9 de cada 10 gobiernos locales invierten menos del 3% en cultura

Por Maureen de los Ángeles Ruiz Espinoza, [email protected]
07/11/2018

La inversión local en cultura vive a merced de la bondad de los líderes cantonales. Sin legislación ni ningún tipo de reglamento que establezca cuánto deben invertir las municipalidades de Costa Rica en el sector, la mayoría destina menos del 3% de sus recursos a programas culturales, y menos de una quinta parte de las alcaldías cuenta con una oficina de cultura.

En las cuatro municipalidades con mejor índice de gestión municipal y las cuatro con el peor (de acuerdo a división de grupos que hace la Contraloría General de la República (CGR)), siete mostraron ejecuciones presupuestarias menores al 1% para cultura, de acuerdo con una revisión del Semanario Universidad y Punto y Aparte.

Municipalidad
San Carlos
Santa Cruz
San Rafael de Heredia
Santa Bárbara de Heredi
Flores
Guatuso
Valverde Vega
Los Chiles
Presupuesto ejecutado
Inversión en cultura(absoluto)
Inversión en cultura(%)
Calificación
14.111,67 millones
95 millones
0,7
88,5
6.935,62 millones
110 millones
1,6
53,85
3.600,60 millones
25 millones
0,7
83,68
4.028,96 millones
6 millones
0,1
46,35
2.175,75 millones
14 millones
0,6
79,64
2.059,59 millones
6 millones
0,3
34,71
1.828,17 millones
14 millones
0,8
73,86
1.773,79 millones
5 millones
0,3
34,68
Datos del 2017

Además, en los últimos doce años, solo la municipalidad de Desamparados y Liberia solicitaron recursos al Instituto de Fomento y Asesoría Municipal (IFAM) para proyectos orientados en el sector cultural, pese a que la entidad cuenta con ₡10 mil millones anuales para apoyar las iniciativas.

De esta forma, los datos evidencian que la inversión en cultural es mínima, aún cuando el libre acceso y pleno goce a la cultura son un derecho que dicta la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), y en el país es refrendado por la Política Nacional de Derechos Culturales.

Olvidados

Abel Guadamuz tiene 51 años, cuarenta de ellos los ha dedicado a tocar la marimba por las calles de Santa Cruz, en Guanacaste. Empezó con pequeños contratos en eventos y, con el tiempo, quiso enseñar su arte a otros. Tenía un objetivo claro: dirigir un grupo de marimba local en el pueblo que tiene como símbolo alegórico ese instrumento.

Su sueño se vio frustrado puesto que la municipalidad no lo apoyó en su deseo de compartir su amor por el instrumento ni trasmitir su conocimiento; empero años después encontró un espacio en la Universidad de Costa Rica (UCR) para ser profesor en este área.

“Me da tristeza decir que soy de Santa Cruz, Guanacaste, ciudad folklórica de Costa Rica y eso (las celebraciones culturales) se ve solo una vez al año, cuando llegan las fiestas típicas nacionales. Terminan y se olvidaron de la cultura, de la marimba y de todo”, dijo.

El “olvido” al que se refiere, se traduce en una inversión esporádica y fortuita de los gobiernos locales hacia las expresiones artísticas y culturales.

Incluso las estadísticas se han olvidado de la cultura: la Contraloría General de la República, entidad que aprueba los presupuestos municipales del país, no tiene datos específicos sobre cuánto invierten los municipios en el sector.

La información más detallada se puede encontrar mezclada con educación y deportes en el Sistema de Información sobre Planes y Presupuestos (SIPP) de la CGR. Según estos datos, el año pasado, solo nueve municipalidades mostraron una inversión superior al 3% en la categoría de “Educación, Cultura y Deportes”, de acuerdo con los presupuestos totales.

Municipalidad
Presupuesto ejecutado (millones)
Invertido en educación, cultura y deportes (millones)
Invertido en educación cultura y deportes (%)
Municipalidad
Presupuesto ejecutado (millones)
Invertido en educación, cultura y deportes (millones)
Invertido en educación cultura y deportes (%)
Datos del 2017

El desinterés por el tema es aún más claro, al corroborar que el promedio que se destina a cultura es de un 0.5%.

Conocer cuánto específicamente se invierte en el área es más complejo: para este artículo Semanario Universidad solicitó, municipalidad por municipalidad, los datos presupuestarios de cada gobierno local, para observar su inversión en el tema. La solicitud hecha a los 4 gobiernos locales con mejor índice de gestión municipal y los 4 con peores indicadores (de acuerdo a los grupos que hace la CGR), permite echar un vistazo al fenómeno en el país.

Entre las municipalidades de San Carlos, Santa Cruz, San Rafael, Santa Bárbara, Flores, Guatuso, Valverde Vega (Sarchí) y Los Chiles, solo la primera de ellas superó el 1% de inversión en cultura en el 2017.

¿Más? ¿Menos?

¿Qué significa un porcentaje más alto o bajo de inversión municipal en cultura?

De acuerdo con la investigadora cultural, Fresia Camacho, la importancia de asignar recursos a este sector radica en la promoción y el desarrollo de las identidades de los pueblos y grupos sociales, así como la formación de talentos y creatividad de las personas.

Invertir en cultura solo un 1% del presupuesto total de la municipalidades es realmente poco pero es un avance porque significa que asumieron compromisos con el tema, en criterio de la investigadora.

“Cuando hay un 3% para cultura, ya hay presupuesto, por ejemplo, para fondos concursables locales, para poder apoyar iniciativas de artesanía o para proyectos de patrimonio inmaterial”, agregó Camacho.

Pero más allá de asignar un porcentaje a el área -que es esencial-, la distribución de los recursos es lo más importante. Y en este punto es fundamental el concepto que tengan las alcaldías sobre el tema, ya que a partir del mismo se define el tipo de cultura que se va a promover en el territorio.

Aparte de ser un derecho, la cultura se define como el conjunto de rasgos distintivos espirituales y materiales, intelectuales y afectivos que caracterizan a una sociedad o a un grupo social, según la Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural de la Unesco.

A nivel local, Política Nacional de Derechos Culturales, define la cultura como una “característica esencial de la humanidad", y un proceso dinámico y portador de identidades, valores y significados.

Al invertir en cultura se hace uso de un mecanismo “poderoso” de prevención social en áreas de riesgo, ya que se le da a la persona una opción de ocupar su tiempo, distraerse y aprender a la vez, según explicó el director del Estado Nación, Jorge Vargas Cullel.

Las propiedades definidas en los párrafos anteriores se materializan en el cantón de San Rafael de Heredia, donde hace dos años un total de siete jóvenes se reunían en una agrupación coral en sus casas para ensayar un repertorio de canciones.

En la actualidad, el coro aglutina a 32 integrantes más, que al crecer exponencialmente practican su canto en un salón contiguo al Centro de Acopio de la comunidad, con la tutoría de una profesora de música.

Tanto el espacio como la compra de instrumentos y la contratación de la directora del coro, Nancy Varela, fueron responsabilidades que asumió el gobierno local, tras la ayuda que solicitó aquella base coral de 2016.

Según Varela, las presentaciones aumentaron desde que se cuenta con el apoyo municipal y, a su vez, el sentimiento de pertenencia a la comunidad se ha fortalecido.

Al sopesar, con el ejemplo anterior, las virtudes de garantizar el goce y acceso a la cultura, se desnudan los perjuicios de no invertir, ni apoyar o acompañar a los gestores y artistas culturales, en detrimento del estímulo a la creación de talento, así como de la posibilidad de incentivar las prácticas creativas de la población.

Destinar pocos recursos a cultura trae como consecuencia ausencia de talentos, creatividad en la población, poca identidad en los pueblos, personas individualistas y más, explicó Camacho.

Para lograr un cambio del interés institucional por la cultura, la fuerza ciudadana debe ser más insistente y deben haber más grupos exijan su manifestación, aseveró Camacho.

Brújula con el norte erróneo

La falta de apoyo a actividades y prácticas artísticas y culturales que son fortalezas de una región es la regla en los ayuntamientos.

Desde hace 18 años, Abel Guadamuz cumplió su sueño de enseñar a los santacruceños a tocar marimba, aunque lo lograra con el apoyo de la Universidad de Costa Rica y no por medio del gobierno local de su cantón. A raíz de esta negativa su resentimiento es aún perceptible.

Hacer sonar las teclas de este símbolo nacional sigue siendo una de las actividades culturales más fuertes del cantón guanacasteco, pero el gobierno local aún “no ha podido apoyarlo”, según reconoció la alcaldesa del lugar, María Rosa López.

A esta desatención municipal se suman la ausencia de planificación y de personas capacitadas en el tema, de acuerdo con la directora del Instituto de Investigaciones en Arte de la UCR, Ana Patricia Fumero.

La investigadora señala que para tener una adecuada gestión cultural se debe iniciar un mapeo de los actores más robustos y débiles del territorio, definir el tipo de cultura que se quiere promover, crear políticas adecuadas al sector y realizar una programación coherente con los resultados obtenidos.

Todo lo anterior, en concordancia con la visión de cultura que busque proyectar la municipalidad, tanto a mediano como a largo plazo.

De los ocho ayuntamientos analizados para este reportaje, todos sus alcaldes aseguran conocer los puntos fuertes y débiles del cantón, sin embargo, no cuentan con información basada en indagaciones cuantitativas y cualitativas que sustenten sus apreciaciones.

En este sentido, solo la municipalidad de San Rafael de Heredia hizo un mapeo previo para identificar las fortalezas y debilidades en materia cultural (entre estos detectaron bandas, intérpretes de instrumentos, pintores, escultores y artesanos), cuyos hallazgos se recopilaron en el 2016 tras un diagnóstico de los cinco distritos del cantón.

“Los manejamos empíricamente: música, bandas y comidas típicas, pero como cantón no tenemos identificados esos puntos que podríamos decir que son los principales”, aseveró el alcalde de los Chiles, Jacobo Guillén.

“La marimba es lo que le da aquella alegría en las calles de Santa Cruz (...). Gracias a Dios esto (tocar marimba) no se ha perdido por el interés que tenemos nosotros como santacruceños de llevarlo en las raíces”, expresó Guadamuz.

Un pedacito de entre tanto

14.111,67
Presupuesto ejecutado (en millones)
0,7%
Inversión en cultura
95 millones en
-Fortalecimiento de grupos organizados del cantón
-Capacitaciones
-Respaldo digital de música
-Mantenimiento del Centro Cívico
6.935,62
Presupuesto ejecutado (en millones)
1,6%
Inversión en cultura
110 millones en
-Filarmonía
-Centro Cívico
-Festival de la Luz
-Festival de Artes Visuales
-Semana Cultura
-Actividades culturales
3.600,60
Presupuesto ejecutado (en millones)
0,7%
Inversión en cultura
25 millones en
-Escuela municipal de artes
-Programa de actividades culturales
-Aniversario del cantón
-Talleres
-Exposiciones
-Festivales
-Semana Cívica
-Entre otras
4.028,96
Presupuesto ejecutado (en millones)
0,1%
Inversión en cultura
6 millones en
-Publicidad y propaganda
-Servicios de gestión y apoyo
-Transporte
-Alimentos
-Textiles y vestuario
-Útiles, materiales y suministros
2.175,75
Presupuesto ejecutado (en millones)
0,3%
Inversión en cultura
14 millones en
-Juego de pólvora
-Alimentos
-Actividades cívicas del cantón
-Actividades navideñas
-Feria Artesanal
-Actividades recreativas
2.059,59
Presupuesto ejecutado (en millones)
0,3%
Inversión en cultura
6 millones en
-Fortalecimiento al grupo de Escuela de música.
-Mejoras al parque.
-Enriquecimiento del equipo deportivo en fútbol salón en categorías a y b.
-Grupo danza Weell dlue- Guatuso.
1.828,17
Presupuesto ejecutado (en millones)
0,8%
Inversión en cultura
14 millones en
-Alquiler de maquinaria, equipo y mobiliario
-Información
-Publicidad y propaganda
-Transporte
-Capacitación
-Actividades protocolarias
Alimentos
1.773,79
Presupuesto ejecutado (en millones)
0,3%
Inversión en cultura
5 millones en
-Festival Folklórico
-Actividades culturales