Río 2016

De Potro, el milagroso regreso de la ‘Torre de Tandil’

Todos le daban por perdido, pero dejó en el camino de Río a Djokovic y Nadal. La medalla fue de plata; el regreso de oro.

  • Por Manuel Cabello Dujo

Con su plata en Rio-2016, tras perder este domingo la final ante el británico Andy Murray, el argentino Juan Martín del Potro ha protagonizado una de esas historias que los norteamericanos llaman «comeback story» y que explican regresos triunfales de atletas que parecían perdidos para el deporte.

Y el gran mérito de la ‘Torre de Tandil’ es que no lo ha hecho una vez, sino dos.

Tras ser uno de los jugadores más prometedores de su generación, el argentino entró como un tsumani en el circuito profesional.

En 2008, con apenas 20 años, ya ganó cuatro torneos ATP, dos en tierra batida (Kitzbuhel y Sttutgart) y otros tantos en duro (Washington y Los Angeles), pero su consagración llegaría un año después, cuando ganó el US Open derrotando en la final el suizo Roger Federer en cinco sets.

Es uno de los pocos jugadores que ha ganado un ‘título’ grande en la era del dominio del ‘Big Four’ (Federer, Nadal, Djokovic y Murray).

Pero cuando estaba ya instalado en el Top10 y amenazaba la tiranía de los grandes, Del Potro sufrió su primera gran lesión, en la muñeca derecha. Fue tras disputar el Abierto de Australia en enero de 2010 y prácticamente ya no volvió a jugar esa temporada.

A principios de 2011 llegó a ocupar el 485 de la ATP, pero poco a poco fue recuperando su nivel, con buenos resultados y un par de títulos (en Estoril y Delray Beach) que le llevaron a acabar la temporada a las puertas del Top10 (Nº11).

Bronce en Londres

La ‘Torre de Tandil completó un gran año 2012, coronándolo con la medalla de bronce en los Juegos de Londres-2012, tras imponerse en el partido por el tercer puesto al serbio Novak Djokovic, número uno actual y uno de sus mejores amigos en el circuito.

Del Potro parecía recuperado para el tenis. Ocho títulos en el circuito ATP entre 2012 y 2013, además de unos cuartos en el Abierto de Australia (2013) y unas semifinales en Wimbledon (2013), además de otros resultados, le llevaron a comienzos de 2014 a igualar su mejor posición en la clasificación, un cuarto puesto que ya había ocupado en enero de 2010.

Tras ganar en Sídney en 2015, el que por ahora es su último título ATP, renunció a jugar la Copa Davis, lo que le acarreó numerosas críticas en su país, incluso entre sus propios compañeros como David Nalbandian.

Fue el principio de un gran agujero negro de más de dos años. Se operó para superar unas molestias en la muñeca, esta vez la izquierda, pero le costó mucho recuperarse. Al punto de que en 2015 estuvo cerca de tirar la toalla y retirarse. «No quería seguir viendo los torneos por televisión», explicó esta semana en Rio al recordarlo.

A punto del retiro

Cayó más allá del puesto 1.000 en el ránking, esos que ocupan jugadores que no pueden vivir del tenis, pero en febrero de 2016 anunció su regreso.

Participó en algunos torneos para ir recobrando el ritmo de competición, pero se presentó en Rio con apenas una veintena de partidos a sus espaldas y sin confianza en su muñeca como para pegar su revés a dos manos.

El sorteo del torneo olímpico le deparó un primer enfrentamiento con Djokovic, el amo actual el tenis. «Cuando vi el sorteo, lo que pensé fue en el asado que me iba a comer en Tandil», dijo.

Pero derrotó al número 1 en dos sets que se decidieron en el ‘tie-break’ y fue tomando confianza, partido tras partido, pese a que el cansancio se acumulaba. «Las piernas ya no me dan más, pero el aliento de la gente como que me hace correr más», dijo tras derrotar a Rafael Nadal en la semifinal sobre el apoyo de los argentinos durante el torneo de Rio.

«Y ahora voy a poder pensar en el asado que me comeré en Tandil, pero con la medalla al cuello», añadió antes de enfrentarse a Murray.

Con su medalla de plata al cuello y enfundado en la bandera de Argentina regresó a la cancha, una vez concluida la ceremonia de premiación, para recibir la ovación de varios miles de compatriotas.

En Rio, Del Potro ha logrado dos grandes cosas: volver a luchar con los mejores y el cariño de sus paisanos.

mcd/ol

© 1994-2016 Agence France-Presse

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments