Río 2016

Oro y récord del mundo para sudafricano Wayde Van Niekerk en 400 metros

Van Niekerk también había ganado el título mundial el año pasado en Pekín.

El sudafricano Wayde Van Niekerk batió este domingo el mítico récord del mundo del estadounidense Michael Johnson (43.18), vigente desde hacía 17 años, al ganar con un tiempo de 43.03 el oro de los 400 metros en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

A sus 24 años, Van Niekerk, ya coronado en 2015 en el Mundial de Pekín, superó en la meta a los dos últimos campeones olímpicos, el granadino Kirani James (43.76) y el estadounidense LaShawn Merritt (43.85).

«Creía en el récord del mundo. Soñaba con esta medalla desde que era un niño», declaró el flamante campeón.

El del sudafricano es el segundo récord mundial batido en esta pista azul del estadio Engenhao desde que empezó el atletismo en Río. El viernes, la etíope Almaz Ayana había pulverizado el de 10.000 m (29:17.45).

Corriendo por la calle 8, casi a ciegas, Van Niekerk batió la plusmarca que Johnson estableció el 29 de agosto de 1999 en la final del Mundial de Sevilla (España). Merritt y James iban por las calles 5 y 6, respectivamente.

El medallista de plata se quedó anonadado. «Felicidades a Wayde. Estoy contento de haber vivido esta carrera histórica. Hemos puesto este deporte (los 400m) en un pedestal. Generalmente desaceleramos en la última recta. Y aquí casi no», declaró James.

El campeón olímpico, que la pasada primavera se entrenó con el grupo de Usain Bolt, al que robó un poco de protagonismo antes de la final de los 100 m, superó por 45 centésimas su antiguo mejor registro personal, establecido en la final del Mundial de Pekín 2015.

Tras su victoria en China, Van Niekerk tuvo que ser hospitalizado en estado de debilidad.

Los 400 metros son una prueba durísima físicamente, sobre todo los 100 últimos metros, cuando el ácido láctico invade las piernas.

Pero el sudafricano es un fenómeno, el único atleta de la historia que ha corrido los 100 metros en menos de 10 segundos (9.98 en 2016), los 200 metros en menos de 20 (19.94 el año pasado) y los 400 metros en menos de 44. El «decatloniano» del esprint alía velocidad y resistencia.

Su predecesor en los registros, Michael Johnson, no se equivocó, reaccionando en los micrófonos de la BBC: «Nunca vi nada igual. Es una locura. Los masacró. Puede bajar de los 43 segundos. Yo lo intenté, pero sin éxito. En la calle 8, hizo una carrera a contratiempo, lejos de James y Merritt».

Cada vez más, los 400 metros son una plataforma de lanzamiento de campeones jóvenes, más capaces de desafiar el dolor y el cronómetro.

James se coronó en Londres con menos de 20 años, después de haber sido campeón del mundo en Daegu (Corea del Sur) en 2011, a los 18 años y 363 días.

El trinitario Machel Cedenio, de 20, terminó este domingo a las puertas del podio, con un registro de 44.01.

El juvenil (18 años) Karabo Sibanda, salido del vivero de Bostuana, a pesar de correr por la calle 1, logró la quinta plaza con 44.25.

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments