Celestes dominaron el medallero general

UCR campeón de Juduca en Panamá 2018

Equipos de la U lograron su cuarto título en siete ediciones.

 

La Universidad de Costa Rica regresó como campeona de los VII Juegos Deportivos Universitarios Centroamericanos (Juduca) 2018, realizados en la Universidad de Panamá.

La casa celeste se anexó en esta oportunidad los títulos de ajedrez en ambos sexos, el fútbol, el futsal y el voleibol masculinos, además del baloncesto femenino, para un total de seis títulos en total.

Además, se alcanzó un subcampeonato en el atletismo en ambos sexos, el baloncesto masculino, taekwondo masculino y en el karate; aunado a dos terceros lugares en ambas ramas de la natación y en el fútbol y taekwondo femenino.

En el tenis de mesa se concluyó en el cuarto lugar general al conseguir una única plata con Hernán Solís en individual masculino y tres bronces en el resto de las pruebas, todas ellas colectivas; mientras que el voleibol y futsal femenino fueron las dos delegaciones cuya participación quedó debiendo, ya que se quedaron por fuera desde la primera ronda.

Así, encabezaron el medallero general al sacar un total de 26 oros, superando por nueve a su perseguidor más cercano, la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH). Eso les permitió alcanzar el cuarto título de siete posibles, pues ya habían ganado las ediciones de 2008, en la misma UCR; 2010, en la Unidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán de Honduras; y en 2012, en la Universidad de San Carlos (USAC), en Guatemala. En esa casa de estudios se realizarán los Juduca 2020.

Además, los únicos Juduca no ganados por el alma máter fueron los de 2006, en la Universidad El Salvador (UES), y los del 2016, en la UNAH. Los de 2014, en Managua, se declararon desiertos a causa de un terremoto que impidió que se completaran.

Equipos UCR

El ajedrez fue indudablemente uno de los deportes que mejor se les dio a los universitarios. Sus ocho oros, dos platas y dos bronces lo confirmaron, ya que se dejaron las pruebas colectivas y seis de sus integrantes de ambos sexos fueron condecorados como el mejor tablero de su clase.

El fútbol masculino no fue muy arrollador, pero sí efectivo como para ganar los juegos que se debían, solo se cedió un empate ante la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP) en fase de grupos y otro en la final ante la UNAH, 1-1, pero se impuso por la vía de los lanzamientos desde el punto de penal.

El futsala masculino tampoco necesitó humillar a sus oponentes para anexarse su título, solo venció a todos sus rivales: UP; la Universidad Marítima Internacional de Panamá (UMIP); la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), nicaragüense; la Universidad Autónoma de Chiriquí (Unachi), también panameña; y la UES.

El voleibol masculino se recompuso de una caída ante la Universidad Nacional Agraria (UNA) de Nicaragua y en lo sucesivo ganó los siguientes cuatro cotejos ante la Unachi, la USAC, la semifinal ante la UTP y la final, de nuevo ante los chapines.

El equipo de baloncesto femenino jugó prácticamente solo, pues humilló a todos sus oponentes con distancias mínimas de 35 puntos y se dejó las ocho unidades en disputa, con 466 puntos a favor y solo 84 en contra.

Por otra parte, el subtítulo del equipo masculino de este deporte se dio de manera dolorosa, pues se ganaron todos los juegos de fase de grupos y la semifinal. Pero esa marca perfecta terminó en el peor momento: en la gran final ante la UNAH, una de sus víctimas en la fase de grupos, quien se vengó dejándose el juego más importante y sacándole el oro a los nacionales.

En atletismo, hubo una particularidad: ambos equipos quedaron subcampeones por rama, debajo de la universidad anfitriona en masculino y la Universidad Estatal a Distancia (UNED), costarricense, en femenino; sin embargo se comandó la tabla general.

El karate se caracterizó por ser la única disciplina que no premió por rama, sino en general; y el equipo, tras recopilar cuatro oros, dos platas y tres bronces, se dejó la segunda casilla, superados únicamente por la UTP, ganadora de cinco oros, una plata y cuatro bronces.

Igualmente, el taekwondo masculino se dejó la segunda plaza gracias a dos de los cuatro oros que obtuvo y quedó por debajo de la UNAH. Por su parte, el equipo femenino finalizó tercero gracias a otros dos oros y quedó por debajo de la propia UNAH y las ganadoras de la especialidad, la Universidad Nacional de Costa Rica (UNA).

Lo mismo aconteció en la natación de ambas ramas, donde la escuadra celeste quedó por debajo de hondureñas y heredianas en femenino, y de los catrachos y la USAC en masculino.

El tercer lugar del fútbol femenino se dio luego de que el equipo empezó con un triunfo contundente ante la UMIP 7-0, pero luego empató a 0 ante la UP, sucumbió 0-1 ante la UES, y para cerrar superó a la UNAH 2-1. Así acabaron haciendo siete puntos que las dejaron por debajo de salvadoreñas y hondureñas.

En el tenis de mesa de ambos sexos quedó clara la diferencia de nivel de nuestras universidades con la UNAH y la USAC, quienes se acabaron dejando los títulos en masculino y femenino.

Uno de los dos equipos celestes que quedó debiendo fue el fútbol sala femenino, el cual solo le pudo ganar el juego inaugural a la Universidad Autónoma de Nicaragua (UNAN) sede León, pero luego se desinfló ante la UP y la UNAH y se quedó fuera en la fase de grupos. Al final esta disciplina fue ganada por la UNA.

Lo mismo pasó en el voleibol femenino, donde las dirigidas por Edivaldo Bonilla no pudieron ganar ninguno de sus dos juegos de la fase de grupos ante la UNA ni la UP. Posteriormente, las heredianas se quedaron con el título.

(Créditos: Foto: Unidad de Programas Deportivos, Recreativos y Artísticos de la Universidad de Costa Rica)

0 comments