Universitarias

Estudiante de la UCR denuncia agresión xenófoba por parte de oficial de la Fuerza Pública

Juan Carlos Mejía presentó una denuncia en los Tribunales de Justicia de San José; alegó abuso de autoridad por parte de uno de los oficiales que lo detuvo el pasado 31 de agosto en el centro de San José.

Múltiples golpes en su abdomen, un puñetazo en su cara y una rodilla ejerciendo presión sobre su cuello son las agresiones que Juan Carlos Mejía, estudiante de la Sede del Pacífico de la Universidad de Costa Rica (UCR), denuncia haber sufrido por parte de un oficial de la Fuerza Pública.

Mejía explicó que mientras estaba detenido y esposado en la delegación de Ciruelas, en Alajuela, un oficial le propinó un puñetazo en el ojo izquierdo. Dijo que posteriormente, el mismo oficial lo lanzó al suelo y comenzó a darle patadas en sus costillas. Afirma que mientras lo golpeaba en el suelo, el oficial lo insultaba diciéndole «nica malparido».

El estudiante dijo que después de esto, mientras todavía seguía en el piso, el policía le hincó la rodilla en el cuello y empezó a ejercer presión con su cuerpo.

«Yo le dije que no estaba poniendo resistencia, él me dijo que si seguía hablando me iba a seguir ‘pichaseando’, y el otro policía me dijo que me callara o salado», explica Mejía en la denuncia interpuesta ante los Tribunales de Justicia de San José.

El estudiante explicó que él le decía al oficial que se quitara porque que no podía respirar, pero el policía seguía en la misma posición. Mejía afirma que los otros dos oficiales que se encontraban en la delegación presenciaron toda la agresión, pero no intervinieron para detener a su compañero.

«Esto siguió hasta que llegó otro oficial  y le dijo al policía que yo no tenía nada que ver con el asunto y que me dejara ir». Mejía sostiene que después de esto, el policía que se encontraba encima de él dejó de ejercer presión sobre su cuello y se levantó.

Mejía, de 28 años y origen nicaragüense, explicó que antes de la brutal agresión el oficial lo atacó con una serie de insultos xenófobos, después de pedir a los oficiales presentes en la delegación que se identificaran y que le explicaran por qué lo habían arrestado, ya que nunca le indicaron la razón de su detención.

El estudiante explicó que reside en Puntarenas, y que se encontraba visitando a su padre, que vive en San José. Contó que el pasado 31 de agosto se dirigía caminando por Barrio los Ángeles en el centro de la capital, camino hacia la parada de buses de Puntarenas en San José. Eran alrededor de las 8 pm, cuando dos oficiales de la Fuerza Pública lo detuvieron para pedirle documentos.

«Los oficiales estaban realizando un operativo, o algo así, en esa zona. Cuando paso por el lugar, de la nada me paran y me piden que les muestre mis documentos», dijo.

Mejía explicó que procedió a mostrarles su cédula de residencia, y que los policías comenzaron a examinarla. Pasado un rato, Mejía les preguntó que si iban a durar mucho, diciéndoles que ya se estaba haciendo tarde y que él necesitaba abordar el bus a Puntarenas.

«Cuando pregunté esto, uno de los oficiales me dijo que no me pusiera de malcriado, o si no me iban a llevar», explicó.

El estudiante dijo que se encontraba discutiendo con el oficial respecto a esto, cuestionando el hecho de que no podía detenerlo sin razón alguna y que él no había hecho nada, cuando el mismo oficial decidió arrestarlo y montarlo en la patrulla.

Mejía explicó que después de detenerlo, decidieron llevarlo a la delegación de Ciruelas, en Alajuela. Dijo que cuando llegaron al lugar empezó a pedirle a los oficiales que se identificaran, y que le explicaran por qué había sido detenido, pero estos se negaron a darle la información.

El estudiante explicó que le dijo a los oficiales que estaba en todo su derecho de pedirle sus datos, a lo que estos le contestaron que «igual que todos los nicas» además de decirle que «no se pusiera de malcriado».

Mejía mencionó que posterior a esto, le pidió a los policías que le devolvieran su bolso, ya que ahí tenía una computadora que le facilitó la universidad. Dijo que después de esta petición fue que se dio la agresión por parte del oficial, como se explica en la denuncia.

El estudiante dijo que después de esto le devolvieron sus pertenencias. Explicó que comenzó a sacar su computadora para examinar que estuviera bien, pero el oficial al que denuncia por agresión le dijo que «se pusiera a caminar si no quería que lo siguiera golpeando».

Afirma también que cuando lo dejaron ir, los oficiales no quisieron decirle dónde estaba.

«Fue hasta que salí y le pregunté a un oficial que se encontraba afuera, y me dijo que estaba en la delegación de Ciruelas». De acuerdo con el estudiante, en este momento eran alrededor de las 10:30 pm.

Mejía dijo que al salir se encontraba desorientado, y que caminó varios metros hasta que pidió un taxi para devolverse a San José, al apartamento de su padre.

El estudiante explicó que esa misma noche acudió a poner la denuncia contra el oficial en el los Tribunales de San José, en compañía de su padre. Dijo que después de esto lo enviaron al hospital Calderón Guardia para una revisión, y que al día siguiente lo enviaron a medicatura forense.

Mejía contó que la semana posterior al suceso estuvo bastante afectado, y que no pudo trasladarse a Puntarenas durante varios días debido a las heridas que sufrió. «Igual cuando vine a Puntarenas, estuve una semana sin poder hacer mis trabajos, porque no me sentía bien», explicó.

Para el momento de la entrevista con UNIVERSIDAD, Mejía dijo que no había recibido actualizaciones sobre el estado de la denuncia.

Esta es la denuncia presentada por el estudiante contra los oficiales de la Fuerza Pública.

Pronunciamiento de la FEUCR

 

La Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica (FEUCR) se pronunció con respecto a lo sucedido, condenando la violencia xenófoba ejercida por el oficial de la fuerza pública que sostiene la denuncia.

«Desde el Directorio de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa  Rica denunciamos el abuso de autoridad y los actos xenófobos y denigrantes utilizados por el personal de la fuerza pública.», cita el comunicado en referencia al caso.

Además de esto, en el comunicado dicen instar al Ministerio de Seguridad Pública a tomar las acciones disciplinarias correspondientes respecto de las personas implicadas en la denuncia judicial.

Se intentó consultar con el Ministerio de Seguridad Pública para saber si tenían conocimiento del caso, cuál era su postura al respecto y si alguna medida había sido tomada como respuesta a la denuncia. Sin embargo, al momento de la publicación de esta nota, no se obtuvo respuesta por parte de la institución.

De la misma forma, se contactó con Carlos Sandoval, Vicerrector de Vida Estudiantil de la UCR, para conocer la posición de la institución al respecto. Sandoval indicó a UNIVERSIDAD que procedería a hablar con el estudiante afectado para conocer más detalles de la denuncia; sin embargo, para el momento de esta publicación dijo no haber recibido respuesta al intentar contactarlo.

Ir al contenido