Universitarias Estudiantes de Farmacia de la UCR

Inventan enjuague que blanquea y regenera esmalte dental

Apati-Dent es el nombre del enjuague creado por cinco estudiantes de Farmacia mediante nanopartículas minerales.

Un enjuague bucal capaz de blanquear los dientes mientras regenera el esmalte dental; esa es la creación única en el mercado ideada por cinco estudiantes de la carrera de Farmacia de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Andrea Gómez, Karol Angulo, María Luisa Brenes, Susana Vásquez y Abigail Prado son las cinco estudiantes en cuestión, quienes decidieron unirse para crear un producto único e innovador para el curso Gestión de la Innovación, que imparte la carrera de Farmacia durante su quinto año de estudios.

[padding type=»medium_right»][quote_colored name=»» icon_quote=»no»]

Este curso contó este año con nueve productos innovadores más, entre los que se encontraron:

El innovador enjuague bucal fue creado en el marco del curso Gestión de la Innovación, que cursan la mayoría de estudiantes en el quinto año de la carrera de Farmacia.

[/quote_colored][/padding]

“Desde un inicio, nosotras queríamos hacer algo para el problema de las manchas de los dientes porque es algo muy frecuente en todas las personas, a las que nos vemos enfrentados todos los días”, comentó Andrea Gómez. “Actualmente, los métodos que existen para blanqueamiento de dientes son muy abrasivos y tienden a generar mucha sensibilidad”, agregó.

Debido a esto, las jóvenes se plantearon crear un producto dental que sirviera para blanquear los dientes sin dañar su esmalte o provocar todos estos problemas.

“Mediante investigaciones encontramos que existe un mineral de los dientes, que podíamos realizar una formulación con él y de esta forma ir regenerando lo que es el esmalte dental. A la vez, esto va a hacer que las manchas se vayan quitando, sin causar las molestias de sensibilidad que generan los blanqueamientos dentales realizados en clínicas odontológicas”, expresó la estudiante.

Así nació “Apati-Dent”: un prototipo de enjuague bucal creado con nanopartículas que poseen el principal componente mineral de los dientes, lo que permite regenerar el esmalte dental y blanquearlo con su uso prolongado.

Este uso de la nanotecnología es la principal ventaja del enjuague y lo que lo diferencia de los otros productos para el mismo fin que se encuentran actualmente en el mercado, y que se caracterizan muchas veces por ser abrasivos y ocasionar un desgaste en el esmalte con el fin de lograr el blanqueamiento.

De acuerdo con una investigación reciente de la UCR publicada en el 2017 y liderada por la Dra. Tatiana Vargas Koudriatseva de la Facultad de Odontología, excederse en dichos procedimientos puede provocar una disminución de las moléculas de fosfato y de carbonato, lo que aumentaría la porosidad de los prismas del esmalte y que las piezas sean más susceptibles al desgaste por la desmineralización causada.

¿Cómo funciona el enjuague?

Lo que sucede con nuestros dientes es que, a nivel microscópico, se van haciendo pequeñas ranuras que no son observables a simple vista, pero que ahí están. De estas ranuras se aprovechan las bacterias, se generan caries y se manchan los dientes.

Según las estudiantes, el principio activo de su enjuague Apati-Den se adhiere a esas sustancias, rellenan las ranuras y regenera el esmalte dental. “Eso genera que las manchas se vayan eliminando y lo bueno es que también se puede usar como método de prevención”, acotó Gómez.

La idea de este producto es que su uso sea diario, una vez al día, para que sus resultados se puedan observar más rápido. Sin embargo, el proceso de blanqueamiento sí es más largo que el de los tratamientos convencionales usados hoy en día, por lo que sí se requiere el uso constante del producto para comenzar a ver resultados aproximadamente en un mes desde su inicio.

“Con Apati-Dent una persona puede conseguir el blanqueamiento deseado y después seguir utilizándolo cotidianamente sin ningún efecto negativo. Su formulación posee un componente natural del diente que hace esto posible”, señaló Susana Vásquez, otra de las integrantes, a la Oficina de Información de la UCR.

También, es importante recordar que Apati-Dent es apenas un prototipo; es decir, un producto que se encuentra en su etapa inicial y que todavía necesita ser sometido a diferentes procesos para estar listo para el mercado.

“Estamos trabajando en la optimización de este porque la idea es patentar lo que sería el producto y ojalá poder colocarlo en el mercado. Estamos en esa etapa de buscar inversionistas, escuchando ofertas y cosas así”, explicó la estudiante entrevistada por UNIVERSIDAD.

Además, las jóvenes deberán realizar pruebas in vivo (en personas) para determinar cuáles son los verdaderos alcances de su producto y exactamente en cuánto tiempo se pueden observar los primeros resultados.

A pesar de que la creación de este enjuague les tomó cerca de cuatro meses, como debían desarrollarlo para un curso, las estudiantes no contaron con el tiempo suficiente para realizar pruebas de su producto en una muestra de personas, únicamente en ellas mismas para comprobar que no causara ningún daño, por lo que esa sería la otra etapa a seguir.

10 productos innovadores

Además del enjuague bucal Apati-Dent, el curso Gestión de la Innovación de la carrera de Farmacia recogió otros nueve productos innovadores creados por estudiantes.

Por ejemplo, “Ecobubbles” es un innovador champú en polvo pensado para ser comercializado en empaques de papel, y que de esta forma sea menos contaminante con el ambiente.

Las estudiantes Graciela Campos, Katherine Chinchilla, Gabriela Padilla y Alejandra Jiménez son las encargadas de este producto, que pretende eliminar el plástico de un solo uso que actualmente es considerado como uno de los mayores contaminantes.

“Son microcápsulas de productos tensoactivos –acondicionadores, colorantes, perfumes– para producir un champú o acondicionador sin uso de botellas plásticas, sino en un sobrecito de papel, que, por esa propiedad de microcápsula, permite que se disuelva rápidamente y que se puedan personalizar, por ejemplo, con el aroma, color y producto que quiera, o si su pelo es negro, rubio, teñido, etcétera. Se pueden hacer combinaciones prácticamente infinitas”, explicó German Madrigal, profesor del curso en cuestión.

Entonces, los sobres de Ecobubbles se agregan en un recipiente con agua y ahí toman la consistencia de un champú, que puede ser aplicado después al cabello.

Otra de las creaciones fue una crema para después de afeitar llamada “Naem after-shave”, compuesta de nanopartículas de plata coloidal que realizan una triple acción: evitar el crecimiento de la barba, disminuir la inflamación y posibilidades de infección, y dar un efecto emoliente, suavizante de la piel.

Esta crema para afeitar está hecha a base de extractos naturales y nanopartículas de plata que, además, tienen un efecto bactericida.

De acuerdo con el profesor Madrigal, este curso es muy importante, ya que alimenta el sistema de proyectos de investigación, y de ahí salen asistentes y nuevos proyectos para emprendimientos. Además, los estudiantes adquieren experiencia para apoyar otras empresas o comenzar las propias.

“La idea es desarrollar al país y, obviamente, devolver productos de calidad, materia exportable y hacer al país más competitivo, dándole habilidades y herramientas a los estudiantes de farmacia que no pueden obtener fácilmente”, manifestó.

Andrea Gómez concordó con esto y con las grandes oportunidades de crecimiento que este curso presenta.

“Creo que este curso pone en práctica mucho de lo que se ve a lo largo de la carrera, porque se tienen que aplicar conceptos de otros cursos para poder lograr una fórmula y todo esto, pero a la vez usted está desarrollando; la idea está saliendo de usted. Me parece que es muy importante y una buena oportunidad, además de que es un reto y, al final, cuando ya se tiene el resultado y ve que su producto tiene potencial, es muy satisfactorio”, concluyó la estudiante.

 

Suscríbase al boletín

Ir al contenido