Deportes Boxeadora costarricense campeona mundial de las 105 libras

Yokasta Valle y un título forjado en la nueva normalidad

Defendió título de la Federación Internacional de Boxeo al ganarle a Sana Hazuki

Pero esta defensa tuvo un sabor diferente. Aunque cerca del ring solo había personal con funciones relacionadas con la pelea, una pantalla mostraba una gran cantidad de personas, quienes a cambio de comprar sus entradas virtuales, podían tener desde su casa acceso a la sesión de Zoom que se proyectaba en esa pantalla.

Valle, de 28 años, utilizó su juego de piernas, el cual ha trabajado por años con su entrenador Marco Delgado, para eludir el alcance de brazos y la cabeza de la japonesa. Pero también utilizó sus propios brazos para sujetar los de la nipona y controlar la fuerza de sus golpes, así como para evitar su juego de cabeza.

Una vez más se evidenció la eficacia del trabajo de piernas y las carreras a las que es sometida, ya sea bajo el frío de los volcanes Poás, Irazú o Arenal, o el calor de Puntarenas o la media altura de La Sabana.

Crónica de una pelea complicada

Sin embargo, la logística esta vez no fue nada sencilla. En un inicio, cuando ya era posible retomar los entrenamientos boxísticos tras la llegada del COVID-19, el plan era enfrentarse a la alemana Tina Rupprecht, una de las dos boxeadoras contra las que Valle fue vencida. Esa pelea sería por  la unificación de todos los títulos (Asociación Mundial de Boxeo, Consejo Mundial de Boxeo y Organización Mundial de Boxeo), y el de la revista The Ring, utilizado por el personaje de cine Rocky Balboa.

Esta pelea iba a ser en Alemania, pero luego, por las restricciones internacionales que decretó el gobierno de ese país  tras el aumento de casos de COVID-19, acordaron moverla para Costa Rica. No obstante, Hazuki, como líder del ranking de la FIB y amparándose en el reglamento de esa federación, exigió un lugar prioritario en la fila para pelear ante la vecina de Santo Domingo de Heredia.

La boxeadora nicaragüense-costarricense Yokasta Valle Álvarez volvió a tener éxito al defender su título mundial de las 105 libras de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), esta vez su contrincante fue la japonesa Sana Hazuki, a quien venció por decisión unánime la noche del sábado 30 de enero en una zona de comidas, en el Centro Comercial Oxígeno de San Francisco de Heredia, completamente cerrada.

El ente federativo le dio la razón a la asiática a inicios de año, y estableció que si Valle no la atendía antes del 8 de febrero (cuando se cumplía un año de su última defensa ante la filipina Carleans Rivas), perdía su cinturón, con lo cual tuvo que poner en espera los títulos restantes y defender el que posee desde agosto de 2019. Sin embargo tuvo éxito y lo consiguió retener.

En días anteriores a la pelea, Valle había confesado ante El Guardián que una de las grandes diferencias que le veía a Rupprecht en relación con Hazuki era el método de pelear; con más ataque, por lo cual tuvo que ser más versátil.

“Tina (Rupprecht)  es una chica que boxea, mientras que Sana Hazuki va hacia adelante tirando mucho golpe y es un toque desordenado. Cambia completamente lo bueno de nosotros como equipo. Marco Delgado, Francisco Portilla  y mi persona, hemos trabajado eso. Marco me dice que no debo tener un solo estilo, tengo que pelear en la media, la corta y en la larga”

En equipo decidieron hacer la pelea en memoria de las víctimas de feminicidios en el país, debido al deseo personal de la boxeadora de dar mensajes positivos en cada pelea, y al de su promotor Mario Vega, quien también eligió honrar a la oficial de policía Kimberly Suárez, víctima de un disparo en la cabeza al prevenir otro feminicidio y dada de alta la semana pasada, tras una lenta y paulatina recuperación en el hospital.

Por primera vez en su carrera profesional, tuvo que pelear sin más público que el mostrado en una pantalla, la cual visualizaba a las personas conectadas por Zoom. Pero pese a eso, nunca lo resintió, pues según confesó a Diario Extra el día posterior a la pelea, sabía que tenía seguidores dentro y fuera del país.

“Por momentos, si hubiera tenido a la gente apoyando, me hubiera dado más para seguir adelante. Me hizo falta el público, pero los llevo en el corazón, yo sabía que los gritos estaban frente al tele y sentí el apoyo de los ticos y de personas de México, España, Chile y Nicaragua”.

Pese a que Valle decidió dejar en manos de su promotor la frecuencia de las peleas, este a su vez confirmó que se trabaja en buscar nuevas contrincantes ,con el fin de ponerla a pelear hasta cinco veces por año. Asimismo, las únicas condiciones que pondría para una eventual  reprogramación de la pelea con Rupprecht serían que no se haga en Alemania y que la teutona tenga otro promotor, pues Vega rompió relaciones con el actual, Peter Schulze, en medio de una serie de acusaciones mutuas de incumplimientos de las condiciones contractuales.

Por un lado, el teutón señalaba a Vega por supuesta evasión de la pelea, pérdidas económicas por el combate fallido y violación de los reglamentos al variar la contrincante. No obstante, por otro lado, el nacional le achacó al europeo querer imponer el jurado y un supervisor, no haber gestionado el combate ante la FIB pese a que le correspondía hacerlo por desarrollarse en un inicio la pelea en Alemania, y desconocer el reglamento boxístico, según el cual las peleas mandatorias son prioritarias.

Por último, en transmisiones en vivo en sus redes sociales, Valle anunciaba que volvería a dar clases, pero de manera gratuita, sobre defensa personal para mujeres, a partir de este sábado en el complejo deportivo Furati en Santa Ana. Pero, como ese cupo se llenó, anunciaron que se dará un Facebook live para personas interesadas que excedieron el cupo máximo. UNIVERSIDAD buscó una entrevista con Valle para profundizar sobre la pelea y eventuales planes futuros, sin embargo, aunque se había pactado un horario a través de Vega, finalmente la entrevista no se logró llevar a cabo.

Ir al contenido