La Selección se reconstruye con quebrantos

Un día sí y el otro no. Ese es el lastre de los dos partidos amistosos que jugó la Selección Nacional Mayor Masculina el sábado

Un día sí y el otro no. Ese es el lastre de los dos partidos amistosos que jugó la Selección Nacional Mayor Masculina el sábado 6 contra Colombia y el jueves 11 de junio ante España, ambos saldados con derrotas.

Ante los cafeteros, la Tricolor fue un remedo de la que deslumbró en el Mundial de Brasil 2014 y cayó 1-0. La que perdió 2-1 con los ibéricos sí que se pareció bastante a la que nos llenó los ojos en la copa mundial en Brasil.

El quid del asunto, entonces, es: ¿cuál es la verdadera selección de Paulo César Wanchope?

Vamos por partes

Tras la Copa Mundial, el análisis indicaba que se imponía un cambio generacional para garantizar la sostenibilidad el equipo a mediano y largo plazo.

Muchos de sus integrantes frisaban edades que nos les garantizaba más de tres años en el alto rendimiento, razón por la cual urge un recambio con la mira puesta en el siguiente Mundial, Rusia 2018.

Entre los que están en esta situación se encuentran Patrick Pemberton (portero de 32 años, Alajuelense), Michael Umaña (zaguero, 31 años, Persépolis, Irán), Júnior Díaz (lateral izquierdo, Mainz, Alemania), Randall “Chiqui” Brenes (delantero, Cartaginés), Johnny Acosta (defensa central, Alajuelense) y Cristian Bolaños (volante, Al Gharafa, Catar) –todos con 30 años–, y Roy Miller (“stopper” de 29 años, New York Red Bulls, MLS, Estados Unidos).

Esto sin contar a Álvaro Saborío, quien se perdió el Mundial por una lesión y ahora tiene 33 años.

El plan es buscarles sustitutos a estos jugadores, no en el corto plazo, sino en el mediano o largo. La idea es, poco a poco, insertar nuevas figuras, para que se amolden al estilo de juego implementado por el colombiano Jorge Luis Pinto Afanador, de tal suerte que la transición no genere descontrol en el equipo.

Era obvio que los primeros partidos de la eliminatoria hacia Rusia 2018 se jugarían con pocas variantes, con respecto al plantel que jugó en Brasil 2014 y que, a medida que avanzara la competencia, se fueran agregando nuevos rostros; pero ante esta situación, “Chope” apostó por “rejuvenecer” el equipo y para ello decidió utilizar los juegos amistosos, para probar a los que tomarían el puesto por aquellos que están de salida.

Ante Colombia se evidenció que el experimento andaba mal o que los hombres escogidos no eran los indicados. Además, Chope abandonó la línea de cinco en defensa y se pasó a la de cuatro, un esquema de juego que maniató a los jugadores. Ya ante España, la Tricolor volvió a la línea de cinco y a la mayoría de los mundialistas.

Keylor Navas tuvo una jornada memorable, Giancarlo González volvió a ser el líbero, mientras Michael Umaña (derecha) y Roy Miller (izquierda) fueron sus escuderos.

El puesto en que jugó Miller fue ocupado en Brasil por Óscar Duarte, a quien Wanchope no convocó en esta oportunidad debido a una lesión.

Por la pradera derecha jugó Júnior Díaz y por la derecha Cristian Gamboa, los laterales del Mundial de Brasil. En la contención jugó un mundialista, Celso Borges, y otro “nuevo”, David Guzmán, quien suplió a Yeltsin Tejeda.

En funciones de “media punta” actuaron el capitán Bryan Ruiz y Johan Venegas, este último causó buena sensación, pues anotó el gol de la Tricolor.

La gran duda es si la Selección creó gran dependencia hacia los mundialistas y se le hace difícil a los “nuevos” encontrar espacios para acomodarse en el once titular.

Parado táctico

Otra lección aprendida es que la línea de cinco es el mejor planteamiento ofensivo para utilizar en la Sele, pues con ella, los jugadores se sienten más cómodos.

Ahora viene el último partido propicio para experimentos: el amistoso contra México, el sábado 27 de junio a las 4 p.m. en el Citrus Bowl de Orlando, Estados Unidos.

A partir de allí, los ensayos quedarán, al menos de momento, agotados, ya que viene la Copa de Oro, del 7 al 26 de julio de 2015 en Estados Unidos y Canadá.
Este torneo nunca lo ha ganado un país que no sea Estados Unidos, México o Canadá, razón por la cual Costa Rica desea aprovechar el “envión” motivacional y deportivo alcanzado en el Mundial de Brasil para intentar traerse esa corona para sus vitrinas.

La oportunidad es propicia. Costa Rica ocupa el primer lugar de la Concacaf y es 14 del mundo, según el ranquin oficial de la FIFA. Ahora dispondrá, en teoría y a la espera de que ninguna lesión u otro infortunio, de todos los que jugaron en Brasil 2014; allí ocupó el mejor puesto de la zona, llegó a cuartos de final (algo inédito para la Tricolor), no perdió ningún partido y solo recibió dos goles, uno de penal.

Así las cosas, la Selección deberá levantar campamento en la Copa de Oro con su mejor arsenal y olvidarse de ensayos con nuevos jugadores.

Luego, vendrán tiempos fecundos para volver a los experimentos, al abrirse un nuevo espacio para juegos de fogueo, aunque no será muy prolongado, dado que el 7 de noviembre comienza la eliminatoria hacia Rusia, que definirá tres boletos directos al Mundial.

La FIFA, envuelta en un escándalo de corrupción que propició la detención de 14 altos dirigentes en Suiza, entre ellos, Eduardo Li, presidente de la Fedefútbol, aún no define si mantiene para la Concacaf la plaza de repechaje, esto es, que el país que ocupe el cuarto puesto de la eliminatoria zonal juega una serie de dos partidos a visita recíproca, con una nación, ya sea de Suramérica u Oceanía, para definir la última plaza en la copa rusa.

Los partidos

Estos son los dos últimos juegos realizados por Costa Rica, país que ocupa el puesto 14 en el ranquin de selecciones nacionales elaborado por la FIFA.

Rival: Colombia (posición en el ranquin: 4).
Fecha: Sábado 6 de junio.
Resultado: Victoria cafetera, 1-0.
Estadio: Diego Armando Maradona, en Buenas Aires, Argentina.
Motivo: Amistoso.

Rival: España (posición en el ranquin: 10).
Resultado: Victoria ibérica, 2-1.
Fecha: Jueves 11 de junio.
Estadio: Reino de León, España.
Motivo: Amistoso.


Lo que viene

En el corto plazo, la Tricolor tiene programado un partido de fogueo y su participación en la Copa de Oro.

Amistoso
Frente a México (23 en el ranquin) el sábado 27 de junio a las 4 p.m., en el estadio Citrus Bowl de Orlando, Estados Unidos.

Copa de Oro
Miércoles 8 de julio contra Jamaica (65 en el ranquin) a las 6 p.m., en el estadio StubHub Center de Los Ángeles, Estados Unidos.

Sábado 11 de julio ante El Salvador (69 en el ranquin) a las 7 p.m., en el estadio BBVA Compass, Houston, Estados Unidos.

Martes 14 de julio frente a Canadá (109 en el ranquin) a las 6:30 p.m., en el estadio BMO Field, Toronto, Canadá.

Si avanza, los cuartos de final se jugarán entre el 18 y el 19 de julio en el M&T Bank de Baltimore y el MetLife Stadium, Nueva York. Las semifinales están programadas para el 22 de julio en el Georgia Dome de Atlanta. La disputa del tercer lugar será el 25 de julio en el PPL Park de Filadelfia, y la final el 26 de julio en el Lincoln Financial Field de Filadelfia.

* Todas las horas corresponden a Costa Rica.


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/deportes/la-seleccion-se-reconstruye-con-quebrantos/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments

Otros Artículos

Dentro de la gran diversidad de informaciones que lo evidencian, al mismo tiempo que hacen notoria

Un timelapse con un baile demoledor en Argentina

Simbólico pero responsable, sería colocar en cada oficina pública, en cada ventanilla de despacho, en cada institución del Estado, un letrero