País

Empresario turístico busca, en tribunales, traerse abajo reglamento de protección del Refugio Ostional

La norma vigente, desde febrero, busca proteger a las tortugas marinas de la contaminación lumínica, así como la salud de los mantos acuíferos de las comunidades aledañas.

El Tribunal Contencioso Administrativo decidirá el futuro de un reglamento que establece limitaciones a las construcciones en la zona de amortiguamiento del Refugio Nacional de Vida Silvestre Ostional, luego de que un empresario local optara por esa vía para materializar su oposición. 

Tal como informó UNIVERSIDAD, desde noviembre pasado, el Reglamento para el otorgamiento de permisos de construcción en la zona de amortiguamiento del Refugio Nacional de Vida Silvestre Ostional establece limitaciones a las construcciones en una zona de hasta cinco kilómetros a partir de los límites del refugio. 

En esa oportunidad, se informó que la oposición al nuevo reglamento provenía de una asociación fundada y presidida por el exdiputado del extinto Movimiento Libertario, Otto Guevara, además del empresario hotelero y de bienes raíces Jeffrey Grosshandler, por entonces identificado como miembro de una cámara empresarial local. 

Ahora trasciende que la empresa JBR Capital Ventures, cuyo gerente es Grosshandler, contrató los servicios del exmagistrado Ernesto Jinesta para acudir, en abril, al Tribunal Contencioso Administrativo y habría pedido como medida cautelar que se suspenda la aplicación del reglamento.

Se contactó por escrito a Jinesta y se le planteó interrogantes sobre sus principales alegatos en contra del reglamento y si cuenta con estudios que nieguen el impacto de la luz artificial en playas de anidación de tortugas marinas. También se le preguntó sobre la contradicción que la posición de su empresa representada parece tener con la resolución de la Sala Constitucional 2018-018529, que él rubricó y que, entre otras cosas, anuló todas las viabilidades ambientales otorgadas por la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena) dentro del Parque Marino Las Baulas, así como en su zona de amortiguamiento.

El abogado respondió por escrito que, debido al secreto profesional establecido en el Código Penal y Ley Orgánica del Colegio de Abogados, “estoy imposibilitado, sin el consentimiento y autorización del cliente, para referirme a un asunto que se le atiende”. Dijo que, por ello, al tratarse de una persona jurídica, “tendría que, de previo a responder sus preguntas, recabar la autorización respectiva de los representantes legales de la sociedad”.

Se buscó entonces a Grosshandler en el Hotel Gilded Iguana, de su propiedad, donde se indicó que no se encontraba, pero que quizás devolvería la llamada. 

Posteriormente, se recibió un documento titulado “JBR Capital apuesta por el desarrollo sostenible mediante los instrumentos jurídicos adecuados”. 

Ese texto señala que “el desarrollo sostenible siempre ha sido parte de nuestro compromiso de responsabilidad social empresarial”, y menciona la donación de terrenos para la conservación, y el “aporte de recursos para la reforestación de la zona marítimo-terrestre”.

Luego elabora sobre el derecho de acudir a los tribunales y en particular al Contencioso Administrativo, y señala que, de acuerdo a su asesoría legal, el reglamento en cuestión “viola de manera directa” la Ley de Creación del Refugio de Vida Silvestre Ostional (No. 9348), la Ley Orgánica de Ambiente (No. 7554), la Ley de Biodiversidad (No. 7788), la Ley de Planificación Urbana (No. 4240) y el Código Municipal (No. 7794). 

Ello por cuanto “se emitió sin contar con los instrumentos jurídicos necesarios de previo, como son el Plan de Manejo del Refugio de Vida Silvestre Ostional y el Plan Regulador para el distrito Nosara. Consideramos que la inseguridad jurídica provocada por el reglamento de construcciones podrá resolver de forma definitiva con la aprobación participativa del Plan de Manejo del Refugio de Vida Silvestre Ostional y el Plan Regulador del distrito Nosara”.

Reglamento urgente

La normativa, publicada en La Gaceta el 28 de febrero, fundamentalmente identifica como área de amortiguamiento la zona de cinco kilómetros tierra adentro desde los límites del refugio, según la definió el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac) y la polémica ha estribado en medidas como que la cobertura de área construida abarque solo el 50% del lote -con el fin de permitir que el agua se filtre y alimente los mantos acuíferos locales-, así como parámetros para limitar la contaminación lumínica en las playas, que incluyen limitaciones para la altura de las construcciones.

También impone la construcción de sistemas de tratamiento de aguas residuales.

Yeimi Cedeño, administradora del refugio Ostional, desde 2016, detalló que actualmente incluye las playas Ostional, Nosara, Pelada y Guiones, así como tres comunidades que ya existían cuando se creó, para cubrir en total 510 hectáreas en zona terrestre y 8.054 hectáreas marinas. 

El Refugio es conocido internacionalmente por las arribadas de tortugas lora, pero también protege ecosistemas de manglares y marinos, “que son recursos súper importantes para las comunidades y pescadores artesanales de la zona”, señaló. 

“El plan de manejo del refugio ya fue elaborado, así como otros instrumentos técnicos que deben incluir los parámetros ambientales de la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena). Ya está todo en Setena en proceso de aprobación final”, informó. 

Cedeño subrayó la urgencia que se tenía de contar con el reglamento, pues “se da el problema de que se trata de una zona de alto crecimiento de desarrollo urbano, Nosara presenta el crecimiento más acelerado del cantón de Nicoya. Constantemente cambia el paisaje, se da un desarrollo no planificado, ordenado ni sostenible”. 

Con ella coincidió Ethel Araya, presidenta de la Asociación Cívica de Nosara, quien comentó que el área tramitada para permisos de construcción en Nosara creció 42% entre el 2017 y 2018. Al mismo tiempo, recordó que la Ley 9348, aprobada en 2016, “daba un año para que el Sinac aprobara un plan de manejo y reglamento a ley, lo cual no se ha cumplido”.  

“Totalmente es tema de agua, de acceso a mantos acuíferos, el refugio tiene cinco elementos focales de manejo, las tortugas son uno, pero no el único y la situación de los mantos acuíferos afecta los objetivos de conservación del refugio”, sentenció.

Tras informar que una campaña en línea de apoyo a la vigencia del reglamento ya ha logrado más de nueve mil firmas, aseveró que “la comunidad está totalmente a favor del reglamento” y subrayó que “cada vez es más evidente que tenemos que vivir de la mano de la naturaleza, tenemos que coexistir, este tipo de reglamentos nos ayudan a conservar la naturaleza y orientarnos hacia la sustentabilidad”.

Para las tortugas

Cedeño destacó la importancia de que la contaminación lumínica “desorienta por completo a las tortugas que llegan a desovar, y luego a los neonatos que tienen que volver al mar”. Al respecto detalló que, internacionalmente, se han documentado rastros circulares dejados en playas por tortugas desorientadas. 

Explicó que en general se habla de que por cada mil tortugas marinas que nacen, solo una llega a reproducirse. Reconoció que se trata de un dato difícil de comprobar, pero que esas son las proyecciones que se hacen a partir de los datos conocidos sobre la mortalidad de neonatos y durante su ciclo de vida. 

Precisamente, las crías de tortuga dependen, durante sus primeros días de vida, de las reservas de proteína que obtuvieron del huevo donde se desarrollaron, por lo que si se desorientan luego de hacer y al buscar el mar, queman mucha energía que las hace más vulnerables ante una amplia gama de predadores, como cangrejos o aves.

La funcionaria también se refirió a la cosecha de huevos que se realiza anualmente y dijo que en ella participan únicamente los socios fundadores de la asociación de desarrollo local. “Desde que se creó el Refugio se tuvo la visión de impulsar un uso sostenible de los recursos por parte de comunidades organizadas, un manejo participativo en el que la  comunidad tiene beneficio y responsabilidades”. 

Ir al contenido