UCR cierra equipo de balonmano por no participar en Juncos

Gerardo Corrales, jefe de Programas Deportivos, aseguró que no habrá más cierres de equipos.

El pasado miércoles 23 de enero, representantes de la Unidad de Programas Deportivos Recreativos y Artísticos (Updra) de la Universidad de Costa Rica (UCR) se reunieron con los estudiantes que conformaban el equipo de balonmano, con el fin de notificarles que habían tomado la decisión de cerrar el grupo. “Se mantendrán sólo diez disciplinas deportivas, las que tienen participación en los Juegos Universitarios Costarricenses (Juncos)”, cita el acta de la reunión.

Los deportes que compiten en Juncos son: ajedrez, atletismo, baloncesto, fútbol, fútbol sala, karate, natación, taekwondo, tenis de mesa y voleibol. Esas son las mismas disciplinas que se toman en cuenta en los Juegos Deportivos Universitarios Centroamericanos (Juduca) y los Juegos Deportivos Universitarios de Centroamérica y del Caribe (Oducc).

Según Gerardo Corrales, jefe de la Updra, “la solicitud de darle prioridad a estas disciplinas la realizó la jefatura de la Oficina de Bienestar y Salud (OBS), sustentada en el uso de recursos limitados con que se cuenta en la institución”. “La decisión se basa en una evaluación técnica que realizó el Área de Deporte y Recreación de la UCR, en la que se tomaron en cuenta las competencias tanto nacionales como universitarias en las que se participaba, la gestión que realizan las Federaciones Deportivas Nacionales y las limitaciones de horarios en la infraestructura deportiva para poder entrenar y competir”, agregó Corrales.

Durante el 2018, los quince jugadores y dos entrenadores que integraron el equipo de balonmano disputaron el Torneo de Copa Hermann Brunner y el Torneo Nacional, obteniendo el segundo lugar en ambas competencias.

Además, este grupo participó en la liga universitaria organizada por la Federación Universitaria de Deportes (Fecunde), la cual consiste en una triangular llevada a cabo cada dos años entre la Universidad Nacional (UNA), el Tecnológico de Costa Rica (TEC) y la ya desintegrada representación de la UCR.

ESGRIMA

Una situación similar vivieron los estudiantes que conformaban el club de esgrima en diciembre de 2018. De la misma manera, fueron citados para recibir la noticia de que el club y las ligas menores de dicho deporte iban a desaparecer, al no competir en ligas universitarias.

El acta de esta reunión menciona que “actualmente bajó la cantidad de integrantes, los esgrimistas faltan a menudo a los entrenamientos, falta mayor compromiso, los seleccionados no asisten”, entre otras justificaciones. Ante esto, Bradley Johnston, estudiante de Ciencias Políticas e integrante del equipo de esgrima, escaló el caso a la Oficina de Bienestar y Salud.

UNIVERSIDAD solicitó una entrevista con Sedalí Solís, directora de la OBS desde enero del presente año; sin embargo, prefirió no referirse al caso hasta recolectar todos los insumos posibles. “Se redujo a 15 la cantidad máxima de integrantes y esto provoca que, por distintas razones, en momentos duros del semestre llegue menos gente.

Además, muchos de los atletas de la universidad estamos en la selección nacional y entrenamos en La Sabana y esto es algo que no le ha gustado mucho a Programas Deportivos”, afirmó Johnston.

La Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica (FEUCR) se reunió el lunes 28 de enero con integrantes de los ya desaparecidos equipos de judo, porrismo, balonmano y esgrima para brindar apoyo en el proceso y buscar una solución a las denuncias que han realizado estudiantes a través de redes sociales.

“Consideramos que debe existir representación estudiantil dentro de la Asociación Deportiva Universitaria (ADU), que se tome en cuenta la voz de los estudiantes a la hora de tomar decisiones tan importantes como lo es el cierre de una disciplina deportiva”, comentó Andrea Chacón, presidenta de la Feucr.

Uno de los principales objetivos de la Feucr es encontrar una manera en la que el cierre de los equipos se discuta en una comisión institucional donde exista participación estudiantil, y así evitar que este tipo de decisiones se tomen de manera unilateral.

Para ello, en la Feucr aseguran que van a solicitar reunirse con la ADU y la OBS para buscar soluciones a través del diálogo.

BECAS

“Una de las principales problemáticas es la pérdida de las becas de estímulo por parte de algunas personas que tal vez no pueden aspirar a una beca socioeconómica, pero que les facilita el acceso a la educación poder tener esta beca”, aseguró Chacón.

Los estudiantes de esgrima y balonmano que recibían beca de estímulo por representar a la universidad a nivel deportivo, y necesiten solicitar beca socioeconómica, recibirán apoyo de parte del Área de Deporte y Representación (ADR) en el proceso, anunció la Unidad de Programas Deportivos, Recreativos y Artísticos. “Yo estaba haciendo los trámites y estaban poniendo un poco de trabas. Me dijeron que hablara con Henry Ortiz (jefe del ADR) y que mandara los papeles.

Se ha enredado un poco el proceso, pero sí nos han dado la ayuda”, comentó Sebastián Montero, estudiante de Estadística y jugador de balonmano. Otro aspecto que la Feucr considera que afecta a la población estudiantil es el límite de edad que se debe tener al ingresar a los equipos deportivos. “Dicha limitante de edad no debería de existir, porque parte del hecho de que los estudiantes ingresan a la universidad con una edad menor a los 22 años.

Hay personas que tienen una vida deportiva desarrollada, con la experiencia y las capacidades para formar parte de uno de los equipos deportivos e ingresan a la universidad posterior a cumplir 22 años. Esto es una limitante tanto para la persona, como para el mismo equipo de contar con un deportista que pueda aportarle mucho”, expresó Andrea Chacón.

Según Gerardo Corrales, este requisito se basa en que los estudiantes deportistas en los primeros años de su carrera tienen más flexibilidad en su tiempo libre y pueden ajustarse a programas y horarios de entrenamiento; sin embargo, cuando llegan a tercer o cuarto año de carrera se les dificulta asistir a todos los entrenamientos y competencias, por choques de horarios con laboratorios, clínicas, giras, sumado a que algunos estudiantes se incorporan al mercado laboral.

Además, “en competencias universitarias internacionales la edad máxima de participación es con 25 años no cumplidos, por lo que se procura con la determinación de ingreso a estudiante menores de 22 años, la posibilidad de una participación de acuerdo a su vida académica”, agregó el jefe de la Updra.

0 comments