Rusia 2018: seis europeos y dos suramericanos por el título

Alemania fuera en fase de grupos, Argentina y España en octavos; Brasil y Uruguay únicos no europeos vivos para cuartos de final
Primera_vez_que_criterio_disciplinario decide un desempate.

Luego de haberse completado ya la fase de grupos y los octavos de final del Mundial Rusia 2018, que equivale a las siete octavas partes del principal torneo futbolístico del mundo, la tercera y última semana de la fase de grupos confirmó la hegemonía de las confederaciones de Europa y América del Sur, pues entre ambas reservaron 14 de los 16 boletos para los octavos de final.

Solo el “viejo continente” consiguió meter a diez de sus 14 exponentes en esta instancia, y pasó a seis a los cuartos de final, mientras que los suramericanos, a pesar de ser cinco, también acabaron haciendo una representación cumplidora y pasando a casi todos sus exponentes, con excepción de Perú, a octavos. Sin embargo, sólo Uruguay y Brasil siguen representando a la América del Sur y retando una hegemonía europea instaurada desde 2006.

Las únicas selecciones ajenas a la cofradía euro-suramericana que progresaron de la  fase de grupos fueron México y Japón, exponentes de Norte, Centroamérica y Caribe (CONCACAF) y Asia, respectivamente. Sin embargo, ninguno pudo superar la fase de octavos.

Luego de la sufrida clasificación por el aspecto disciplinario, jugadores japoneses celebran su tercer pase a octavos de final de la historia, pese a perder 0-1 ante Polonia.

Los asiáticos llamaron la atención por la forma particular e inédita con que consiguieron extender su participación mundialista hasta los octavos: por criterio disciplinario, ya que al final de sus presentaciones empataron en todo frente a Senegal. Ambos habían vencido 2-1 en la primera fecha sobre Colombia y Polonia, respectivamente, empataron a 2 entre sí y después fueron superados 0-1 en la jornada final por polacos y colombianos.

Ninguno tuvo tarjetas rojas por acumulación de amarillas o por expulsión directa. Sin embargo, luego de estos tres juegos, al equipo asiático le sacaron un total de cuatro tarjetas amarillas, mientras que al elenco africano le amonestaron a seis jugadores, criterio suficiente para dejar afuera a los senegaleses.

Además, el aspecto disciplinario sirvió para desempatar las posiciones finales de algunos de los 16 equipos condenados a devolverse a casa antes de tiempo; entre ellos Costa Rica, cuyo desempeño general fue igual que el de Islandia y Australia.

Alemania fuera

De toda la fase de grupos, el resultado más sorprendente para propios y extraños fue la eliminación del equipo germánico, quien de gran favorito pasó a convertirse en el tercer campeón mundial consecutivo en irse a casa desde la fase de grupos, algo que a los alemanes nunca les había sucedido. Solo se habían quedado en la primera ronda de un Mundial en el de 1938, antes de la II Guerra Mundial, con el detalle de que todo el torneo era de muerte súbita a un solo juego en ese entonces.

En la presente edición, y a pesar de ser el equipo con más remates de esta fase (72) y dominar el balón en todos sus juegos, no consiguieron hacer lo más importante: anotar, excepto en el juego ganado in extremis sobre Suecia. Allí meterían sus únicos dos goles y ganarían sus únicos tres puntos de todo el mundial, pues en los otros juegos fueron blanqueados por México, 0-1, y Corea del Sur, 0-2, en tiempo de reposición, para irse en la última plaza de su zona, por debajo incluso de los asiáticos.

Su propio entrenador, Joachim Low, aseguró que, por el funcionamiento de su selección, se merecieron salir desde la fase de grupos. Sin embargo, no ocultó su decepción y señaló que necesitará tiempo para asimilar este resultado y hablar sobre su permanencia en el cargo. “¿Qué pasa ahora? Tendremos que hablar de eso con calma y creo que es prematuro para mí decir algo. Me tomará algunas horas llegar a alguna conclusión”, fueron parte de sus declaraciones en la conferencia de prensa pospartido recopiladas por la FIFA.

No obstante, más allá de que fue un triunfo histórico, a los surcoreanos tampoco les sirvió de nada, pues este debía venir acompañado de una victoria mexicana sobre los suecos, pero fueron los escandinavos quienes ganaron 3-0, para arrancarles el liderato a los aztecas y dejarlos sufriendo hasta cuando cayeron los goles de los asiáticos. Entonces, eso deparó una fiesta azteca en el estadio, mientras que varios de los que se quedaron en México fueron a celebrar a la embajada surcoreana, con levantamiento en hombros al embajador y cánticos de “Coreano, hermano, ya eres mexicano” incluidos.

Luego de un mal inicio donde lo expulsaron muy temprano ante Japón, y tras lidiar con amenazas de muerte, el jugador colombiano Carlos Sánchez celebró la recuperación y clasificación de Colombia.

Costa Rica se va con goles y un punto

Cuando todo parecía indicar que Costa Rica se iba a ir de Rusia sin hacer puntos ni goles, el cuadro centroamericano se dejó la piel en Nizhni Novgorod ante el elenco de Suiza y se despidió con un digno empate a dos.

Eso sí, el elenco de Oscar Ramírez tuvo que sufrir y venir de atrás en las dos ocasiones, así fuera con un gol propiamente dicho, el de Kendall Waston, con su habilidosa cabeza, y un autogol del guardameta suizo Yann Sommer, luego de que la pelota lanzada desde punto de penal por Bryan Ruiz se estrellara en el horizontal, le diera a Sommer por la parte de atrás de la cabeza e ingresara en su portería, para conseguir ese único punto con que “la Sele” dejaría el Mundial.

Ahora, de regreso a casa, en la Federación se avecinan horas de análisis sobre la continuidad o no de Ramírez como estratega y sobre los jugadores de esta generación, con el fin de valorar cuáles todavía pueden seguir para Qatar 2022 y cuáles deben dejar su campo a nuevos valores, sea por edad o porque su rendimiento en la selección no fue el mejor. Además, deberán considerar cuáles talentos surgen de los procesos sub 17 y sub 20 de 2019 y 2021, y cuáles jugadores, luego de haber hecho fila y no haber sido contemplados para este proceso eliminatorio, podrían consolidarse en el próximo y ser baluartes tanto para la eliminatoria como para ir al país del Golfo Pérsico, si el desempeño individual y colectivo lo permiten.

Por su parte, los helvéticos, pese a mostrarse insatisfechos con el resultado, también fueron beneficiados con este resultado, pues consiguieron clasificarse con cinco puntos en el segundo lugar de su grupo en compañía de Brasil, quien eliminó 2-0 a Serbia.

Disciplina japonesa

La escuadra japonesa debió sufrir de más ante una ya eliminada Polonia que, como ha hecho en todos los mundiales del siglo XXI a los que ha ido (2002, 2006 y este), siempre gana el último juego cuando ya todo está perdido desde los dos anteriores.

Mientras mantuvieran el empate, Japón avanzaba sin necesidad de prestar atención al juego entre Colombia y Senegal, pero el gol que hizo el polaco Jan Bedarnek dejó a los nipones en estado de ansiedad, en espera de un gol entre senegaleses y colombianos para pasar. Al final, el gol del cafetero Jerry Mina les extendió la estancia a los asiáticos, quienes pasaron gracias a que consiguieron preservar su ventaja de dos tarjetas amarillas sobre Senegal.

Casi al final del juego, los japoneses se dedicaron a pasear el balón cerca de su mediocampo hasta que el cotejo terminara, con todo y el riesgo de que Senegal empatara su juego y dejara fuera a los asiáticos. Pocos minutos después, se confirmó la caída africana y la fiesta nipona, a pesar de que les iba a tocar una Bélgica temible, a la que ya varios ven como candidata al título mundial por su estilo de juego contundente que le ha dado los 9 puntos, nueve goles hechos y solo dos permitidos.

Pero el rubro disciplinario también estuvo para resolver el lugar final de Alemania y Serbia, quienes hicieron tres puntos, dos goles y permitieron cuatro. La tarjeta roja contra el teutón Jerome Boateng, una de las tres que ha habido en todo el Mundial, le ayudó al equipo balcánico a finalizar en una mejor posición (22°) que la de los campeones salientes (23°).

Asimismo, desempató entre Islandia, Costa Rica y Australia, quienes se fueron a casa tras haber hecho un único punto y dos goles, además de permitir cinco. Como los nórdicos recibieron tres tarjetas amarillas; los nacionales, seis; y los oceánicos que juegan en Asia, siete, sin expulsiones de ningún tipo en ninguno de los elencos, estos países finalizaron 28°, 29° y 30°, respectivamente.

Los casi, casi

Colombia, Brasil y Argentina tuvieron que afrontar primeras fases tortuosas, que al final consiguieron sortear. Luego de caer 1-2 ante Japón, el elenco colombiano puso las barbas en remojo y consiguió ganar 3-0 ante Polonia y finalmente 1-0 ante un durísimo elenco de Senegal para conseguir dejarse su zona con seis puntos. Sin embargo, los dirigidos por Nestor Pekerman, a pesar de forzar a los ingleses a tiempos extra luego de empatarles a 1 en el último minuto del tiempo regular, finalmente sucumbieron en penales.

Al equipo brasileño tampoco le asiste una imagen solvente, pero ganó su grupo y ha venido mejorando progresivamente. Primero empató a 1 ante el oponente más duro de su grupo, Suiza; luego sufrió de más ante Costa Rica y tuvo que esperar al tiempo de reposición para ganar 2-0; y en su cotejo contra Serbia, mostró su mejor cara al sobrevivir a una presión intensa de los balcánicos y ganarles ya más tempraneramente con el mismo marcador. Posteriormente, en octavos, los cariocas tuvieron que sufrir de más contra el equipo mexicano, pero finalmente le ganaron 2-0 y ahora esperan a Bélgica.

Finalmente, Argentina pasó “dejando los pelos en el alambre”, pues apenas pudo empatar a 1 contra Islandia y se vio muy mal ante una solvente selección de Croacia, quien le humilló 0-3. El agónico gane contra Nigeria 2-1, en conjunto con una derrota de Islandia contra Croacia, les dio el boleto a octavos y sirvió para tapar momentáneamente las críticas y ahorrarse un papelón mayor, casi equiparable al de Corea y Japón 2002, último donde naufragaron en fase de grupos.

Aun así, su mal momento se evidenció cuando Francia, en octavos de final, los eliminó con un tanteador de 4-3. A raíz de este resultado, ya los jugadores Javier Mascherano y Lucas Biglia anunciaron su retirada de la selección albiceleste, se valora si otros como Lionel Messi, Sergio Agüero y Ángel Di María deben o no seguir e incluso la continuidad de Jorge Sampaoli como entrenador está en veremos.

Egipto y Panamá, sin puntos

En este apartado hay que destacar cómo todas las selecciones que ya estaban eliminadas desde la fecha dos de la fase de grupos, y que no habían ganado ningún punto o anotado ningún gol (Costa Rica entre ellas), jugaron sus últimos partidos de esa etapa como verdaderas finales, con el objetivo de irse con algún triunfo o punto a sus tierras. Esa filosofía premió a elencos como el de Arabia Saudí –que hizo sus únicos puntos y goles ante Egipto (2-1)– Marruecos (2-2 ante España), Perú (2-0 ante Australia) o Costa Rica (2-2 ante Suiza). Además, Túnez, Corea del Sur y Polonia, a pesar de haber anotado, no poseían puntos, hasta que vencieron a Panamá (2-1), Alemania (2-0) y Japón (1-0), respectivamente.

Precisamente egipcios y panameños fueron los dos únicos seleccionados que se fueron sin puntuar. La gran diferencia entre ambos estuvo en la paliza de 1-6 recibida por los centroamericanos ante Inglaterra, que les dejó en el último puesto general.

A pesar de ello, y mientras gran parte de las selecciones eliminadas, incluso en octavos, fueron recibidas con cuestionamientos, destituciones de entrenadores, como en el caso de Héctor Cúper al frente de los egipcios, insultos y amenazas como a jugadores y entrenador de Costa Rica y hasta con lanzamiento de huevos y almohadones, como a los jugadores de Corea del Sur, los panameños fueron recibidos como héroes, sabedores de que el solo hecho de llegar a un mundial era un logro en sí mismo para un país de tradición beisbolera que tomó el fútbol en serio desde hace poco menos de 20 años. El mismo recibimiento se le dio a los peruanos, con un antecedente futbolero mayor, e incluso se renovó a Ricardo Gareca como su entrenador.

Los octavos de final.

Ya en la fase de los octavos de final, el sábado Francia se deshizo de Argentina 4-3, y Uruguay 2-1 de Portugal; el domingo Rusia rompió todas las quinielas y despachó a España en penales luego de haber empatado a 1, y Croacia hizo lo mismo contra Dinamarca; el lunes Brasil envió a casa a México 2-0, y Bélgica remontó dos goles de desventaja ante Japón para ganarle 3-2 en la agonía del tiempo regular; y el martes Suecia sacó a Suiza 1-0 e Inglaterra, aunque fue forzada a jugar tiempos extra luego de que le empataron al final del tiempo reglamentario, siempre consiguió superar a Colombia en los penales.

Los ganadores de un mismo día se enfrentan entre sí en los cuartos de final, programados para el 6 y 7 de julio, y ese principio se mantendrá hasta las semifinales, por disputarse el 10 y 11 de ese mes. Así las cosas, el 6 de julio jugarán Francia ante Uruguay, a las 8 am y Brasil ante Bélgica, a las 12 md, y el 7 de julio será el turno de Suecia contra Inglaterra a las 8 am, y de Rusia contra Croacia a las 12 md.

Desde los octavos de final se terminó el margen de error al ser de eliminación directa y, de igual forma, ha habido selecciones que superaron fases de grupos de espanto y se alzaron con el título (Italia 1982), que elencos a los que un mal partido les ha arruinado fases de grupos perfectas (Brasil en 1990 y 2006), por lo que la aplicación de los que aún siguen en liza debe ser total y oportuna con el fin de ganar, así sea en lanzamientos de penal, los partidos necesarios para alzar el título.

0 comments