Deportes Surfista clasificada a los Juegos Olímpicos Tokio 2020 tras su participación en el Mundial de El Salvador

Surfista Leilani McGonagle: Todavía no me creo ser una atleta olímpica

Junto con Brissa Hennessy será parte de la delegación de surfistas femeninas.

La surfista costarricense Leilani McGonagle Cada consiguió cerrar una semana memorable en el Mundial de Surf realizado en El Salvador desde finales de mayo hasta el pasado 6 de junio, donde se sumó a la surfista Brissa Hennessy, clasificada desde 2019.

McGonagle se anexó el quinto lugar en dos etapas: primero, cayó en la sexta ronda principal ante las portuguesas Teresa Bonvalot y Yolanda Sequeira, y la campeona panamericana, la peruana Daniella Rosas en la lucha por dos campos a la final; y luego, en la última ronda de repechaje, que también daba los otros dos cupos para la final, volvió a perder ante Rosas y la posterior tricampeona mundial, la australiana Sally Fitzgibbons. Le ganó el quinto lugar a la francesa Pauline Ado.

A sus 21 años de edad, esta nativa de Pavones de Golfito de padres ingleses y estadounidenses, se prepara para este estreno olímpico, donde asistirá junto con la surfista ya clasificada desde 2019 Brissa Hennessy.

A continuación, la entrevista brindada por McGonagle en una conferencia de prensa bimodal dada en un hotel capitalino organizada por su banco patrocinador y una agencia de relaciones públicas.

¿Cuál va a ser la preparación para llegar a Tokio en buen nivel?

 _Definitivamente hay que enfocarse. Tengo muy pocos días para prepararme, para encontrar el equipo bueno, seguir haciendo toda la preparación física y mental que he llevado todos estos años. Es una competencia grande, pero no es algo diferente a lo que he hecho en estos últimos años. Sí van a haber nombres muy grandes y quiero llegar a demostrar el mejor surfing que tengo, y al igual que en este mundial, prepararme de tal forma que ya llegando allá, independientemente del resultado, sienta que di todo y es lo único que puedo hacer.

¿Por qué dice que las olimpiadas son algo nuevo? ¿Alguna vez había experimentado esta presión?

_Cada competencia es una experiencia nueva y siempre hay un tipo de presión, pero como era algo que quería tanto creo que es una presión más interna que una externa. Quería hacerlo, llegar a esas olimpiadas, tanto que me dolía, y sabía que este iba a ser un esfuerzo muy grande, y creo que al final todo el esfuerzo que le puse valió la pena, y tengo que seguir haciéndolo (risas).

“Estoy muy orgullosa de ser parte de una generación que destacamos en el deporte costarricense”, Leilani McGonagle.

¿Qué ha pasado desde que consiguió el boleto olímpico? :

_La verdad todavía no me lo creo. Las personas dicen ‘ella es atleta olímpica’, y yo ‘¿quién?’ (risas). Estoy demasiado honrada de ser parte de esta nueva experiencia porque no solo es algo nuevo para mí, sino también para todo mi deporte, al ser los primeros juegos que se realizan donde el surfing es incluido, y soy de las primeras 20 mujeres en tener esta experiencia, lo cual significa mucho para mí. En el pasado, mi bisabuelo fue a olimpiadas en Australia para Inglaterra, entonces es algo chistoso, soy como la segunda generación, para continuar la historia (risas).

 

Brissa contó que usted la convenció para que representara a Costa Rica, ¿qué representa para usted tenerla ahora de compañera?

_Brissa es una gran atleta, la conocí cuando tenía 14 años, compitiendo en pro juniors, y ella me comentó ‘ah sí, yo nací en Costa Rica’ y yo ‘¿tiene pasaporte?’ Como necesitamos más chicas que hicieran surf, al final ella decidió no hacerlo en ese momento, pero después de unos años, como vio oportunidad olímpica, nos dio el placer de tener a una gran atleta como ella como parte de la selección, que ojalá nos brinde muchos triunfos.

¿Cuál fue su sentimiento de ganarle a la COVID, y lograr el cupo?

_El año de COVID-19, seguimos en esto, fue muy difícil al comienzo; siendo un deporte al aire libre e individual  teníamos prohibido entrar al agua, y fue algo que nunca en mi vida lo había experimentado, el mar siempre ha sido parte de mi vida desde que tengo conocimiento. Comencé a surfear al año y medio. No es solo un lugar donde yo voy a trabajar todos los días en mis metas, es mi lugar seguro, donde yo puedo ir, sentirme sólida y desahogarme, porque no somos un deporte de contacto, y eso fue algo que sufrí un montón. Pero me dio más garra al final, porque tenía tantas ganas, pasión y agradecimiento de pasar esas horas en el agua. Ojalá nunca tengamos que pasar esto de nuevo porque creo que no lo sobrevivo (risas).

¿Qué significa que para ser la primera vez llenen todos sus cupos?

_La verdad queríamos llenar esos cuatro cupos, que otros atletas costarricenses masculinos pudieran acompañarnos a Tokio, pues tenemos el nivel para hacerlo. Nada más que algunas circunstancias externas no se dieron en ese mundial, el surf es dependiente del mar, y si en esos 20 minutos el mar no es su amigo, entonces no es su día. Pero muy honrada de ser una de esas dos atletas que van a representar, y ojalá el próximo ciclo olímpico tengamos más. Creo que el surf en Costa Rica es muy potente y que somos las primeras dos de muchos.

¿Qué tanto se puede sacar de la competencia de ayer, tomando en cuenta que compitió contra atletas que va a ver en Tokio?

_Todos tienen un surfing de un nivel muy alto, pero debo enfocarme en mí. No había competido en seis meses y antes de esa competencia no había competido en ocho meses. Nosotros de nuevo estamos comenzando a entrar en ritmo y se nos hace más difícil entrenar, pero ahora hay que enfocarse en lo que podemos hacer individualmente y no en nuestras complicaciones.

¿Qué significa ser parte de un grupo de mujeres costarricenses que han destacado en el deporte?

_Estoy muy orgullosa de ser parte de una generación que destacamos en el deporte costarricense, la verdad quiero felicitar a todas las que han logrado unas metas muy grandes para el país en estos últimos años. Creo que es un aprendizaje, pues en el deporte todas luchamos para sacar cara y que nos apoyen, porque hay mucha atención en el deporte masculino, en Costa Rica falta reconocer el deporte femenino. Ojalá esos logros puedan verse y resaltar el femenino.

Refiérase a ese momento que veíamos en la transmisión de la ISA (Asociación Internacional de Surf, por sus siglas en inglés) donde sale del agua y le dicen ‘va para Olimpiadas’.

_Este momento fueron demasiadas emociones juntas. Sabía que estaba cerca pero no quería hacer las matemáticas, porque ya estaba muy nerviosa y no quería poner más presión. Me mensajeaban y yo trataba de ignorar el tema, porque también sucedía que atletas pensaban que habían clasificado y no, entonces dije ‘no me digan hasta que estén mil por ciento seguros y chequeen tres veces, si no, no quiero saber’. Y cuando salí del agua mi hermano (Noe Mar, también surfista élite) me dijo ‘vas para las Olimpiadas’ y eso fue como un derrame, todas las emociones se me salieron, fue un momento muy especial, gratificante que todo el esfuerzo que puse salió.

¿Qué tipo de nivel espera en Tokio?

_Se espera un nivel alto, a todas las rivales las conozco, contra la mayoría he surfeado en el pasado.

¿Cómo comenzó en el surf?

_Comencé por mi familia; mis papás y mi hermano surfean, y como toda buena hermanita quería hacer lo que ellos hacen (risas), y era ‘o vamos a surfear o podés quedarte en la playa a vernos’, entonces creo que aprendí a surfear antes que a caminar.

¿Qué impresión le genera que de 8 plazas, seis sean de mujeres?

_Que somos poderosas y que vienen muchas más.

¿Su quinto lugar le hace pensar que puede concursar por grandes cosas en los Juegos?

_La verdad estoy un poco decepcionada con el quinto lugar, llegar a tantas rondas y perder la medalla por un puesto es difícil, pero el objetivo mayor se logró y por eso estamos muy felices. Tengo el surfing para hacerlo, es competir inteligentemente.

¿Qué papel juega su papá en su carrera, porque también estaba en El Salvador?

_Es una inspiración para mí, y es la calma en medio de una tormenta. Sabe cómo calmarme cuando mi cabeza está a 120 km/h y qué decir, y le debo mucho de mis logros.

¿Cuánto beneficia saber que no está sola y que se puede acompañar por Brissa?

_Estoy muy feliz, cuanto más ticos mejor. Creo que vamos a hacer un buen papel y estoy muy orgullosa de ser parte de eso.

¿Cuánto le ayudó conocer previamente las playas del Mundial?

_Creo que a mí me ayudó un montón, porque me sentí segura y tenía dos meses de estar ahí. Antiguamente había pasado tiempo ahí, entonces me hizo sentir más cómoda y menos presionada.

Ir al contenido