel en los salones», detalló.

La experta resaltó la necesidad de contar con un plan en caso de que se presente un caso positivo de COVID-19 entre los estudiantes o profesores, para que se pueda detectar rápidamente y que se dé una buena comunicación con la comunidad educativa sobre lo que ocurre.

«Cómo serán las escuelas dependerá de las decisiones que tomemos en el sistema educativo, pero lo que es realmente importante para todos los estudiantes, sin importar su edad, es practicar la distancia física, lavarse las manos regularmente, que tengan buena información y que puedan preguntar a un adulto de confianza sus dudas sobre el virus», afirmó.

Impacto del virus en la educación 

Según la Organización de Naciones Unidas (ONU), la pandemia de COVID-19 ha afectado a cerca de 1.600 millones de estudiantes en todo el mundo, tanto en temas educativos como de nutrición e igualdad de género.

“Las decisiones que los gobiernos y los asociados tomen ahora tendrán un efecto duradero en cientos de millones de jóvenes, así como en las perspectivas de desarrollo de los países durante decenios. Las proyecciones indican que casi 24 millones de estudiantes, desde primaria hasta universidad, podrían abandonar las clases a causa del impacto económico de la crisis sanitaria”, dijo el secretario general, António Guterres.

Según UNICEF, 463 millones de niños en edad escolar alrededor del mundo no pueden ser alcanzados por medios a distancia o internet, debido a la falta de acceso a tecnología desde sus hogares o porque no fueron considerados entre las políticas educativas adoptadas. De estos, tres de cada cuatro provienen de zonas rurales o viven en hogares pobres.

En nuestro país, según los reportes del Ministerio de Educación, casi 90 mil estudiantes no se han reportado con sus docentes desde el inicio de las clases virtuales, lo que significa alrededor de un 8.4% de exclusión educativa. Las lecciones se desarrollarán de esta forma hasta el final del año escolar.

Ir al contenido